Apuntes Personales y de Derecho de las Universidades Bernardo O Higgins y Santo Tomas.


1).-APUNTES SOBRE NUMISMÁTICA.

2).- ORDEN DEL TOISÓN DE ORO.

3).-LA ORATORIA.

4).-APUNTES DE DERECHO POLÍTICO.

5).-HERÁLDICA.

6).-LA VEXILOLOGÍA.

7).-EDUCACIÓN SUPERIOR.

8).-DEMÁS MATERIAS DE DERECHO.

9).-MISCELÁNEO


viernes, 19 de junio de 2015

212.-La Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano

Luis Alberto Bustamante Robin; Jose Guillermo Gonzalez Cornejo; Jennifer Angelica Ponce Ponce; Francia Carolina Vera Valdes;  Carolina Ivonne Reyes Candia; Mario Alberto  Correa Manríquez; Enrique Alejandro Valenzuela Erazo; Gardo Francisco Valencia Avaria; Alvaro Gonzalo  Andaur Medina; Carla Veronica Barrientos Melendez;  Luis Alberto Cortes Aguilera; Ricardo Adolfo  Price Toro;  Julio César  Gil Saladrina; Ivette Renee Mourguet Besoain; Marcelo Andres Oyarse Reyes; Franco Gonzalez Fortunatti; Patricio ernesto Hernández Jara;  Demetrio Protopsaltis Palma; Paula Flores Vargas; Ricardo Matias Heredia Sanchez; alamiro fernandez acevedo;  Soledad García Nannig; 



I. Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en la utilidad común.

II. La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Esos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.

III. La fuente de toda soberanía reside esencialmente en la Nación; ningún individuo ni ninguna corporación pueden ser revestidos de autoridad alguna que no emane directamente de ella.

IV. La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no cause perjuicio a los demás. El ejercicio de los derechos naturales de cada hombre, no tiene otros límites que los que garantizan a los demás miembros de la sociedad el disfrute de los mismos derechos. Estos límites sólo pueden ser determinados por la ley.

V. La ley sólo puede prohibir las acciones que son perjudiciales a la sociedad. Lo que no está prohibido por la ley no puede ser impedido. Nadie puede verse obligado a aquello que la ley no ordena.

VI. La ley es expresión de la voluntad de la comunidad. Todos los ciudadanos tienen derecho a colaborar en su formación, sea personalmente, sea por medio de sus representantes. Debe ser igual para todos, sea para proteger o para castigar. Siendo todos los ciudadanos iguales ante ella, todos son igualmente elegibles para todos los honores, colocaciones y empleos, conforme a sus distintas capacidades, sin ninguna otra distinción que la creada por sus virtudes y conocimientos.

VII. Ningún hombre puede ser acusado, arrestado y mantenido en confinamiento, excepto en los casos determinados por la ley, y de acuerdo con las formas por ésta prescritas. Todo aquél que promueva, solicite, ejecute o haga que sean ejecutadas órdenes arbitrarias, debe ser castigado, y todo ciudadano requerido o aprendido por virtud de la ley debe obedecer inmediatamente, y se hace culpable si ofrece resistencia.

VIII. La ley no debe imponer otras penas que aquéllas que son estricta y evidentemente necesarias; y nadie puede ser castigado sino en virtud de una ley promulgada con anterioridad a la ofensa y legalmente aplicada.

IX. Todo hombre es considerado inocente hasta que ha sido declarado convicto. Si se estima que su arresto es indispensable, cualquier rigor mayor del indispensable para asegurar su persona ha de ser severamente reprimido por la ley.

X. Ningún hombre debe ser molestado por razón de sus opiniones, ni aun por sus ideas religiosas, siempre que al manifestarlas no se causen trastornos del orden público establecido por la ley.

XI. Puesto que la libre comunicación de los pensamientos y opiniones es uno de los más valiosos derechos del hombre, todo ciudadano puede hablar, escribir y publicar libremente, excepto cuando tenga que responder del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley.

XII. Siendo necesaria una fuerza pública para garantizar los derechos del hombre y del ciudadano, se constituirá esta fuerza en beneficio de la comunidad, y no para el provecho particular de las personas a las que ha sido confiada.

XIII. Siendo necesaria, para sostener la fuerza pública y subvenir a los gastos de administración, una contribución común, ésta debe ser distribuida equitativamente entre los ciudadanos, de acuerdo con sus facultades.

XIV. Todo ciudadano tiene derecho, ya por sí mismo o por su representante, a constatar la necesidad de la contribución pública, a consentirla libremente, a comprobar su adjudicación y a determinar su cuantía, su modo de amillaramiento, su recaudación y su duración.

XV. La sociedad tiene derecho a pedir a todos sus agentes cuentas de su administración.

XVI. Una sociedad en la que la garantía de los derechos no está asegurada, ni la separación de poderes determinada, no tiene Constitución.

XVII. Siendo inviolable y sagrado el derecho de propiedad, nadie podrá ser privado de él, excepto cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exige de manera evidente, y a la condición de una indemnización previa y justa.

211.-Estatuto de autonomía de Cataluña de 1932

Luis Alberto Bustamante Robin; Jose Guillermo Gonzalez Cornejo; Jennifer Angelica Ponce Ponce; Francia Carolina Vera Valdes;  Carolina Ivonne Reyes Candia; Mario Alberto  Correa Manríquez; Enrique Alejandro Valenzuela Erazo; Gardo Francisco Valencia Avaria; Alvaro Gonzalo  Andaur Medina; Carla Veronica Barrientos Melendez;  Luis Alberto Cortes Aguilera; Ricardo Adolfo  Price Toro;  Julio César  Gil Saladrina; Ivette Renee Mourguet Besoain; Marcelo Andres Oyarse Reyes; Franco Gonzalez Fortunatti; Patricio ernesto Hernández Jara;  Demetrio Protopsaltis Palma; Ricardo Matias Heredia Sanchez; alamiro fernandez acevedo;  Soledad García Nannig; 

El Estatuto de autonomía de Cataluña de 1932, también conocido como Estatuto de Nuria, fue una ley española aprobada durante el primer bienio de la Segunda República Española que otorgaba a Cataluña por primera vez un Estatuto de Autonomía que le permitía tener un gobierno y un parlamento propios, y ejercer determinadas competencias. De esta forma Cataluña conseguía lo que no obtuvo durante la campaña autonomista catalana de 1918-1919 durante la cual se llegó a presentar en las Cortes de la Monarquía de Alfonso XIII un proyecto de Estatuto que no se llegó ni siquiera a discutir.

Texto

Art. 1.º Cataluña se constituye en región autónoma dentro del Estado español. Su territorio es el de las provincias de Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona en el momento de aprobarse este Estatuto.

Art. 2.º El idioma catalán es, como el castellano, lengua oficial en Cataluña. Para las relaciones oficiales de Cataluña con el resto de España, así como para la comunicación de las autoridades del Estado con las de Cataluña, la lengua oficial será el castellano.

Toda disposición o resolución oficial dictada dentro de Cataluña deberá ser publicada en ambos idiomas. La notificación se hará también en la misma forma, caso de solicitarlo parte interesada.

Dentro del territorio catalán, los ciudadanos, cualquiera que sea su lengua materna, tendrán derecho a elegir el idioma oficial que prefieran en sus relaciones con los Tribunales, autoridades y funcionarios de todas clases, tanto de la Generalidad como de la República.

A todo escrito o documento judicial que se presente ante los Tribunales de Justicia redactado en lengua catalana, deberá acompañarse su correspondiente traducción castellana, si así lo solicita alguna de las partes.

Los documentos públicos autorizados por los fedatarios en Cataluña podrán redactarse indistintamente en castellano o en catalán, y obligadamente en una u otra lengua, a petición de parte interesada. En todos los casos, los respectivos fedatarios públicos expedirán en castellano las copias que hubieren de surtir efecto fuera del territorio catalán.

Art. 3.º Los derechos individuales son los fijados por la Constitución de la República española. La Generalidad de Cataluña no podrá regular ninguna materia con diferencia de trato entre los naturales del país y los demás españoles. Estos no tendrán nunca en Cataluña menos derechos que los que tengan los catalanes en el resto del territorio de la República.

Art. 4.º A los efectos del régimen autónomo de este Estatuto, gozarán de la condición de catalanes; primero, los que lo sean por naturaleza y no hayan ganado vecindad administrativa fuera de Cataluña, y segundo, los demás españoles que hayan ganado vecindad dentro de Cataluña.

