Apuntes Personales y de Derecho de las Universidades Bernardo O Higgins y Santo Tomas.


1).-APUNTES SOBRE NUMISMÁTICA.

2).- ORDEN DEL TOISÓN DE ORO.

3).-LA ORATORIA.

4).-APUNTES DE DERECHO POLÍTICO.

5).-HERÁLDICA.

6).-LA VEXILOLOGÍA.

7).-EDUCACIÓN SUPERIOR.

8).-DEMÁS MATERIAS DE DERECHO.

9).-MISCELÁNEO


miércoles, 21 de junio de 2017

285.-Interrogatorio de testigos por los Abogados (Cross-examination) I

  Esteban Aguilar Orellana ; Giovani Barbatos Epple.; Ismael Barrenechea Samaniego ; Jorge Catalán Nuñez; Boris Díaz Carrasco; -Rafael Díaz del Río Martí ; Alfredo Francisco Eloy Barra ; Rodrigo Farias Picon; -Franco González Fortunatti ; Patricio Hernández Jara; Walter Imilan Ojeda; Jaime Jamet Rojas ; Gustavo Morales Guajardo ; Francisco Moreno Gallardo ; Boris Ormeño Rojas; José Oyarzún Villa ; Rodrigo Palacios Marambio; Demetrio Protopsaltis Palma ; Cristian Quezada Moreno ; Edison Reyes Aramburu ; Rodrigo Rivera Hernández; Jorge Rojas Bustos ; Alejandro Suau Figueroa; Cristian Vergara Torrealba ; Rodrigo Villela Díaz; Nicolas Wasiliew Sala ; Marcelo Yañez Garin; Katherine Alejandra Del Carmen  Lafoy Guzmán

  


I. INTRODUCCIÓN

Aun recuerdo la gran decepción que sufrí cuando, recién colegiado, asistí por primera vez a una sala de vistas para presenciar un juicio. Condicionado por una vida entera viendo películas americanas de cine jurídico, no podía comprender la falta de tensión de los interrogatorios practicados por los abogados y fiscales. ¿Dónde estaban —me preguntaba— esos interrogatorios intensos y trepidantes, en los que el abogado, tras un denodado esfuerzo, lograba en el último momento desacreditar al testigo?
Pasó el tiempo y, a través de mi ejercicio en el foro, pude corroborar personalmente que esa gran diferencia seguía existiendo, y que los interrogatorios realizados a los testigos adolecían de esa falta de vitalidad percibida en mis comienzos y que, inconscientemente, seguía comparando con aquellos magníficos interrogatorios con los que seguía conviviendo a través de la gran pantalla.
Con el paso de los años he tenido ocasión de conocer las reglas del interrogatorio anglosajón (cross-examination) (1) , y sorprendentemente, he comprobado que las reglas prácticas que se han ido elaborando en torno al interrogatorio de testigos, constituyen un verdadero tesoro para el abogado español, ya que, con independencia de las diferencias que se predican entre ambos sistemas jurídicos (continental y common law), lo cierto es que dichas prácticas, debidamente adaptadas a nuestro ordenamiento cuando sea necesario, pueden ser de enorme utilidad para preparar, planificar y ejecutar interrogatorios más estratégicos, y por tanto más eficaces y solventes.
Es por tanto objeto de la presente colaboración reflexionar sobre la aplicación a nuestra praxis profesional aquellas técnicas que, importadas del sistema anglosajón, no solo nos ayuden a mejoran los resultados a alcanzar en el proceso probatorio, sino que, a su vez, coadyuven al perfeccionamiento y mejora de las propias habilidades para interrogar.

II. UNAS PINCELADAS SOBRE EL INTERROGATORIO EN EL SISTEMA ANGLOSAJÓN

El interrogatorio de los testigos en el procedimiento anglosajón, tanto en los ámbitos civil como penal, no es único y uniforme, sino que se encuentra dividido en dos bloques: el interrogatorio directo (direct examination) y el contra interrogatorio o contra examen (cross examination). Por interrogatorio directo se entiende el interrogatorio que realiza el abogado a un testigo que sostiene una versión propicia de los hechos, es decir, el realizado por la parte que presentó al testigo; el contra interrogatorio es el interrogatorio que realiza el abogado al testigo que sostiene una versión de los hechos contraria a los intereses de quien interroga, es decir, el interrogatorio al que somete el abogado al testigo sobre el que se ha llevado a cabo el interrogatorio directo.
El fundamento de esta división reside en la consideración de que el testigo no es completamente imparcial, sino que su testimonio pertenece a la parte que lo propone y es adverso a la otra parte. Consecuentemente, el objeto del interrogatorio directo será favorecer y generar la credibilidad del testigo y convencer al juez de la veracidad de los hechos que constituyen su testimonio, mientras que el contra interrogatorio irá dirigido al cuestionamiento de dicha versión y de la veracidad y credibilidad del testigo. Lo expuesto no implica que el testigo vaya a mentir a favor de la parte que lo propone, sino que al ser su versión de los hechos consistente con la defensa de una de las partes es por lo que ésta decide proponerlo como prueba testifical. El testigo va a contar su verdad, su versión de los hechos, lo que él cree que ocurrió, pero que de alguna forma (total o parcial) respalda la tesis de la parte que lo propone, situación que genera unas inevitables sinergias emocionales que hacen que el testigo sea «amigable» a quien lo propone y «reticente» a la parte contraria.

