Apuntes Personales y de Derecho de las Universidades Bernardo O Higgins y Santo Tomas.


1).-CURSO DE HISTORIA DEL DERECHO, DE

DOÑA MAFALDA VICTORIA DÍAZ-MELIÁN

DE HANISCH.

2).-APUNTES SOBRE NUMISMÁTICA.

3).- ORDEN DEL TOISÓN DE ORO.

4).-LA ORATORIA.

5).-APUNTES DE DERECHO POLÍTICO.

6).-HERÁLDICA.

7).-LA VEXILOLOGÍA.

8).-EDUCACIÓN SUPERIOR.

9).-DEMÁS MATERIAS DE DERECHO.

10).-MISCELÁNEO

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Las leyes fundamentales del Imperio Ruso (III)

  Esteban Aguilar Orellana ; Giovani Barbatos Epple.; Ismael Barrenechea Samaniego ; Jorge Catalán Nuñez; Boris Díaz Carrasco; -Rafael Díaz del Río Martí ; Alfredo Francisco Eloy Barra ; Rodrigo Farias Picon; -Franco González Fortunatti ; Patricio Hernández Jara; Walter Imilan Ojeda; Jaime Jamet Rojas ; Gustavo Morales Guajardo ; Francisco Moreno Gallardo ; Boris Ormeño Rojas; José Oyarzún Villa ; Rodrigo Palacios Marambio; Demetrio Protopsaltis Palma ; Cristian Quezada Moreno ; Edison Reyes Aramburu ; Rodrigo Rivera Hernández; Jorge Rojas Bustos ; Alejandro Suau Figueroa; Cristian Vergara Torrealba ; Rodrigo Villela Díaz; Nicolas Wasiliew Sala ; Marcelo Yañez Garin; 

corona imperial

Coronación

A raíz de la tradición de los emperadores bizantinos, el Zar de Rusia se colocaba él mismo la corona en la cabeza. El poder imperial se consideró hasta el final como venido directamente de Dios. La ceremonia era presidida por el metropólita ruso.

Según el escritor francés de origen ruso Henri Troyat, experto en historia rusa y particularmente en biografías de los zares, la coronación se desarrollaba como sigue, tomando como ejemplo una coronación de la que se dispone de mucha información; la de Alejandro III de Rusia:

La pareja imperial, como sus ancestros, pasaba la última noche antes de la coronación en el Palacio Teremnói. De allí salen por la escalera roja y se dirigen a pie hacia la Catedral de la Dormición del otro lado de la plaza, bajo un palio ricamente adornado y portado por diez y seis edecanes. La ceremonia fue presidida por los metropolitanos de Moscú, Nóvgorod y Kiev que recibían en la entrada de la catedral de la Ascensión a la pareja imperial, conduciéndolos hasta el medio de la nave, donde estaban dispuestos los tronos de la coronación de los primeros zares de la dinastía. El estrado un poco más alto estaba rodeado de tres tribunas, una para la familia imperial, otra para los príncipes extranjeros y los diplomáticos y la tercera para altos dignatarios rusos. 

Invitado por uno de los prelados el zar pronuncia el Credo de Nicea como profesión de fe, y después de una invocación del Espíritu Santo y una letanía, el emperador reviste la púrpura, inclina la cabeza para recibir la bendición que hace de él el elegido de Dios para gobernar la santa Rusia. 

Finalmente el metropolitano le ofrece la corona sobre un cojín. una vez que el zar mismo se corona y el oficiante exclama:

"El pueblo, temerosos de Dios, absoluto y poderoso Señor, te reconoce como Zar de Toda Rusia, con este visible y tangible adorno sobre la cabeza, que es un símbolo elocuente de que eres la cabeza de todo el pueblo ruso, coronado por el Rey de reyes, Cristo, con una gran bendición, viendo que Él te otorga toda la autoridad sobre su pueblo."

Luego el zar se sienta en el trono e invita a acercarse a la zarina; esta se arrodilla ante el zar y su esposo le roza la cabeza con su propia corona, como para asociarla a su propio reino. Enseguida se vuelve a coronar a sí mismo y hace venir la corona de la zarina y se la coloca. Finalmente recibe el cetro y el orbe de manos del celebrante. 
En ese momento comienza un himno de alegría y se da inicio a la misa propiamente dicha. Luego de la misa, las puertas del iconostasio se abren ante el zar que penetra, mientras que la zarina permanece al exterior, ya que ninguna mujer puede entrar en el iconostasio. El emperador, al interior comulga bajo las dos especies, el vino y el agua, y lo mismo hace al exterior la emperatriz. 
La ceremonia se acaba con un impresionante concierto de campanas lanzadas al vuelo en todas las iglesias de la capital. Enseguida la pareja abandona la catedral y se dirige a la Catedral del Arcángel Miguel. Para terminar, se celebra un banquete en el salón del trono del Palacio de las Facetas (Granovítaia Palata).

Nota

1.-El iconostasio es una pared que va desde la parte septentrional (norte) a la meridional (sur) en un templo ortodoxo, y en la cual, en un orden específico, se colocan los iconos. La palabra proviene del griego εἰκονοστάσιον, que significa "exposición de iconos".
Esta pared separa el santuario de la parte central del templo. En el iconostasio hay tres puertas. La puerta central, con dos hojas, recibe el nombre de puerta santa, y está prohibido que entre por ella nadie que no sea clérigo. A la derecha se encuentra la puerta meridional, llamada también puerta diaconal, y a la izquierda la puerta septentrional.

Puesto que ningún laico ortodoxo, independientemente de su rango social o político, se le permitió nunca a pasar a través de las Puertas Reales o participar de la comunión bajo las dos especies por separado, el permiso dado al zar de hacer ambas cosas durante su ritual de coronación tenía la intención de demostrar tanto la solemne la naturaleza del ritual, y las funciones especiales y autoridad, transfiriéndolas al nuevo monarca. 
Sagrado y lo secular, la iglesia y el estado, Dios y el gobierno fueron soldadas entre sí por el servicio de coronación en la persona del zar ungido. 
2.-La ceremonia en sí comenzó con el canto salmo 101, y lee tres capítulos de las  Escrituras: Isaías 49: 13-19 ; Romanos 13: 1-7; y Mateo 22: 15-22 . 

No hay comentarios:

Publicar un comentario