Art. 5.º De acuerdo con lo previsto en el artículo 2.º de la Constitución, la Generalidad ejecutará la legislación del Estado en las siguientes materias:

1.ª Eficacia de los comunicados oficiales y documentos públicos.
2.ª Pesas y medidas.
3.ª Régimen menor y bases mínimas sobre montes, agricultura y ganadería, en cuanto afecta a la defensa de la riqueza y la coordinación de la economía nacional.
4.ª Ferrocarriles, carreteras, canales, teléfonos y puertos que sean de interés general, quedando a salvo para el Estado la reversión de la policía de ferrocarriles y de los teléfonos y la ejecución directa, que puede reservarse de todos estos servicios.
5.ª Bases mínimas de la legislación sanitaria interior.
6.ª Régimen de seguros generales y sociales, sometidos estos últimos a la inspección que precetúa el artículo 6.º.
7.ª Aguas, caza y pesca fluvial sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 14 de la Constitución. Las Mancomunidades Hidrográficas, cuyo radio de acción se extiende a territorio situado fuera de Cataluña, mientras conserven la vecindad y autonomía actuales, dependerán exclusivamente del Estado.
8.ª Régimen de Prensa, Asociaciones, reuniones y espectáculos públicos.
9.ª Tierras de expropiación, salvo siempre la facultad del Estado para ejecutar por sí sus obras peculiares.
10. Socialización de riquezas naturales y Empresas, delimitándose para la legislación de la propiedad las facultades del Estado y de las regiones autónomas.
11. Servicios de Aviación civil y radiodifusión, salvo el derecho del Estado a coordinar los medios de comunicaciones en todo el país.
El Estado podrá instalar servicios propios de radiodifusión y ejercerá la inspección de los que funcionen por concesión de la Generalidad.

Art. 6.º La Generalidad organizará todos los servicios que la legislación social del Estado haya establecido o establezca para la ejecución de sus preceptos.

La aplicación de las leyes sociales estará sometida a la inspección del Gobierno para garantizar directamente su estricto cumplimiento y el de los Tribunales internacionales que afecten a la materia.

En relación con las facultades atribuídas por el artículo anterior, el Estado podrá designar en cualquier momento los delegados que estime necesarios para velar por la ejecución de las leyes. La Generalidad está obligada a subsanar, a requerimientos del Gobierno de la República, las deficiencias que se observen en la ejecución de aquellas leyes; pero si la Generalidad estimase injusticada la reclamación, será sometida la divergencia al fallo del Tribunal de Garantías constitucionales, de acuerdo con el artículo 121 de la Constitución. El Tribunal de Garantías constitucionales, si lo estima preciso, podrá suspender la ejecución de los actos o acuerdos a que se refiera la discrepancia, en tanto se resuelve definitivamente.

Art. 7.º La Generalidad de Cataluña podrá crear y sostener los centros de enseñanza en todos los grados y órdenes que estime oportunos, siempre con arreglo a lo dispuesto en el artículo 50 de la Constitución, con independencia de las instituciones docentes y culturales del Estado y con los recursos de la Hacienda de la Generalidad, dotada por este Estatuto.

La Generalidad se encargará de los servicios de Bellas Artes, Museos, Bibliotecas, conservación de monumentos y archivos, salvo el de la Corona de Aragón.

Si la Generalidad lo propone, el Gobierno de la República podrá otorgar a la Universidad de Barcelona un régimen de autonomía. En tal caso, éste se organizará como Universidad única, regida por un Patronato, que ofrezca a las lenguas y a las culturas castellana y catalana las garantías recíprocas de convivencia y de igualdad de derechos para profesores y alumnos.

Las pruebas y requisitos que, con arreglo al artículo 49 de la Constitución, establezca el Estado para la expedición de títulos, regirán con carácter general para todos los alumnos procedentes de los establecimientos del Estado y de la Generalidad.

Art. 8.º En materia de orden público, quedan reservados al Estado, de acuerdo con lo dispuesto en los números 4, 10 y 16 del artículo 14 de la Constitución, todos los servicios de seguridad púbica en Cataluña, en cuanto sean de carácter extrarregional o suprarregional; la policía de fronteras, inmigración, emigración, extranjería y régimen de extradición y expulsión.

Corresponden a la Generalidad todos los servicios de policía y orden interior de Cataluña.

Para la coordinación permanente de ambas clases de servicios mutuos, auxilio, ayuda e información y traspaso de los que correspondan a la Generalidad, se creará en Cataluña, habida cuenta de lo ordenado en el artículo 20 de la Constitución, una Junta de Seguridad, formada por representantes del Gobierno de la República y de la Generalidad y por las autoridades superiores que, dependientes de una y otra, presten servicio en el territorio regional, la cual entenderá en todas las cuestiones de regulación de servicios, alojamientos de fuerzas y nombramiento y separación de personal.

Esta Junta, cuyo reglamento ordenará su organización y funcionamiento, de acuerdo con lo contenido en este artículo, tendrá una función informativa, pero la Generalidad no podrá proceder contra sus dictámenes en cuanto tengan relación con los servicios coordinados.

En cuanto al personal de los servicios de policía y orden interior de Cataluña atribuídos a la Generalidad, las propuestas de los nombramientos las hará su representación en la Junta, sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo anterior.

Art.9.º El Gobierno de la República, en uso de su facultad y en ejercicio de sus funciones constitucionales, podrá asumir la dirección de los servicios comprendidos en el artículo anterior, en el mantenimiento del orden interior en Cataluña, en los siguientes casos:

Primero. A requerimiento de la Generalidad.
Segundo. Por propia iniciativa, cuando estime comprometido el interés general del Estado o su seguridad.
En ambos casos será oída la Junta de Seguridad de Cataluña para dar por terminada la intervención del Gobierno de la República.

Para la declaración del estado de guerra, así como para el mantenimiento, suspensión o restablecimiento de los derechos y garantías constitucionales, se aplicará la ley de Orden público, que regirá en Cataluña como en todo el territorio de la República.

También regirán en Cataluña las disposiciones del Estado español sobre fabricación, venta, tenencia y uso de armas y explosivos.

Art. 10. Corresponderá a la Generalidad de Cataluña la legislación sobre el régimen local, que reconocerá a los Ayuntamientos y demás corporaciones que cree plena administración en el gobierno y dirección de los intereses peculiares y les concederá recursos propios para atender los servicios de su competencia.

Esta legislación no podrá reducir la autonomía municipal a límites menores que los que señale la ley general del Estado.

Para el cumplimiento de sus fines, la Generalidad podrá establecer, dentro de Cataluña, las demarcaciones territoriales que estime convenientes.

Art. 11. Corresponden a la Generalidad de Cataluña la legislación exclusiva y la ejecución y dirección de las funciones siguientes:

A) Carreteras, ferrocarriles, canales, puertos y todas las obras públicas de Cataluña, salvo lo dispuesto en el artículo 15 de la Constitución.
B) Servicios forestales, agrónomicos y pecuarios, Sindicatos Agronómicos y Asociaciones y Sociedades agrarias, salvo lo dispuesto en el párrafo quinto del artículo 15 de la Constitución y salvo las leyes sociales designadas en el número 1 de dicho artículo.
C) Beneficiencia.
D) Sanidad interior, salvo lo dispuesto en el número séptimo del artículo 15 de la Constitución.
E) Establecimiento y ordenación de los servicios de contratación de mercancías y similares, conforme a las ormas generales del Código de Comercio.
F) Cooperativas, Mutualidades y Pósitos, con la salvedad, respecto a las leyes sociales, hecha en el párrafo primero del artículo 11 de la Constitución.
Art. 12. Corresponde a la Generalidad la legislación exclusiva en materia civil, salvo lo dispuesto en el artículo 14, número primero, de la Constitución, y la administrativa que le esté plenamente atribuída por este Estatuto.

La Generalidad organizará la administración de Justicia en todas las jurisdicciones, excepto en la militar y en la de la Armada, conforme a los preceptos de la Constitución y a las leyes procesales y orgánicas del Estado.

La Generalidad nombrará los jueces y magistrados con jurisdicción en Cataluña mediante concurso entre los comprendidos en el escalafón general del Estado. El nombramiento de magistrados del Tribunal de Casación de Cataluña corresponderá a la Generalidad, conforme a las normas que su Parlamento determine. La organización y funcionamiento del ministerio fiscal corresponde íntegramente al Estado, de acuerdo con las leyes generales. Los funcionarios de la justicia municipal serán designados por la Generalidad, según el régimen que establezca. Los nombramientos de secretarios judiciales y de personal auxiliar de la administración de justicia se harán por la Generalidad con arreglo a las leyes del Estado.

El Tribunal de Casación de Cataluña tendrá jurisdicción propia sobre las materias civiles y administrativas cuya legislación exclusiva esté atribuída a la Generalidad.

Conocerá, además, el Tribunal de Casación de Cataluña de los recursos sobre calificación de documentos referentes al Derecho privativo catalán que deban motivar inscripción en los Registros de la Propiedad. Asimismo resolverá los conflictos de competencia y jurisdicción entre las autoridades judiciales de Cataluña. En las demás materias se podrá interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo de la República o el procedente, según las leyes del Estado. El Tribunal Supremo de la República resolverá asimismo los conflictos de competencia y de jurisdicción entre los Tribunales de Cataluña y los demás de España.

Los registradores de la propiedad serán nombrados por el Estado.

Los notarios los designará la Generalidad mediante oposición o concurso, que convocará ella misma, con arreglo a las leyes del Estado. Cuando, conforme a éstas, deban proveerse las notarías vacantes por concurso o por oposición entre notarios, deberán admitirse con iguales derechos los notarios del Estado y los de la Generalidad.