Los testigos propuestos por una parte pueden ser sometidos a contra interrogatorio de la otra parte, si bien la parte que propone al testigo no puede contra interrogar a su propio testigo (solo someterlo al interrogatorio directo), salvo que el testimonio del mismo le sea perjudicial (convirtiéndose el testigo en hostil), en cuyo caso yexcepcionalmente, podrá ser sometido al contra interrogatorio de quien los propuso.
En el interrogatorio directo se emplearán preguntas abiertas orientadas a favorecer la credibilidad del testigo.
En cuanto a la forma de desarrollarse los interrogatorios, en el interrogatorio directo se emplearán mayoritariamente preguntas abiertas, es decir, aquellas orientadas a favorecer y generar la credibilidad del testigo y convencer al juez de la veracidad de los hechos que constituyen su testimonio; por el contrario, en el contra interrogatorio se emplean fundamentalmente preguntas cerradas (sugestivas o conducidas) destinadas a limitar los daños o efectos negativos derivados del interrogatorio directo; a atacar la credibilidad del testigo y, finalmente, a desmontar el relato para invalidar la declaración, objetivos que encuentran su razón en la naturaleza poco colaborativa del testigo con quien le repregunta.

Otra cuestión de interés reside en el alcance de la repregunta que se lleva a cabo durante el contra interrogatorio, en el sentido de si se limita ésta a las cuestiones acerca de las cuales el testigo ha declarado en el examen directo, o si puede extenderse hacia otras cuestiones del caso. Aquí habría que diferenciar, pues los tribunales ingleses permiten que el contra interrogatorio pueda versar sobre todos los temas vinculados al caso, hayan sido objeto de examen directo o no, mientras que los tribunales en los Estados Unidos la regla seguida mayoritariamente se centra en que la repregunta debe estar circunscrita a los hechos y circunstancias traídos por el examen directo o conectados con temas objeto de la declaración del testigo en el examen directo.
Señalar que este sistema, basado en la práctica del interrogatorio directo y contra interrogatorio está siendo importado en los últimos años por numerosos países sudamericanos, que disfrutan, a grandes rasgos, de regulaciones similares a la anteriormente expuesta (Chile, México, etc.)

III. ¿CÓMO AFRONTAR EL INTERROGATORIO Y EL CONTRA INTERROGATORIO?

En los apartados anteriores hemos tenido ocasión de reflexionar sobre la división del interrogatorio en el sistema anglosajón.
Con estos antecedentes, a continuación vamos a exponer el diferente rol que va a desarrollar el abogado en el interrogatorio directo y en el cross-examination y las posibles técnicas a emplear.

Para ello, hemos de recordar que el interrogatorio directo es aquel que realiza una parte procesal a un interrogado que sostiene una versión propicia de los hechos, por lo que partiendo de que el testigo es proclive por lo general a la versión que sostiene el interrogador, será aquel el que, a través de la respuesta a las preguntas suministrará al juez una información (verdadera narración) que apoye dicha versión del litigio. En consecuencia, en el interrogatorio directo el interrogador, que conoce el contenido de la narración del testigo, pregunta y, dejando al testigo explayarse, crea una sensación de espontaneidad en las respuestas (protagonismo del testigo)

Por el contrario, el contra interrogatorio es aquel al que somete una parte procesal al interrogado que mantiene una versión de la historia contraria a los intereses de quien interroga. Así, en el contra interrogatorio, el testigo, poco proclive a quien lo interroga, declarará tratando de favorecer la posición ya mantenida en el interrogatorio directo, es decir, intentará de suministrar información lo más concordante posible con lo ya declarado y con su visión del litigio.

Para evitar dicha confirmación narrativa y coadyuvar al logro de una confrontación en la declaración que ayude a la búsqueda de la verdad, quien contra interroga dispondrá de un mayor control sobre las repuestas del interrogado empleando técnicas que le permitirán obtener una información más concreta y alejada de la narración general de los hechos (protagonismo del abogado).

Al contra interrogatorio se somete quien mantiene una versión de la historia contraria a los intereses de quien interroga.

Esta duplicidad y asimetría de roles motiva que aspectos relacionados con la preparación, planificación y ejecución de ambas modalidades de interrogatorio difieran notablemente, de forma que el tipo de interrogatorio va a condicionar ampliamente los roles del interrogador y la configuración de los propios interrogatorios.

A continuación, vamos a examinar brevemente, las diferencias esenciales en función del tipo de interrogatorio a practicar:

Objetivos: Los objetivos esenciales del interrogatorio directo son favorecer y generar la credibilidad del testigo y convencer al juez de la veracidad de los hechos que constituyen su testimonio; por el contrario, son objetivos del contra interrogatorio la limitación de daños o limitación de los efectos negativos derivados del interrogatorio directo, el ataque a la credibilidad del testigo y desmontar relato para invalidar la declaración.

Uso de las preguntas: En el interrogatorio directo se emplearán mayoritariamente preguntas abiertas, es decir, aquellas orientadas a recibir respuestas amplias, destinadas a conocer circunstancias generales, estados de ánimo, sensaciones y opiniones del testigo. De esta forma el testigo dispone de plena libertad y margen para generar una respuesta referida a los hechos esenciales de su historia, si bien en determinadas fases del interrogatorio es recomendable el empleo de preguntas cerradas a efectos de concreción de aspectos de la declaración. Durante el contra interrogatorio se emplearán mayoritariamente preguntas cerradas neutras, entendiéndose por cerradas aquellas preguntas que esperan una respuesta que confirme o niegue el contenido ínsito en las mismas caracterizándose porque el interrogador suministra mucha información relevante al testigo a través de la pregunta, requiriendo su admisión o rechazo; neutras porque carecen de signo de orientación, es decir, en las que “el emisor hace explícita su neutralidad con respecto a la formulación interrogativa y al contenido que esta contiene”. La razón es obvia, si se realizaran preguntas abiertas se estaría facilitando al testigo reiterar la historia expuesta durante el interrogatorio directo.

Testimonio: Por lo tanto, en el interrogatorio directo el testimonio ofrecido por el testigo será amplio y narrativo frente a un testimonio conciso y breve en el contra interrogatorio.

Protagonismo: Como hemos anticipado, en el interrogatorio directo el protagonista es el testigo, pues es quien va a narrar y exponer con detalle los hechos que constituyen la versión que aporta al juicio, protagonismo que va asociado a una intervención muy limitada del abogado, centrada en la realización de preguntas abiertas. Durante el contra interrogatorio el protagonismo pasa al abogado, pues a través de sus preguntas se estará enviando al testigo y al juez un mensaje claramente narrativo sobre las inconsistencias de la declaración del testigo, quien se limita a confirmar o negar la historia alternativa que le propone el abogado.

Secuenciación: El interrogatorio directo debe abordarse siguiendo el método cronológico, pues, acorde con su naturaleza, esta modalidad pretende que el testigo exponga con libertad su historia a través de una narración con un  orden lógico, claro y sencillo, lo cual se logra a través de la secuenciación cronológica, facilitando no solo la exposición del testigo sino la comprensión por parte del juez de la historia. El contra interrogatorio debe conseguir resaltar las manifestaciones realizadas durante el interrogatorio directo que evidencien inconsistencias o incoherencias en la declaración del testigo. Por ello, alejado de una secuencia cronológica, el contra interrogatorio deberá ser esencialmente temático a fin de analizar temas o materias anteriormente examinadas en el contra interrogatorio o incluso omitidas.

Ritmo: Ritmo lento equivale a sosiego y tranquilidad para el testigo; ritmo rápido supone mayor tensión y exigencia. Por ello, el interrogatorio directo requiere un ritmo pausado que permita al testigo elaborar su respuesta y exponerla con detalle, lo cual, además, le irá generando confianza; por el contrario, el contra interrogatorio requiere un ritmo rápido y muy fluido que impida al testigo pensar demasiado para buscar una salida ya que un ritmo lento y pausado permitirá que el testigo se explaye y vuelva a lo declarado en el interrogatorio directo. No obstante, podrá llevarse a cabo una combinación de ritmos, si bien, cuando se trate de atacar las contradicciones o falsedades, tendremos que emplear el ritmo rápido.