En cuantos concursos convoque la Generalidad serán condiciones preferentes el conocimiento de la lengua y del Derecho catalanes, sin que en ningún caso pueda establecerse la excepción de naturaleza o vecindad. Los fiscales registradores designados para Cataluña deberán conocer la lengua y el Derecho catalán.

Art. 13. La Generalidad de Cataluña tomará las medidas necesarias para la ejecución de los Tratados y convenios que versan sobre materias atribuídas total o parcialmente a la competencia regional en el presente Estatuto.

Si no lo hiciera en tiempo oportuno, corresponderá adoptar dichas medidas al Gobierno de la República, que, por tener a su cargo la totalidad de las relaciones exteriores, ejercerá siempre la alta inspección para el cumplimento de los referidos Tratados y convenios y para la observación de los principios del Derecho de gentes.

Todos los asuntos que revistan este carácter, como la participación oficial en exposiciones y Congresos internacionales y las relaciones de los españoles residentes en el extranjero o cualquiera otras análogas, serán de la exclusiva competencia del Estado.

Art. 14. La Generalidad estará integrada por el Parlamento, el presidente de la Generalidad y el Consejo ejecutivo.

Las leyes interiores de Cataluña ordenarán el funcionamiento de este organismo, de acuerdo con el Estatuto y con la Constitución.

El Parlamento, que ejercerá funciones legislativas, será elegido por un plazo no mayor de cinco años, por sufragio universal directo, igual y secreto.

Los diputados del Parlamento de Cataluña serán inviolables por los votos u opiniones que emitan en el ejercicio de su cargo.

El presidente de la Generalidad asume la representación de Cataluña. Asimiso representa a esta región en sus relaciones con la República y con el Estado y en las funciones cuya ejecución directa le estén reservadas al Poder central.

El presidente de la Generalidad será elegido por el Parlamento de Cataluña y podrá delegar temporalmente su función ejecutiva, mas no la de representación, en uno de sus consejeros.

El presidente y los consejeros de la Generalidad ejercerán las funciones ejecutivas y deberán dimitir de sus cargos en el caso de que el parlamento les negase de modo explícito la confianza.

Uno y otros son individualmente responsables ante el Tribunal de Garantías en el orden civil y criminal del Estatuto y de las leyes.

Art. 15. Todas las cuestiones de competencia que se susciten entre las autoridades de la República y de la Generalidad o entre las jurisdicciones de sus respectivos organismos serán resueltas por el Tribunal de Garantías Constitucionales, el cual tendrá, de acuerdo con el artículo 121 de la Constitución, la misma extensión de competencia en Cataluña que en el resto de la República.

Art. 16. La Hacienda de la Generalidad de la Cataluña se constituye:

a) Con el producto de los impuestos que el Estado cede a la Generalidad.
b) Con un tanto por ciento en determinados impuestos de los no cedidos por el Estado.
c) Con los impuestos, derechos y tasas de las antiguas Diputaciones provinciales de Cataluña y con los que establezca la Generalidad.

Los recursos de la Hacienda de la Generalidad se cifrarán con sujeción a las siguientes reglas:

Primera. Un tanto por ciento sobre la cuantía que resulte de aplicar la regla anterior por razón de los gastos imputables a servicios que transfieran y que, teniendo consignación en el presupuesto del Estado, no produzcan pagos en Cataluña o los que produzcan en cantidad inferior al importe de los servicios.
Segunda. Una suma igual al coeficiente de aumento que experimenten en lo sucesivo los gastos de los presupuestos futuros de la República en los servicios correspondientes a los que se transfiera a la Generalidad de Cataluña.
Para cubrir las cuantías que resulten de aplicar las reglas anteriores, según el cálculo que realizará la Comisión mixta creada en el artículo 19 de este Estatuto, y que se someterá a la aprobación del Consejo de ministros, el Estado cede a la Generalidad:

I. La contribución territorial, rústica y urbana con los recargos establecidos sobre la misma, debiendo abonar a los Ayuntamientos las participaciones que les correspondan.
II. El impuesto sobre los derechos reales, las personas jurídicas y las transmisiones de bienes con sus recargos y con la obligación de aplicar los mismos tipos contributivos establecidos en las leyes del Estado.
III. El 20 por 100 de propios, el 10 por 100 de pesas y medidas, el 10 por 100 de aprovechamientos forestales, el producto del canon de superficie y el impuesto sobre las explotaciones mineras.
IV. Una participación en las sumas que produzcan en Cataluña las contribuciones industrial y de utilidades, igual a la diferencia entre la cuantía de las contribuciones con sus recargos que se ceden en virtud de las tres reglas anteriores y el coste total de los servicios que el Estado transfiere a la región autónoma, todo ello referido al momento de la transmisión. Si con una participación del 20 por 100 no se cubriere dicha diferencia, se abonará el resto de la misma en forma de participación en el impuesto de Timbre en la proporción necesaria.
Cada cinco años se procederá por una comisión de técnicos nombrados por el ministro de Hacienda de la República y por la Generalidad a la revisión de las concesiones hechas en este artículo. Tanto los impuestos cedidos como los servicios traspasados a la Generalidad serán calculados con un aumento o con una rebaja igual a la que hayan experimentado unos y otros en la Hacienda de la República. La propuesta de esta Comisión será elevada a la aprobación del Consejo de ministros.

En cualquier momento el ministro de Hacienda de la República podrá hacer una revisión extraordinaria en el régimen de Hacienda del presente título, de común acuerdo con la Generalidad, y si esto no fuera posible, deberá someterse la reforma a la aprobación de las Cortes, siendo preciso el voto favorable de la mayoría absoluta del Congreso.

Art. 17. La Hacienda de la República respetará los actuales ingresos de las haciendas locales de Cataluña, sin gravar con nuevas contribuciones las bases de contribución de aquéllas.

La Generalidad podrá crear nuevas contribuciones que no se apliquen a las mismas materias que ya tributan en Cataluña a la República, y podrá dar una nueva ordenación a sus ingresos.

Los nuevos tributos que establezca la Generalidad no podrán ser obstáculo a las nuevas imposiciones que con carácter general cree el Estado, y en caso de incompatibilidad aquellos tributos quedarán absorbidos por los del Estado, con la compensación que corresponda.

En ningún caso la Ordenación tributaria de la Generalidad podrá dificultar el desarrollo del impuesto sobre la renta, que será tributo del Estado.

La Hacienda de la Generalidad podrá continuar recaudando por delegación de la Hacienda de la República, y con el mismo premio que éste tenga consignado en presupuesto, las contribuciones, impuestos y arbitrios que el Estado debe percibir en Cataluña, con excepción de los monopolios y de las Aduanas, con sus anexos.

Sin embargo, el Estado se reserva el derecho de rescatar la reecaudación de sus tributos y gravámenes en el territorio de Cataluña y de ordenarla libremente.

La Generalidad podrá emitir deuda interior, pero ni la Generalidad ni sus corporaciones locales podrán apelar al crédito extranjero sin autorización de las Cortes de la República.

Después de emitida la deuda, cuyo producto haya de invertirse en la creación o mejoramiento de servicios que en cuanto a Cataluña hayan sido transferidos a la Generalidad, ésta fijará las obras y los servicios de la misma naturaleza que se propone realizar con la participación que se le otorgue en el empréstito, dentro de un límite que no podrá exceder de una parte proporcional a la población de Cataluña con respecto a la población de España.

Los derechos del Estado en territorio catalán relativos a minas, aguas, caza y pesca, y los bienes de uso público y los que, sin ser de uso común, pertenezcan privativamente al Estado y están destinados a algún servicio público, como el fomento de la riqueza nacional, se transfieren a la Generalidad, excepto los que sigan afectos a funciones cuyo servicio se haya reservado el Gobierno de la República.

Dichos bienes y terrenos no podrán ser enajenados, gravados ni destinados a fines de carácter particular sin autorización del Estado.

El régimen de las concesiones de minas potásicas y de los posibles yacimientos de petróleo seguirán regiéndose por las disposiciones vigentes mientras el Estado no dicte nuevas limitaciones sobre estas materias.

El Tribunal de Cuentas de la República fiscalizará anualmente la gestión de la Generalidad en cuanto a la recaudación de impuestos que le sean atribuídos por delegación de la Hacienda de la República y la ejecución de servicios por encargo de ésta, siempre que se trate de servicios que tengan su consignación especial en los presupuestos del Estado.

Tanto los impuestos cedidos como los servicios transferidos a la Generalidad, serán calculados con un aumento o con una rebaja igual a la que hayan experimentado unos y otros, por la Hacienda de la República.

La propuesta de esta comisión será elevada a la aprobación del Consejo de ministros.

En cualquier momento el ministro de la República podrá hacer una revisión extraordinaria en el régimen de Hacienda del presente título, de común acuerdo con la Generalidad, y si esto no fuese posible deberá someterse la reforma a la aprobación de las Cortes, siendo preciso el voto favorable de la mayoría absoluta del Congreso.