Preparación del testigo: En el interrogatorio directo la preparación del testigo de parte es esencial e inexcusable, si bien hay que señalar que en este proceso queda completamente excluido cualquier intento de predeterminación del contenido de la declaración del testigo o el adoctrinamiento del mismo. Reunirse con el testigo para informarle sobre el proceso formal de interrogatorio (partes, preguntas, respuestas, dirección del acto, etc.), comportamiento en sala, empleo del lenguaje verbal y no verbal, y sobre todo, para conocer lo que el testigo sabe es completamente lícito y será de enorme valor para el desarrollo de la prueba. Lógicamente, la preparación del testigo por el abogado que lo va a contra interrogar es imposible dada la naturaleza hostil del mismo. Ello no impide que se realice una profunda investigación a fin de disponer de información sobre la razón de su conocimiento, circunstancias concurrentes, etc.

Riesgo: El interrogatorio directo carece de riesgos para el abogado que, bien preparado, realiza el interrogatorio ya que, salvo sorpresas, antes de ejecutar el interrogatorio, dispondrá de un conocimiento casi exacto de lo que el testigo va a declarar, existiendo escaso riesgo de que se vea afectada nuestra línea de defensa; en cuanto al contra interrogatorio, el riesgo será más elevado, siendo la incertidumbre la que preside este tipo de interrogatorios dada la hostilidad del testigo.

IV. CONCLUSIÓN

Un recorrido por los tribunales nos permite comprobar la falta de técnica de muchos abogados a la hora de interrogar (sin desmerecer la existencia de auténticos expertos en la materia).

Esta situación puede mejorarse notablemente a través de la importación de las técnicas del cross-examination, siendo ésta una apuesta segura para desarrollar y afilar las capacidades y habilidades de los abogados, quienes sorprendentemente, podrán comprobar cómo son más eficaces y eficientes a la hora de abordar una fase de tanta trascendencia como el interrogatorio de testigos y peritos. Igualmente, este aprendizaje nos ayudará a reflexionar sobre una serie de realidades de vital importancia en esta práctica probatoria: que el interrogatorio debe ser esencialmente estratégico; que la búsqueda de la verdad estará condicionada por dicha actividad estratégica; que no hay juicio verdaderamente contradictorio sin un verdadero contra interrogatorio, y que los testigos nunca son del todo imparciales, sino que mantienen versiones acordes con las hipótesis de defensa de la parte que lo propone.



Historia de los Barrister.


               
            ZURKA DUBOF, JACOB PETERS, JOHN ROSEN, NINA VASSILEVA.
Killing: murder, Theft: theft from a specified place.
25th April 1911




DUBOF, Zurka (24, painter), PETERS, Jacob (24, tailor's presser), ROSEN, John (26, hairdresser), and VASSILEVA, Nina (23, cigarette maker) . First indictment: Dubof and Peters, wilful murder of Charles Tucker; (second count) Dubof, Peters, and Vassileva, feloniously harbouring felon guilty of murder. Second indictment: All conspiring and agreeing together and with others unknown to break and enter the shop of Henry Samuel Harris with intent to steal his goods; (second count) conspiring and agreeing together with the same other persons feloniously to steal the goods of Henry Samuel Harris.

Mr. Bodkin, Mr. Travers Humphreys, Mr. Boyd, and Mr. Stanley Crawford prosecuted; Mr. J. B. Melville and Mr. Cairns defended Dubof; Mr. J. B. Melville and Mr. J. L. Pratt defended Peters; Mr. Arthur Bryan and Mr. H. Hickman defended Rosen; Mr. Walter Stewart and Mr. Lionel Leach defended Vassileva.

The trial of the first indictment was proceeded with.

Police-constable WILLIAM HENRY POOLE and Police-constable GEORGE BAYLISS , City Police, proved respectively plans and a model for use in the case.

MAX WEILL , importer of fancy goods. I carry on business and live at 120, Houndsditch; the back of that house looks towards the back of Exchange Buildings. On December 16 about 9.45 p.m. I heard a boring and drilling noise against the side of my back wall. I communicated with the police; Police-constable Piper and Sergeant Bentley came in and listened against the wall. Five minutes after they left I heard shots.

Police-constable WALTER PIPER , City. On being spoken to by Weill I went into his premises and heard a rough drilling and scraping noise. It seemed to come from the back of Harris's shop, 11, Exchange Buildings. I walked round there and knocked at the door; it was opened by a man in a very suspicious manner. I asked him if the
DUBOF, Zurka (24, pintor), PETERS, Jacob (24, prensador de sastre), ROSEN, John (26, peluquero) y VASSILEVA, Nina (23, fabricante de cigarrillos). Primera acusación: Dubof y Peters, asesinato deliberado de Charles Tucker; (segundo cargo) Dubof, Peters, y Vassileva, albergando a un delincuente culpable de asesinato. Segunda acusación: Todos conspiraron y acordaron juntos y con otros desconocidos para irrumpir y entrar en la tienda de Henry Samuel Harris con la intención de robar sus bienes; (segundo cargo) conspirar y acordar junto con las mismas otras personas para robar los bienes de Henry Samuel Harris.

El Sr. Bodkin, el Sr. Travers Humphreys, el Sr. Boyd y el Sr. Stanley Crawford procesados; El Sr. JB Melville y el Sr. Cairns defendieron a Dubof; El Sr. JB Melville y el Sr. JL Pratt defendieron a Peters; El Sr. Arthur Bryan y el Sr. H. Hickman defendieron a Rosen; El Sr. Walter Stewart y el Sr. Lionel Leach defendieron a Vassileva.

Prosiguió el juicio de la primera acusación.

El agente de policía WILLIAM HENRY POOLE y el agente de policía GEORGE BAYLISS , policía de la ciudad, demostraron respectivamente los planos y un modelo para su uso en el caso.

MAX WEILL , importador de artículos de fantasía. Hago negocios y vivo en 120, Houndsditch; la parte trasera de esa casa mira hacia la parte trasera de Exchange Buildings. El 16 de diciembre, alrededor de las 9.45 pm, escuché un ruido aburrido y perforante contra el costado de mi pared trasera. Me comuniqué con la policía; El agente de policía Piper y el sargento Bentley entraron y escucharon contra la pared. Cinco minutos después de que se fueran, escuché disparos.

Agente de policía WALTER PIPER , Ciudad. Cuando Weill me habló, entré en sus instalaciones y escuché un ruido de taladrado y raspado. Parecía provenir de la parte trasera de la tienda de Harris, 11, Exchange Buildings. Caminé por allí y llamé a la puerta; fue abierto por un hombre de una manera muy sospechosa. Le pregunté si el

missus was in; he said, "She has gone out." This man I afterwards identified as Gardstein. On leaving Exchange Buildings I passed through Cutler Street. I saw a man there looking down Exchange Buildings; I believe it was Dubof, but I am not definitely sure. On my reporting the matter at the station a number of officers were collected and the place was surrounded. I was stationed in front of Harris's shop. Bentley and other officers went round to Exchange Buildings. Almost immediately I heard several shots. I ran into Cutler Street and saw Police-constables Strongman and Smoothy assisting Sergeant Tucker, who was lying wounded on the ground. I went for the ambulance.

Cross-examined by Mr. Melville. Cutler Street was very well lighted. I said at the station the same night that I could not identify the man I saw, and I failed to positively identify Dubof when he was placed in a row with others.

Cross-examined by Mr. Bryan. When I knocked at 11, Exchange Buildings I saw nobody but Gardstein.

Mr. Justice Grantham here stated that he had read the depositions and listened to Mr. Bodkin's opening, and had formed the view that there was no evidence that Dubof or Peters actually took part in the shooting of the policemen, and that it was undesirable to proceed with the first count of the indictment.

Mr. Bodkin, after this expression of his Lordship's opinion, withdrew the charge of wilful murder (a verdict of Not guilty being entered), and the trial proceeded on the second count.

Police-constable JAMES MARTIN , City. With other officers I accompanied Bentley to 11, Exchange Buildings. Bentley knocked at the door, and it was opened by a man; Exhibit 3 is a photograph of that man (Gardstein). Bentley exchanged a few observations with the man, who then went inside, leaving the door a little open. After a short interval Bentley pushed the door open and slipped into the passage. I was standing in the carriage way, facing the street door. I saw the door at the back open, and through it a man's arm holding a revolver; I saw and heard a shot from this revolver and simultaneously another revolver was fired from the stairs. Bentley and Sergeant Bryant were shot and fell; the latter knocked me over as he fell. Then I saw a hand come out of the doorway, firing a number of shots in the direction of the other officers. When I got up I found Bryant holding his hand, wounded; Bentley was lying in the doorway; Woodhams, Choate, and Tucker were also lying in the street. I was lying in the gutter for only a few seconds. There must have been 20 or 30 shots fired.

To Mr. Melville. It would be just after midnight when I finally left Exchange Buildings; the shooting occupied perhaps 15 or 16 seconds.