Art. 18. Este Estatuto podrá ser reformado:

a) Por iniciativa de la Generalidad, mediante referéndum de los Ayuntamientos y aprobación del Parlamento de Cataluña.
b) Por iniciativa del Gobierno de la República y a propuesta de la cuarta parte de los votos de las Cortes.
En uno y otro caso será preciso para la aprobación (definitiva) de la ley de Reforma del Estatuto, las dos terceras partes del voto de las Cortes. Si el acuerdo de las Cortes de la República fuera rechazado por el referéndum de Cataluña, será menester, para que prospere la reforma, la ratificación de las Cortes ordinarias, subsiguientes a las que le hayan acordado.

Disposición transitoria

Artículo único. El Gobierno de la República queda facultado, dentro de los dos meses siguientes a la promulgación de este Estatuto, para establecer las normas a que han de ajustarse el inventario de bienes y derechos y la adaptación de los servicios que pasan a la competencia de la Generalidad, encargando la ejecución de dichas normas a una comisión mixta que designen por mitad el Consejo de ministros y el Gobierno provisional de la Generalidad, la cual deberá tomar sus acuerdos por el voto de las dos terceras partes de sus miembros como mínimo, sometiendo, en caso necesario, sus diferencias a la resolución del presidente de las Cortes de la República.

Previo acuerdo con el Gobierno, la Generalidad fijará la fecha para la elección del primer Parlamento de Cataluña, con arreglo al mismo procedimiento de las elecciones a Cortes constituyentes.

Para las elecciones a que se refiere el párrafo anterior, el territorio de Cataluña se dividirá en las circunscripciones siguientes: Barcelona (ciudad), Barcelona (circunscripción), Gerona, Lérida y Tarragona. Las circunscripciones votarán un diputado por cada 4.000 habitantes, con el mínimo de catorce diputados por circunscripción.

Mientras no legisle sobre materias de su competencia, continuarán en vigor las leyes actuales del Estado que a dichas materias se refieran, correspondiendo su aplicación a las autoridades y organismos de la Generalidad, con las facultades asignadas actualmente a los del Estado.

210.-Las leyes fundamentales del Imperio Ruso (I)

  Esteban Aguilar Orellana ; Giovani Barbatos Epple.; Ismael Barrenechea Samaniego ; Jorge Catalán Nuñez; Boris Díaz Carrasco; -Rafael Díaz del Río Martí ; Alfredo Francisco Eloy Barra ; Rodrigo Farias Picon; -Franco González Fortunatti ; Patricio Hernández Jara; Walter Imilan Ojeda; Jaime Jamet Rojas ; Gustavo Morales Guajardo ; Francisco Moreno Gallardo ; Boris Ormeño Rojas; José Oyarzún Villa ; Rodrigo Palacios Marambio; Demetrio Protopsaltis Palma ; Cristian Quezada Moreno ; Edison Reyes Aramburu ; Rodrigo Rivera Hernández; Jorge Rojas Bustos ; Alejandro Suau Figueroa; Cristian Vergara Torrealba ; Rodrigo Villela Díaz; Nicolas Wasiliew Sala ; Marcelo Yañez Garin; 

Antiguo régimen 

Rusia  era una monarquía absoluta, hereditaria en la linea masculina, y extinguida, esta pasa a la linea femenina. El Emperador gobernaba con el concurso de varios cuerpos consultivos:

Cancillería Imperial, dividida en cuatro departamentos: Secretaria secreta; Redacción de los Ucases y leyes; Alta política; y Instituciones de Beneficencia, cuyo protectora es la Emperatriz.

Consejo de Estado, lo componen todos los príncipes de mayor edad, 16 años, y los ministros de Estado, incluyendo los subsecretarios ministeriales de Polonia, y Finlandia. sus determinaciones (o acuerdo ) sobre los ukases o decretos, el culto, el fomento y la hacienda, necesitan  el visto bueno del Emperador, que los aceptan o rechazan a voluntad.

El gobierno central 


La administración del Imperio  se dividen del modo siguiente:

1.-El consejo de ministros, compuesto por un presidente, el príncipe heredero, del almirante, de todos los ministros, del subsecretario de Finlandia, y los consejeros que el emperador nombra a su arbitrio.

2.-Ministro de Palacio Imperial, del que pueden formar parte los dignatarios del palacio y los individuos de la academia de Bellas Artes.

3.-Ministro de Estado, cuyo jefe es el Canciller del Imperio.

4.-Ministerio de la Guerra, compuesto  de los ayudantes del Emperador, del Estado Mayor y los jefes de diferentes cuerpos del Ejercito.

5.-Ministerio de la Marina.

6.-Ministerio de la gobernación o del Interior, que se ocupa de los asuntos de las Iglesias disidentes, de la estadística, de la medicina , de los correos, telégrafos y edificios públicos.

7.-Ministerio de Instrucción publica.

8.-Ministerio de hacienda y comercio.

9.-Ministerio de Bienes de la corona, que comprende también la agricultura, montes y minas.

10.- Ministerio de obras publicas.

La Finlandia y el Caucaso son administrados directamente por el Emperador.


Reforma de 1906

THE RUSSIAN FUNDAMENTAL LAWS OF 1906
INTRODUCTION




1. 1. The Russian State is one and indivisible.

2. The Grand Duchy of Finland, while comprising as inseparable part of the Russian State, is governed in its internal affairs by special decrees based on special legislation.

3. The Russian language is the common language of the state, and its use is compulsory in the army, in the navy and in all state and public institutions. The use of local (regional) languages and dialects in state and public institutions are determined by special legislation.


CHAPTER I
The Essence of the Supreme Autocratic Power
4. 4. The Emperor of All the Russias possesses Supreme Sovereign Power. Obedience to His authority, not only out of fear, but in good conscience, is ordained by God Himself.

5. The person of the Lord Emperor is sacrosanct and inviolable.

6. The same Supreme Sovereign Power belongs to the Sovereign Empress when succession to the Throne, in the order thereunto established, reaches a female person; but her consort is not regarded as Sovereign; he enjoys the same honors and privileges as the spouses of emperors, except for the title.

7. The Sovereign Emperor exercises legislative power in conjunction with the State Council and State Duma.

8. The initiative in all legislative matters belongs to the Sovereign Emperor. Only upon His initiative may the Fundamental Laws be subject to revision by (in) the State Council and the State Duma.

9. The Sovereign Emperor ratifies laws and without His ratification (approval) no laws can go into effect.

10. Total administrative power belongs to the Sovereign Emperor throughout the entire Russian State. At the highest level of administration His authority is direct; at subordinate levels of administration He entrusts a certain degree of power, in conformity with the law, to the proper agencies or officials, who act in His name and in accordance with His orders.

11. As supreme administrator, the Sovereign Emperor, in conformity with the laws, issues decrees for the organization and functioning of various departments of state administration as well as directives essential for the execution of the laws.

12. The Sovereign Emperor is in charge of all external relations of the Russian Government with foreign powers. He determines the direction of the Russian Government's foreign policy.

13. The Sovereign Emperor declares war, concludes peace, and negotiates treaties with foreign states.

14. The Sovereign Emperor is the Supreme Commander of the Russian army and navy. He is Commander-in-Chief of all the land and sea armed forces of the Russian Government. He determines the organization of the army and navy and issues decrees and orders concerning: the displacement of troops, the mobilization of troops, their training, the performance of duties of the various ranks of army and navy personnel and, in general, everything connected to the organization of the armed forces and defense of the Russian Government. As the Supreme Commander the Sovereign Emperor sets forth limitations on the rights to reside and acquire property (real estate) in zones that comprise military installations and maintenance areas for the army and navy.

15. The Sovereign Emperor declares areas to be under martial law or in a state of emergency.

16. The Sovereign Emperor has the right to coin money and to determine its physical appearance.

17. The Sovereign Emperor appoints and dismisses the Chairman of the Council of Ministers, Ministers, and Chief Administrators of various departments, as well as other officials, unless the procedure of appointing and dismissing the latter, has been determined by law.

18. As supreme administrator the Sovereign Emperor determines the scope of activities for all state officials in accordance with the needs of the State.

19. The Sovereign Emperor grants titles, medals and other state distinctions, as well as property rights. He also determines the conditions and procedures for granting titles, medals and distinctions.

20. The Sovereign Emperor directly issues decrees and instructions on matters of property that belong to Him personally, as well as on so-called State properties that always belong to the ruling Emperor. The latter cannot be bequeathed or divided and are subject to a different form of alienation. Those, as well as the other properties are not subject to taxation or levy.

21. As Head of the Imperial House, the Sovereign Emperor, in accordance with the Statute on the Imperial Family, has the right to administer princely properties. He also determines the organization and the administrative procedures of institutions and establishments managed by the Minister of the Imperial Court.

22. Judicial power is implemented through legally constituted courts in the name of the Sovereign Emperor. Their decisions are carried out in the name of His Imperial Majesty.

23. The Sovereign Emperor has the right to pardon the accused, to mitigate sentences and to generally forgive transgressors; to terminate court actions and to release from trial and punishment. Exercising royal mercy, He has the right to commute official penalties and to grant clemency in exceptional cases that are not subject to general laws, provided such actions do not infringe upon civil rights or the legally protected interests of others.

24. Decrees and commands that are issued directly or indirectly by the Sovereign Emperor, as supreme administrator, are sealed by the Chairman of the Council of Ministers or by an appropriate minister or by a department head, and are promulgated by the Governing Senate.














CHAPTER II
On the order of succession to the Throne

25. The Imperial Throne of All the Russias is hereditary within the Imperial House presently reigning.

26. Inseparable from the Imperial Throne of All the Russias are the Thrones of the Kingdom of Poland and of the Grand Duchy of Finland.

27. Both sexes have the right of succession to the Throne; but this right belongs by preference to the male sex according to the principle of primogeniture; with the extinction of the last male issue, succession to the Throne passes to the female issue by right of substitution.

28. Accordingly, succession to the Throne belongs in the first place to the eldest son of the reigning Emperor, and after him to all his male issue.

29. With the extinction of this male issue, succession passes to the branch of the second son of the Emperor and his male issue; with the extinction of the second male issue, succession passes to the branch of the third son, and so forth.

30. When the last male issue of the Emperor's sons is extinct, succession remains in the same branch, but in the female issue of the last reigning Emperor, as being nearest to the Throne, and therein it follows the same order, with preference to a male over the female person; but the female person from whom this right directly proceeds never loses this right.

31. With the extinction of this branch the succession passes to the female issue of the branch of the eldest son of the Emperor-Progenitor, wherein the nearest relative of the last reigning Emperor in the branch of this son succeeds, the eldest in this descending line, or if unavailable, in a collateral line, and if this relative is lacking, then the male or female person who takes her place by substitution, with preference, as above, for a male over a female person.

32. When these branches too are extinct, succession passes to the female issue of the other sons of the Emperor-Progenitor, following the same order, and after that to the male issue of the eldest daughter of the Emperor-Progenitor; and when that too is extinct, to her female issue, following the order established for the female issue of the Emperor's sons.

33. With the extinction of the male and female issue of the eldest daughter of the Emperor-Progenitor, succession passes first to the male and then to the female issue of the second daughter of the Emperor-Progenitor, and so forth.

34. A younger sister, even if she has sons, does not deprive her elder sister of her right, even if the latter is unmarried; but a younger brother succeeds before his elder sisters.

35. When the succession reaches a female branch which is already reigning on another throne, it is left to the person who succeeds to make a choice of faith and throne and, together with that person's heir, to renounce the other faith and throne, if such a throne is tied by Law (with a religious denomination); if there is no renunciation of faith, the succession passes to the person next in order.

36. Children born of a marriage between a person of the Imperial Family and a person not of corresponding dignity, that is not belonging to any royal or sovereign house, have no right of succession to the Throne.

37. As the rules on the order of succession, enunciated above, take effect, a person who has a right to succeed is free to abdicate this right in those circumstances in which an abdication does not create any difficulty in the following succession to the Throne.

38. Such an abdication, when it has been made public and becomes law, is henceforth considered irrevocable.

39. An Emperor or Empress succeeding to the Throne undertakes, at accession and anointment, to solemnly observe the aforesaid laws on succession to the Throne.








CHAPTER III
On the attainment of Majority of the Sovereign Emperor, on Regency and Guardianship


40. Sovereigns of both sexes and the Heir to the Imperial Throne reach their majority at the age of sixteen.

41. When an Emperor younger than this age ascends to the Throne, a Regency and a Guardianship are instituted to function until this majority is attained.

42. The Regency and the Guardianship are instituted jointly in one person or separately, in which case one person is entrusted with the Regency and the other with the Guardianship.

43. The appointment of Regent and Guardian, either jointly in one person or separately in two persons, depends on the will and discretion of the reigning Emperor who should make this choice, for greater security, in the event of His demise.

44. If no such appointment was made during the lifetime of the Emperor, upon His demise, the Regency of the State and the Guardianship of the Emperor who is under age, belong to the father and mother; but the step-father and step-mother are excluded.

45. When there is no father or mother, then the Regency and Guardianship belong to the nearest in succession to the Throne among the underage Emperor’s relatives, of both sexes who have reached majority.

46. Lawful reasons barring tenure of the Regency and Guardianship are the following: 1) insanity, even if temporary; 2) the remarriage of widowed persons during tenure of the Regency and Guardianship.

47. A Regent of the State must have a Regency Council; there can be neither a Regent without a Council nor a Council without a Regent.

48. The Council consists of six persons of the first two classes selected by the Regent, who will also appoint others as changes arise.

49. Male dynasts of the Imperial Family selected by the Regent, may attend sessions of this Council but not before reaching their majority and are not included in the number of the six persons constituting the Council.

50. The Regency Council deals with all matters without exception, which are subject to the decisions of the Emperor Himself and with all matters that are submitted to Him and to His Council; but the Council is not concerned with the Guardianship.

51. The Regent has the decisive vote.

52. The appointment of the Council and the selection of the members thereof are provided for in case of the absence of other directives from the deceased Sovereign, to whom the circumstances and the persons should have been known.


CHAPTER IV
On Accession to the Throne and Oath of Allegiance


53. Upon the demise of an Emperor, His Heir accedes to the Throne by virtue of the law of succession itself, which confers this right upon Him. The accession of the Emperor to the Throne is reckoned from the day of the demise of His Predecessor.

54. In the Decree on the accession to the Throne, the Rightful Heir to the Throne is also announced, if the person to whom lawful succession belongs, exists.

55. Allegiance to the newly acceded Emperor and to His Rightful Heir, even if the Heir is not named in the Decree, is confirmed by a nationwide oath.

56. Everyone pledges an oath according to his faith and law.



Explanatory Note 1

Upon printing the oath of allegiance according to established form (appendix V), the Governing Senate sends it out in the required number of copies to everyone in general, both to military and to civil authorities, and also informs the Most Holy Synod for disposition on its part. Every person pledges the oath before his superior in cathedrals, monasteries or parish churches, wherever it is convenient; those held in custody, but not yet convicted and deprived of rights, pledge the oath before the authorities of their place of confinement. Persons of a different faith, when there is no church of their confession, pledge the oath of allegiance at a place of assembly before the members thereof. Everyone who has taken the oath of allegiance, if he is able to write, signs the document by which he has pledged. Subsequently, all authorities and departments deliver these documents to the Governing Senate.





Explanatory Note 2

In general, all male subjects of every rank and calling, having reached twenty years of age, must pledge the oath of allegiance.



Chapter V
On the Sacred Coronation and Anointment

57. Upon accession to the Throne, the sacred coronation and anointment are performed according to the rite of the Greco-Russian Orthodox Church. The date for this solemn ritual is set at the discretion of the Emperor and is given nationwide publicity in advance.

58. If the Emperor so deigns, His August Spouse joins Him in partaking of these sacred rites. But if the coronation of the Emperor precedes His entry into matrimony, the coronation of His Spouse occurs afterwards, solely with His specific assent.


Explanatory Note 1

The holy ceremony of coronation and anointment takes place in the Cathedral of the Assumption in Moscow in the presence of high government officials and classes, appointed by the Emperor, to be summoned for the occasion. The coronation of Emperors of All the Russias as Kings of Poland is contained in one and the same holy ceremony; delegates from the Kingdom of Poland are called upon to participate in this celebration together with the delegates from other parts of the Empire.

Explanatory Note 2

Before the conclusion of this holy ceremony, according to custom practiced by ancient Christian Monarchs and Their God-Anointed Ancestors, the Emperor recites before His loyal subjects the Creed of the Orthodox ( -- Catholic) Faith, and then upon being vested in porphyry, upon placing the crown on His head and upon receiving the scepter and imperial orb, on bent knees He calls upon the King of Kings in the prescribed prayer: to guide, enlighten and make Him fit for the great service, as Tsar and Judge of the Realm of All the Russias, that there may be with Him the Wisdom which belongs to the Divine Throne, that His heart may be in God’s hand, to accomplish all that is to the profit of the people committed to His charge and to the glory of God, so that on the day of Judgment He may give account of His stewardship without blame.



Chapter VI
On the Title of His Imperial Majesty and the State Coat of Arms


59. The full title of His Imperial Majesty is the following: “By the Grace (and aid) of God, We NN, Emperor and Sovereign of All the Russias, of Moscow, Kiev, Vladimir, Novgorod; Tsar of Kazan, Tsar of Astrakhan, Tsar of Poland, Tsar of Siberia, Tsar of Taurian Khersones, Tsar of Georgia; Sovereign of Pskov and Grand Duke of Smolensk, Lithuania, Volhynia, Podolia, and Finland; Duke of Estland, Lifland, Courland and Semigalia, Samogitia, Bielostok, Korelia, Tver, Yugria, Permia, Vyatka, Bolgary and others; Sovereign and Grand Duke of Nizhni Novgorod, Chernigov, Ryazan, Polotsk, Rostov, Jaroslavl, Bielo-ozero, Udoria, Obdoria, Kondia, Vitebsk, Mstislav, and Ruler of all Northern territories; Sovereign of Iberia, Kartalinia, the Kabardinian lands and Armenian province: hereditary Sovereign and Ruler of the Circassian and Mountain Princes and of others; Sovereign of Turkestan, Heir of Norway, Duke of Schleswig-Holstein, Stormarn, Dietmarsen, Oldenburg, and so forth, and so forth, and so forth.”