WILLIAM THOMAS BRYANT , City Police. On December 16 I was a sergeant; I am now an inspector; I have had to leave the force in consequence of injuries received while on duty. I was with Bentley's party on this night; when he pushed the door open I was with Tucker in the roadway outside. The ground floor room was lighted and I could see there the man Gardstein; I also saw the lower part of a man at the

la señora estaba en; él dijo: "Ella ha salido". A este hombre lo identifiqué después como Gardstein. Al salir de Exchange Buildings pasé por Cutler Street. Vi a un hombre allí mirando hacia los edificios Exchange; Creo que fue Dubof, pero no estoy seguro. Al informar sobre el asunto en la comisaría, se reunió a varios agentes y se rodeó el lugar. Estaba estacionado frente a la tienda de Harris. Bentley y otros oficiales fueron a Exchange Buildings. Casi de inmediato escuché varios disparos. Corrí a Cutler Street y vi a los agentes de policía Strongman y Smoothy ayudando al sargento Tucker, que yacía herido en el suelo. Fui por la ambulancia.

Contrainterrogado por el Sr. Melville. Cutler Street estaba muy bien iluminada. Dije en la estación esa misma noche que no podía identificar al hombre que vi, y no logré identificar positivamente a Dubof cuando lo colocaron en una fila con otros.

Contrainterrogado por el Sr. Bryan. Cuando llamé a las 11, Exchange Buildings, no vi a nadie más que a Gardstein.

El Sr. Juez Grantham declaró aquí que había leído las declaraciones y escuchado la apertura del Sr. Bodkin, y que se había formado la opinión de que no había evidencia de que Dubof o Peters realmente participaron en el tiroteo de los policías, y que no era deseable hacerlo. Proceda con el primer cargo de la acusación.

El Sr. Bodkin, después de esta expresión de la opinión de su Señoría, retiró el cargo de asesinato intencional (se emitió un veredicto de No culpable), y el juicio procedió por el segundo cargo.

Agente de policía JAMES MARTIN , Ciudad. Con otros oficiales acompañé a Bentley al 11, Exchange Buildings. Bentley llamó a la puerta y un hombre la abrió; El Anexo 3 es una fotografía de ese hombre (Gardstein). Bentley intercambió algunas observaciones con el hombre, quien luego entró, dejando la puerta un poco abierta. Después de un breve intervalo, Bentley abrió la puerta y entró en el pasillo. Estaba parado en el camino del carruaje, de cara a la puerta de la calle. Vi que la puerta de atrás se abría y, a través de ella, el brazo de un hombre sostenía un revólver; Vi y escuché un disparo de este revólver y simultáneamente se disparó otro revólver desde las escaleras. Bentley y el sargento Bryant recibieron disparos y cayeron; este último me derribó al caer. Entonces vi una mano salir de la puerta, disparando varios tiros en dirección a los otros oficiales. Cuando me levanté encontré a Bryant sosteniendo su mano, herido; Bentley yacía en el umbral de la puerta; Woodhams, Choate y Tucker también estaban tirados en la calle. Estuve tendido en la cuneta solo unos segundos. Debe haber habido 20 o 30 disparos.

Para el Sr. Melville. Sería poco después de la medianoche cuando finalmente dejé Exchange Buildings; el rodaje duró quizás 15 o 16 segundos.

WILLIAM THOMAS BRYANT , Policía Municipal. El 16 de diciembre era sargento; Ahora soy inspector; Tuve que dejar la fuerza como consecuencia de las lesiones recibidas mientras estaba de servicio. Estuve con la fiesta de Bentley esa noche; cuando abrió la puerta, yo estaba con Tucker en la calle. La habitación de la planta baja estaba iluminada y podía ver allí al hombre Gardstein; También vi la parte inferior de un hombre en el

back staircase; both men fired revolvers; I was shot and fell in the roadway; I was wounded in the cheat and in the hand.

Police-constable ARTHUR STRONGMAN , City. I was with the party accompanying Bentley. After Bentley and Woodhams had been shot down, a man came out of the doorway and fired in the direction of Tucker and myself; Tucker being hit I supported him round towards Cutler Street; looking over my shoulder I saw the man following us up, still firing rapidly. Afterwards I saw at 59, Grove Street, the dead body of Gardstein; this was the man I saw firing at Exchange Buildings. Exhibit 2 (found near Gardstein's body) is similar to the pistol I saw him firing.

Evidence was given of the finding of a spent bullet and two cartridge cases in the neighbourhood of Exchange Buildings.