60. In certain cases, determined by law, the title of His Imperial Majesty appears in an abridged form: “By the Grace (and aid) of God, We NN, Emperor and Sovereign of All the Russias, of Moscow, Kiev, Vladimir, Novgorod, Tsar of Kazan, Tsar of Astrakhan, Tsar of Poland, Tsar of Siberia, Tsar of Taurian Khersones, Tsar of Georgia, Grand Duke of Finland, and so forth, and so forth, and so forth.” In other cases, also determined by law, the following brief version of the title of His Imperial Majesty is used: “By the Grace of God, We NN, Emperor and Sovereign of All the Russias, King of Poland, Grand Duke of Finland and so forth, and so forth, and so forth.”

61. The Russian State Coat of Arms is a black double-headed eagle on a gold shield, crowned by two imperial crowns, above which there is a third, bigger crown, of similar appearance, with two undulating ends of ribbon of the Order of St. Andrew, the First-Called. The State eagle is holding a gold scepter and a gold orb. On the breast of the eagle is the Moscow Coat of Arms: a scarlet escutcheon with an image of St. George the Great Martyr and Victory-bearer on horseback, smiting a dragon with a golden spear.

The great State seal contains the escutcheon with the double-headed eagle described above, crowned by the helmet of Grand Duke Saint Alexander Nevsky and encircled by the chain of the Order of St. Andrew, the First-Called; on either side -- depictions of Archangel Michael and Archangel Gabriel; above all -- a gold pavilion studded with two-headed eagles and lined with ermine bearing the inscription: “God is with us”; above the pavilion -- the Imperial crown and State gonfalon. Around the escutcheon are depicted the ancestral coat of arms of His Imperial Majesty and the coat of arms belonging to the Realms of Kazan, Astrakhan, Poland, Siberia, Taurian Khersones and Georgia, the Grand Duchies of Kiev, Vladimir, Novgorod and Finland; above the pavilion -- combined on six shields the coat of arms of the other Principalities and Provinces, named in the full Imperial title (article 59). This full title of His Imperial Majesty is placed along the rim of the seal.

The medium State seal contains the same depictions as on the great seal except for the State gonfalon and the six shields with the combined coat of arms of Principalities and Provinces located above the pavilion. Along the rim -- the abridged version of the Imperial title (article 60, paragraph 1).

The small State seal is in general similar to the medium seal but lacks the images of the Holy Archangels and the ancestral Coat of Arms of His Imperial Majesty, and the coat of arms of the Kingdoms and Principalities encircling the main escutcheon are situated on the wings of the eagle. Along the rim of the seal -- the brief version of the Imperial title (article 60, paragraph 2).









Explanatory Note

The full blazon of the State coat of arms and of the State seal, in all versions, and the rules for applying them are found in a special appendix (appendix 1).


Chapter VII
On the Faith

62. The primary and predominant Faith in the Russian Empire is the Christian Orthodox Catholic Faith of the Eastern Confession.

63. The Emperor who occupies the Throne of All the Russias cannot profess any Faith other than the Orthodox.

64. The Emperor, as a Christian Sovereign, is the Supreme Defender and Guardian of the dogmas of the predominant Faith and is the Keeper of the purity of the Faith and all good order within the Holy Church.

65. In the administration of the Church, Sovereign Power acts through the Most Holy Governing Synod, which It has instituted.

66. All native and naturalized subjects of the Russian Empire who do not belong to the predominant Church, as well as foreigners working or temporarily residing in Russia, are everywhere free to observe their own faith and worship in accordance with its rites.

67. Freedom of religion is granted not only to Christians of foreign denominations, but also to Jews, Muslims and heathens; so that all peoples residing in Russia may glorify Almighty God in various tongues according to the laws and confessions of their ancestors, blessing the reign of Russian Monarchs and beseeching the Creator of the universe to increase the (nation's) well-being and to strengthen the might of the Empire.

68. Church matters of foreign Christian denominations and of other confessions in the Russian Empire are managed by their spiritual leaders and by administrators specifically designated by the Supreme Power.

Explanatory Note

The rules for safeguarding religious tolerance and its limitations are described in detail in the Charters of the different confessions
LEYES  FUNDAMENTALES DE  RUSIA DE 1906
INTRODUCCIÓN


1. 1. El Estado ruso es uno e indivisible.

2. El Gran Ducado de Finlandia, mientras que comprende como parte inseparable del Estado de Rusia, se rige en sus asuntos internos por decretos especiales sobre la base de una legislación especial.

3. El idioma ruso es la lengua común del Estado, y su uso es obligatorio en el ejército, en la marina y en todas las instituciones estatales y públicas. El uso de las lenguas locales (regionales) y dialectos en las instituciones estatales y públicas están determinadas por la legislación especial.


CAPÍTULO I
La esencia del Supremo Poder autocrático
4. 4. El emperador de todas las Rusias posee Supremo Soberano Poder. La obediencia a su autoridad, no sólo por miedo, pero con la conciencia tranquila, es ordenado por Dios mismo.

5. La persona del Señor emperador es sagrada e inviolable.

6. El mismo Supremo Soberano Poder pertenece a la emperatriz Soberana cuando la sucesión al Trono, en el orden establecido en ello, llega a una persona de sexo femenino; pero su consorte no se considera como Soberano; disfruta de los mismos honores y privilegios que los cónyuges de los emperadores, a excepción del título.

7. El emperador soberano ejerce el poder legislativo en conjunto con el Consejo de Estado y la Duma de Estado.

8. La iniciativa en todas las cuestiones legislativas que es de César Sovereign. Sólo sobre su iniciativa de las Leyes Fundamentales pueden ser objeto de revisión por parte de la (in) el Consejo de Estado y la Duma del Estado.

9. El Sovereign emperador ratifica las leyes y sin su ratificación (aprobación) ninguna ley pueda entrar en vigor.

10. poder administrativo total es de César Sovereign lo largo de todo el Estado ruso. En el más alto nivel de la administración Su autoridad es directa; en los niveles subordinados de la administración Él confía un cierto grado de poder, de conformidad con la ley, a los organismos o funcionarios apropiados, que actúan en su nombre y de acuerdo con sus órdenes.

11. Como administrador supremo, el emperador soberano, de conformidad con las leyes, decretos cuestiones relativas a la organización y funcionamiento de los distintos departamentos de la administración del Estado, así como las directrices esenciales para la ejecución de las leyes.

12. El Sovereign emperador está a cargo de todas las relaciones exteriores del Gobierno de Rusia con las potencias extranjeras. Se determina la dirección de la política exterior del gobierno ruso.

13. El Soberano Emperador declara la guerra, llega a la conclusión de la paz, y negocia tratados con Estados extranjeros.

14. El Soberano Emperador es el comandante supremo del ejército y de la marina rusa. Él es el comandante en jefe de todas las fuerzas de mar y tierra armadas del Gobierno ruso. Se determina la organización de los decretos del ejército y de la marina y las cuestiones y las órdenes relativas a: el desplazamiento de tropas, la movilización de tropas, su formación, el ejercicio de las funciones de las distintas filas de miembros del ejército y de la marina y, en general, todo lo relacionado con la organización de las fuerzas armadas y la defensa del Gobierno de Rusia. A medida que el comandante supremo del emperador Sovereign establece limitaciones a los derechos de residencia y adquirir la propiedad (inmobiliaria) en las zonas que componen las instalaciones militares y áreas de mantenimiento para el ejército y la marina.

15. El Soberano Emperador declara zonas de estar bajo la ley marcial o en un estado de emergencia.

16. El Soberano Emperador tiene el derecho de acuñar moneda y determinar su apariencia física.

17. El Emperador Soberano nombra y destituye al Presidente del Consejo de Ministros, ministros y administradores principales de los distintos departamentos, así como otros funcionarios, a menos que el procedimiento de nombramiento y destitución de este último, se ha determinado por la ley.

18. Como administrador supremo emperador soberano determina el alcance de las actividades de todos los funcionarios del Estado, de acuerdo con las necesidades del Estado.

19. El Sovereign emperador otorga títulos, medallas y otras distinciones estatales, así como los derechos de propiedad. También determina las condiciones y procedimientos para la concesión de títulos, medallas y distinciones.

20. El Sovereign emperador emite directamente decretos e instrucciones en materia de propiedad que pertenecen a él personalmente, así como en las denominadas propiedades del Estado que siempre pertenecen al emperador reinante. Este último no se puede legar o dividida y están sujetas a una forma diferente de la alienación. Las personas, al igual que las otras propiedades no están sujetos a impuestos o tasa.

21. Como Jefe de la Casa Imperial, el Emperador Soberano, de conformidad con el Estatuto de la familia imperial, tiene el derecho de administrar las propiedades principescas. También determina la organización y los procedimientos administrativos de las instituciones y establecimientos gestionados por el Ministro de la Corte Imperial.

22. El poder judicial se implementa a través de los tribunales legalmente constituidos en el nombre del Emperador Soberano. Sus decisiones se llevan a cabo en nombre de Su Majestad Imperial.

23. El Soberano Emperador tiene el derecho de gracia al acusado, para mitigar frases y perdonar general transgresores; poner fin a las acciones judiciales y de liberar de juicio y castigo. El ejercicio merced real, Él tiene el derecho de conmutar sanciones oficiales y para conceder el indulto en casos excepcionales que no están sujetos a las leyes generales, siempre que tales acciones no violen los derechos civiles o los intereses jurídicamente protegidos de otras personas.

24. Los decretos y órdenes que se emiten directamente o indirectamente por el emperador soberano, como administrador supremo, son sellados por el Presidente del Consejo de Ministros o por un ministro adecuado o por un jefe de departamento, y son promulgadas por el Senado de Gobierno.


CAPITULO DOS
En el orden de sucesión al Trono

25. El Trono Imperial de todas las Rusias es hereditaria dentro de la Casa Imperial actualmente reinante.

26. inseparable del Trono Imperial de todas las Rusias son los tronos del Reino de Polonia y el Gran Ducado de Finlandia.

27. Ambos sexos tienen el derecho de sucesión al Trono; pero este derecho pertenece por preferencia al sexo masculino de acuerdo con el principio de primogenitura; con la extinción de la última edición masculina, la sucesión en el trono pasa a la cuestión femenina por derecho de sustitución.

28. En consecuencia, la sucesión al Trono pertenece en primer lugar para el hijo mayor del emperador reinante, y después de él a toda su descendencia masculina.

29. Con la extinción de esta edición masculina, la sucesión pasa a la rama del segundo hijo del emperador y su descendencia masculina; con la extinción de la segunda edición masculina, la sucesión pasa a la parte del tercer hijo, y así sucesivamente.

30. Cuando la última edición masculina de los hijos del emperador se ha extinguido, la sucesión queda en la misma rama, pero en la edición femenina del último emperador reinante, por ser más cercana al Trono, y en ello se sigue el mismo orden, con preferencia a un varón a la persona de sexo femenino; pero la persona de sexo femenino de quien este derecho procede directamente nunca pierde este derecho.

31. Con la extinción de esta rama de la sucesión pasa a la cuestión femenina de la rama del hijo mayor del emperador-Progenitor, en el que el pariente más cercano del último emperador reinante en la rama de este hijo tiene éxito, el mayor en esta descendente línea, o en su defecto, en una línea colateral, y si esta relación es deficiente, entonces la persona hombre o mujer que toma su lugar por sustitución, con preferencia, como el anterior, para un varón de más de una persona de sexo femenino.

32. Cuando estas ramas también se han extinguido, la sucesión pasa a la cuestión femenina de los otros hijos del emperador-Progenitor, siguiendo el mismo orden, y después de eso a la descendencia masculina de la hija mayor del emperador-progenitoras; y cuando eso también se ha extinguido, a su tema femenino, siguiendo el orden establecido para la emisión de sexo femenino de los hijos del emperador.

33. Con la extinción de la descendencia masculina y femenina de la hija mayor del emperador-Progenitor, la sucesión pasa primero en el macho y luego a la cuestión de sexo femenino de la segunda hija del emperador-Progenitor, y así sucesivamente.

34. Una hermana más joven, incluso si ella tiene hijos, no priva a su hermana mayor de su derecho, aunque este último no está casado; sino un hermano más joven tiene éxito antes de que sus hermanas mayores.

35. Cuando la sucesión alcanza una rama femenina que ya está reinando en otro trono, se deja a la persona que tiene éxito para hacer una elección de fe y el trono y, junto con el heredero de esa persona, a renunciar a la otra fe y el trono, si un trono como está ligada por la ley (con una denominación religiosa); si no hay una renuncia a la fe, la sucesión pasa a la siguiente persona en orden.

36. Los niños nacidos de un matrimonio entre una persona de la familia imperial y una persona no de la dignidad que corresponde, que no es pertenecer a cualquier casa real o soberana, no tienen derecho a la sucesión en el Trono.

37. A medida que las normas sobre el orden de sucesión, enunciados arriba, en surtir efecto, una persona que tiene derecho a tener éxito es libre de renunciar a este derecho en aquellas circunstancias en las que una abdicación no crea ninguna dificultad en la siguiente sucesión al Trono .

38. Tal una abdicación, cuando se ha hecho público y se convierte en ley, se considera ya irrevocable.

39. Un emperador o emperatriz sucesión al Trono se compromete, en la adhesión y la unción, para observar solemnemente las leyes antes mencionadas sobre la sucesión al Trono.


CAPÍTULO III
En la mayoría de edad del emperador Sovereign, en regencia y tutela

40. Reyes de ambos sexos y el Heredero al Trono Imperial alcanzan su mayor parte a la edad de dieciséis años.

41. Cuando un emperador menores de esta edad asciende al trono, una Regencia y una tutela están instituidas para funcionar hasta que se alcanza esta mayoría.

42. La Regencia y la tutela se instituyen en forma conjunta en una sola persona o por separado, en cuyo caso una persona se le encomienda la regencia y el otro con la tutela.

43. El nombramiento de Regente y de tutor, ya sea de forma conjunta en una sola persona o por separado en dos personas, depende de la voluntad y discreción del emperador reinante quien debe tomar esta decisión, para mayor seguridad, en caso de su fallecimiento.

44. Si no hay tal designación se realizó durante el curso de la vida del emperador, sobre su desaparición, la regencia del Estado y la tutela del emperador que es menor de edad, pertenecen al padre y la madre; pero el padrastro y madrastra se excluyen.

45. Cuando no hay un padre o de la madre, entonces la regencia y tutela pertenecen al próximo a suceder en el trono entre los familiares menores de edad del emperador, de ambos sexos que han alcanzado la mayoría.

46. ​​Los motivos legítimos que prohíben la tenencia de la Regencia y la tutela son los siguientes: 1) la locura, incluso si es temporal; 2) el nuevo matrimonio de personas viudas durante el mandato de la Regencia y la tutela.

47. Un Regente del Estado debe tener un Consejo de Regencia; no puede haber ni un Regente sin un Consejo o un Consejo sin Regent.

48. El Consejo está formado por seis personas de las dos primeras clases seleccionadas por el Regente, quien también nombrará a otros a medida que surgen cambios.

49. dinastías masculinos de la familia imperial seleccionados por el Regente, podrán asistir a las sesiones de este Consejo, pero no antes de alcanzar la mayoría de edad y no se incluyen en el número de las seis personas que integren el Consejo.

50. El Consejo de Regencia se ocupa de todos los asuntos, sin excepción, que están sujetos a las decisiones del mismo emperador, con todos los asuntos que se sometan a él ya su Consejo; pero el Consejo no se ocupa de la tutela.

51. El Regent tiene el voto decisivo.

52. El nombramiento del Consejo y la selección de los miembros del mismo, están previstos en caso de ausencia de otras directivas del difunto soberano, a la que se deberían haber conocido las circunstancias y las personas.


CAPÍTULO IV
En adhesión al Trono y el juramento de lealtad



53. Tras la desaparición de un emperador, su heredero accede al trono en virtud de la ley de sucesión en sí, lo que confiere este derecho sobre él. La adhesión del emperador al Trono es contada desde el día de la desaparición de su predecesor.

54. En el Decreto sobre la adhesión al trono, el heredero legítimo al trono también se anuncia, si la persona a la que pertenece la sucesión legítima, existe.

55. lealtad al emperador y se han adherido recientemente a su legítimo heredero, aun cuando el heredero no se nombra en el Decreto, se confirma mediante un juramento en todo el país.

56. Todo el mundo promete un juramento de acuerdo con su fe y la ley.

Nota explicativa 1

Al imprimir el juramento de fidelidad según la forma establecida (anexo V), el Senado de Gobierno lo envía a cabo en el número requerido de copias a todo el mundo en general, tanto a los militares ya las autoridades civiles, y también informa al Santísimo Sínodo para la disposición de su parte. Cada persona se compromete el juramento ante su superior en catedrales, monasterios o iglesias parroquiales, dondequiera que sea conveniente; los detenidos en custodia, pero aún no condenados y privados de derechos, comprometen el juramento ante las autoridades de su lugar de confinamiento. Las personas de una fe diferente, cuando no hay una iglesia de su confesión, comprometen el juramento de lealtad a un lugar de reunión antes de que los miembros de la misma. Todos los que han tomado el juramento de fidelidad, si él es capaz de escribir, firma el documento por el que se ha comprometido. Posteriormente, todas las autoridades y los departamentos de entregar estos documentos al Senado de Gobierno.