ISAAC LEVY , 271, Brunswick Buildings, Goulston Street, E. I am manager of Salmon and Gluckstein's branch at Walthamstow. On December 16 I left there by a train arriving at Liverpool Street at 11.29 p.m. Walking homewards, when I got out of Devonshire Square into Borers Passage I heard the sound of firearms. I at first thought that somebody who had been at a rifle range, which is there, was firing in the air. As I went up the passage three men were coming towards me; they seemed all huddled together and rather excited; the one in the centre was held up by the arms by the other two, and I thought he was drunk; a woman was running up behind them. As they came up towards me the two outside men stopped and held revolvers in my face; one said, "Don't follow us"; the other said, "Don't follow"; the woman was then about two yards behind them. I stopped, and the four passed me, running through Arrow Alley. I noticed the woman's face, and also that she had a kind of a fur and a muff; the night being very windy, the flap of the muff blew up towards her face; she was about 5 ft. 5 in. or 5 ft. 6 in. I walked through Cutler Street to get into Houndsditch. At the opening of Exchange Buildings I saw four policemen lying on the ground. I ran to Bishopsgate Police Station and reported what I had seen. On the 18th I saw at the mortuary the dead body of a man; Exhibit 3 is photograph of him; I identify him as the centre of the three men I saw on the 16th. On December 23 I went to the police station and from a row of 15 or 20 men picked out Dubof and Peters as the two other men I had seen. On February 8 I picked out from about 15 women Vassileva as the woman I saw with the three men.

To Mr. Melville. When I heard the shots I hesitated for a moment and then walked on. I did not say at the police court, "I heard shots in the direction of Exchange Buildings and I rushed in that direction: as I was rushing the three men faced me." As a fact I ran down the steps in the direction of the rifle range, and then hesitated and walked along in my ordinary way. When the men pointed revolvers at me I was not frightened; I thought they were showing me how they had been firing in the air; I thought they were students out for a lark. I said at the police court that I was upset and ran away; I was not upset, nothing out of the ordinary; I did not run away;

escalera trasera; ambos hombres dispararon revólveres; Me dispararon y me caí en la calzada; Me hirieron en la trampa y en la mano.

Alguacil de policía ARTHUR STRONGMAN , City. Yo estaba con el grupo que acompañaba a Bentley. Después de que mataron a Bentley y Woodhams, un hombre salió por la puerta y disparó en dirección a Tucker ya mí; Golpeado a Tucker, lo apoyé en dirección a Cutler Street; mirando por encima del hombro vi al hombre siguiéndonos, todavía disparando rápidamente. Luego vi en el 59 de Grove Street, el cadáver de Gardstein; este era el hombre que vi disparar contra Exchange Buildings. El Anexo 2 (que se encuentra cerca del cuerpo de Gardstein) es similar a la pistola que lo vi disparar.

Se dio evidencia del hallazgo de una bala gastada y dos cartuchos en el vecindario de Exchange Buildings.

ISAAC LEVY , 271, Brunswick Buildings, Goulston Street, E. Soy gerente de la sucursal de Salmon and Gluckstein en Walthamstow. El 16 de diciembre salí de allí en un tren que llegaba a Liverpool Street a las 11.29 pm Caminando hacia casa, cuando salí de Devonshire Square hacia Borers Passage escuché el sonido de armas de fuego. Al principio pensé que alguien que había estado en un campo de tiro, que está allí, estaba disparando al aire. Mientras subía por el pasillo, tres hombres venían hacia mí; parecían estar todos acurrucados y bastante emocionados; el del centro estaba sostenido por los brazos por los otros dos, y pensé que estaba borracho; una mujer corría detrás de ellos. Cuando se acercaron a mí, los dos hombres de fuera se detuvieron y me pusieron revólveres en la cara; uno dijo: "No nos sigas"; el otro dijo: "No sigas"; la mujer estaba entonces a unos dos metros detrás de ellos. Me detuve y los cuatro me pasaron, corriendo por Arrow Alley. Noté el rostro de la mujer, y también que tenía una especie de pelaje y manguito; la noche era muy ventosa, la aleta del manguito estalló hacia su cara; ella medía alrededor de 5 pies 5 pulgadas o 5 pies 6 pulgadas. Caminé por Cutler Street para entrar en Houndsditch. En la inauguración de Exchange Buildings vi a cuatro policías tirados en el suelo. Corrí a la comisaría de Bishopsgate e informé de lo que había visto. El día 18 vi en el depósito de cadáveres el cadáver de un hombre; El Anexo 3 es una fotografía de él; Lo identifico como el centro de los tres hombres que vi el día 16. El 23 de diciembre fui a la comisaría y de una fila de 15 o 20 hombres elegí a Dubof y Peters como los otros dos hombres que había visto.