Nota explicativa 2

En general, todos los súbditos masculinos de todo rango y vocación, habiendo llegado a veinte años de edad, debe prometer el juramento de fidelidad.


Capítulo V
Sobre la sagrada unción y coronación

57. Tras la adhesión al trono, la coronación y unción sagrada se llevan a cabo de acuerdo con el rito de la Iglesia ortodoxa Greco-Rusa. La fecha para esta solemne ritual se establece a discreción del emperador y se le da publicidad a escala nacional con antelación.

58. Si el emperador de manera digna, su augusta esposa se une a él en participar de estos ritos sagrados. Pero si la coronación del emperador precede a su entrada en el matrimonio, la coronación de su cónyuge se produce después, únicamente con su consentimiento específico.

Nota explicativa 1

La ceremonia de coronación y santa unción se lleva a cabo en la Catedral de la Asunción en Moscú en presencia de altos funcionarios del gobierno y las clases, nombrados por el emperador, a ser convocado para la ocasión. La coronación de los emperadores de todas las Rusias como reyes de Polonia está contenido en una y la misma ceremonia sagrada; delegados del Reino de Polonia están llamados a participar en esta celebración junto con los delegados de otras partes del Imperio.

Nota explicativa 2

Antes de la conclusión de esta ceremonia sagrada, según la costumbre practicada por los antiguos Reyes Cristianos y sus antepasados ​​Dios ungidos, el emperador recita delante de sus súbditos leales del Credo de los ortodoxos (- Católica) Fe y, a continuación, al ser investido en pórfido, al colocar la corona en la cabeza y al recibir el cetro y el orbe imperial, en las rodillas dobladas Se insta al rey de Reyes en la oración prescrita: guiar, iluminar y hacerlo apto para el gran servicio, como el zar y el juez de la reino de todas las Rusias, que puede haber con él la sabiduría que pertenece al Trono Divino, que su corazón puede estar en la mano de Dios, para llevar a cabo todo lo que es en beneficio de las personas comprometidas con su cargo y para la gloria de Dios, por lo que en el día del Juicio se puede dar cuenta de su mayordomía sin mancha.



Capítulo VI
En el título de Su Majestad Imperial y el escudo de armas de Estado

59. El título completo de Su Majestad Imperial es el siguiente: "Por la Gracia (y ayuda) de Dios, NN, emperador y Soberano de todas las Rusias, de Moscú, Kiev, Vladimir, Novgorod; Zar de Kazán, zar de Astracán, el zar de Polonia, zar de Siberia, zar de Taurian Khersones, zar de Georgia; Soberano de Pskov y Gran Duque de Smolensk, Lituania, Volinia, Podolia, y Finlandia; Duque de Estonia, Lifland, Curlandia y Semigalia, Samogitia, Bielostok, Korelia, Tver, Yugria, Permia, Vyatka, Bolgary y otros; Duke Soberano y Gran de Nizhni Novgorod, Chernigov, Riazán, Polotsk, Rostov, Jaroslavl, Bielo-ozero, Udoria, Obdoria, Kondia, Vitebsk, Mstislav, y gobernador de todos los territorios del Norte; Soberano de Iberia, Kartalinia, las tierras y la provincia de Armenia Kabardinian: Sovereign hereditaria y Gobernante de los Príncipes del Cáucaso y la montaña y de los demás; Soberano de Turkestán, Heredero de Noruega, duque de Schleswig-Holstein, Stormarn, Dietmarsen, Oldenburg, etcétera, etcétera, etcétera ".

60. En algunos casos, determinados por la ley, el título de Su Majestad Imperial aparece en forma abreviada: "Por la Gracia (y ayuda) de Dios, NN, emperador y Soberano de todas las Rusias, de Moscú, Kiev, Vladimir , Novgorod, zar de Kazán, zar de Astracán, el zar de Polonia, zar de Siberia, zar de Taurian Khersones, zar de Georgia, Gran duque de Finlandia, y así sucesivamente, y así sucesivamente, y así sucesivamente. "En otros casos, también determina la ley, se utiliza la siguiente versión abreviada del título de Su Majestad Imperial: "por la Gracia de Dios, NN, emperador y Soberano de todas las Rusias, rey de Polonia, Gran duque de Finlandia y así sucesivamente, y así sucesivamente, y así sucesivamente ".

61. El Escudo del Estado Ruso de armas es un águila de dos cabezas negro en un escudo de oro, coronado por dos coronas imperiales, por encima del cual hay una tercera, la corona más grande, de apariencia similar, con dos extremos ondulados de la cinta de la Orden de San Andrés, la primera llamada. El Estado águila está sosteniendo un cetro de oro y una esfera de oro. En el pecho del águila es el escudo de armas de Moscú: un escudo de color escarlata con una imagen de San Jorge el gran mártir y Victory portador de a caballo, que golpea violentamente a un dragón con una lanza de oro.

El gran sello del Estado contiene el escudo con el águila de dos cabezas se ha descrito anteriormente, coronado por el casco de la Gran Duque San Alexander Nevsky y rodeado por el collar de la Orden de San Andrés, el Primer Llamado-; a cada lado - representaciones de Michael del arcángel Gabriel y el Arcángel; por encima de todo - un pabellón de oro tachonado con dos águilas de cabeza y forrado de armiño que lleva la inscripción: "Dios está con nosotros"; por encima del pabellón - la corona imperial y gonfalon Estado. Alrededor del escudo se representan el escudo de armas ancestral de Su Majestad Imperial y el escudo de armas pertenecientes a los reinos de Kazán, Astrakhan, Polonia, Siberia, Taurian Khersones y Georgia, los grandes ducados de Kiev, Vladimir, Novgorod y Finlandia; por encima del pabellón - combinado de seis escudos del escudo de armas de los otros principados y Provincias, nombrado en el título imperial completo (artículo 59). Este título completo de Su Majestad Imperial se coloca a lo largo del borde de la junta.

El sello Estado medio contiene las mismas representaciones como en el gran sello excepto por el pendón Estado y los seis escudos con el escudo de armas combinadas de los principados y provincias situadas por encima del pabellón. A lo largo del borde - la versión abreviada del título Imperial (artículo 60, párrafo 1).

El sello pequeño Estado es en general similar a la junta de medio, pero carece de las imágenes de los Santos Arcángeles y el escudo de armas de Su Majestad Imperial ancestral, y el escudo de armas de los reinos y principados que rodean el escudo principal están situadas en las alas del águila. A lo largo del borde de la junta - la versión abreviada del título Imperial (artículo 60, párrafo 2).

Nota explicativa

El blasón completo del escudo nacional y del sello del Estado, en todas las versiones, y las normas de aplicación se encuentran en un apéndice especial (apéndice 1).


Capítulo VII
Sobre la fe

62. La Fe principal y predominante en el Imperio ruso es la cristiana ortodoxa fe católica de la Confesión del Este.

63. El emperador que ocupa el Trono de todas las Rusias no puede profesar cualquier fe distinta a la ortodoxa.

64. El emperador, como Sovereign cristiana, es la Suprema Defensa y Guardián de los dogmas de la fe predominante y es el guardián de la pureza de la fe y todo el buen orden dentro de la Santa Iglesia.

65. En la administración de la Iglesia, Poder Soberano actúa a través de la Santísima Administración Sínodo, que se ha instituido.

66. Todos los sujetos nativas y naturalizadas del Imperio ruso que no pertenecen a la Iglesia predominante, así como los extranjeros que trabajan o residen temporalmente en Rusia, están en todas partes libre para observar su propia fe y de culto de acuerdo con sus ritos.

67. La libertad de religión no se concede sólo a los cristianos de denominaciones extranjeras, sino también para judíos, musulmanes y paganos; de manera que todos los pueblos que residen en Rusia pueden glorificar a Dios Todopoderoso en varias lenguas de acuerdo con las leyes y las confesiones de sus antepasados, bendiciendo el reinado de rusos Reyes y suplicando al Creador del universo para aumentar el bienestar del (de la nación) y para fortalecer la poder del Imperio.

68. Los asuntos de la Iglesia de denominaciones cristianas extranjeras y de otras confesiones en el Imperio ruso son administrados por sus líderes espirituales y por los administradores designados específicamente por el Poder Supremo.

Nota explicativa

Las reglas para la salvaguardia de la tolerancia religiosa y sus limitaciones se describen en detalle en las Cartas de las diferentes confesiones.


Poder Judicial

Creado con la reforma de 1864.-

los Juzgados de Paz.

los jueces de paz, son tres o cuatro, por distrito, son nombrados por los electores de los Zemstros, entre  las personas que satisfagan a ciertas condiciones de censo.
Las asambleas de los jueces de paz fallan en apelación, y solo el senado puede casar sus sentencias.

Los tribunales ordinarios de Distritos.

 los tribunales  conocen de los asuntos civiles  y criminales, y en estos con concursos del jurado.

Senado 

El senado es supremo tribunal de casación.