Para el Sr. Melville. Cuando escuché los disparos, dudé un momento y luego seguí adelante. No dije en el tribunal de policía: "Escuché disparos en la dirección de Exchange Buildings y corrí en esa dirección: mientras corría, los tres hombres se enfrentaron a mí". De hecho, bajé corriendo los escalones en dirección al campo de tiro, dudé y seguí mi camino habitual. Cuando los hombres me apuntaron con revólveres, no me asusté; Pensé que me estaban mostrando cómo habían estado disparando al aire; Pensé que eran estudiantes por divertirse. Dije en el juzgado de policía que estaba molesto y me escapé; No estaba molesto, nada fuera de lo común; No me escapé;

I walked in a fairly cool manner. I thought at the time it was best for me to get away as the police might arrest me if I was found close to the men; I did not then know of the shooting at the policemen; I mean I thought I might be arrested as one of the party for discharging firearms in the open street. When I got to the police station I did not tell the inspector that I had seen two men with revolvers; the reason was that my wife had just been confined and I thought that if I started opening my mouth I might be detained for some time; which would have upset my wife. It is not the fact that I was so excited and terrified that I did not know what I was doing. The men were in my view between two and three minutes; they were walking rather sharply. When I got to the police station I did not make a statement; I just told them to send on an ambulance and men as soon as possible. The next day I made a statement. I then said that I could not give a description of the men, except as to their height. I do not think I said they were Russians; I said they spoke broken English. On the occasion of my identifying Dubof and Peters I knew that the men who pointed revolvers at me were foreigners; I picked out the accused from a row of about 15 men, five of whom in all were foreigners; I cannot remember whether the other three foreigners were young or old or were wearing hats. I gave a description of the men to a constable on December 18; it was taken down in writing. (The statement was called for; Mr. Bodkin said the Treasury had never had the statement; he believed the witness was inaccurate.) I gave their height, and said that one had a short moustache and was rather fair. I am sure I made this statement on the 18th, after identifying the dead body of Gardstein. (Mr. Bodkin repeated that there was no statement by the witness; there was only a report made by a detective of what witness had said to him on that day; no statement was signed by witness until the 23rd. Mr. Melville called for the detective's report; Mr. Bodkin declined to produce it.) I had never seen either of the three prisoners before this occurrence. I cannot be certain how the men were dressed; I think one wore an overcoat. I saw them for two or three minutes; they deliberately stopped and stared me in the face and pointed the revolvers at me.Caminé de una manera bastante tranquila. En ese momento pensé que era mejor para mí escaparme, ya que la policía podría arrestarme si me encontraban cerca de los hombres; Entonces no supe del tiroteo contra los policías; Quiero decir, pensé que podrían arrestarme como miembro del grupo por disparar armas de fuego en la calle. Cuando llegué a la comisaría no le dije al inspector que había visto a dos hombres con revólveres; la razón fue que mi esposa acababa de ser confinada y pensé que si comenzaba a abrir la boca podría estar detenida por algún tiempo; lo que habría molestado a mi esposa. No es el hecho de que estaba tan emocionado y aterrorizado que no sabía lo que estaba haciendo. En mi opinión, los hombres estuvieron entre dos y tres minutos; caminaban con bastante brusquedad. Cuando llegué a la comisaría no hice declaración; Solo les dije que enviaran una ambulancia y hombres lo antes posible. Al día siguiente hice una declaración. Luego dije que no podía dar una descripción de los hombres, excepto en cuanto a su estatura. No creo haber dicho que fueran rusos; Dije que hablaban mal inglés. Cuando identifiqué a Dubof y Peters supe que los hombres que me apuntaban con revólveres eran extranjeros; Elegí al acusado de una fila de unos 15 hombres, cinco de los cuales en total eran extranjeros; No recuerdo si los otros tres extranjeros eran jóvenes o mayores o llevaban sombreros. Le di una descripción de los hombres a un alguacil el 18 de diciembre; fue anotado por escrito. (La declaración fue solicitada; el Sr. Bodkin dijo que el Tesoro nunca había tenido la declaración; él creía que el testigo era inexacto). Di su altura, y dijo que uno tenía un bigote corto y era bastante rubio. Estoy seguro de que hice esta declaración el día 18, después de identificar el cadáver de Gardstein. (El Sr. Bodkin repitió que no hubo declaración del testigo; solo hubo un informe hecho por un detective de lo que el testigo le había dicho ese día; ningún testigo firmó declaración hasta el día 23. El Sr. Melville llamó a la informe del detective; el señor Bodkin se negó a presentarlo.) Nunca había visto a ninguno de los tres prisioneros antes de este suceso. No puedo estar seguro de cómo iban vestidos los hombres; Creo que uno llevaba un abrigo. Los vi durante dos o tres minutos; deliberadamente se detuvieron y me miraron a la cara y me apuntaron con los revólveres. Bodkin repitió que no hubo declaración del testigo; sólo había un informe elaborado por un detective de lo que le había dicho un testigo ese día; ningún testigo firmó declaración hasta el día 23. El señor Melville pidió el informe del detective; El Sr. Bodkin se negó a presentarlo.) Nunca había visto a ninguno de los tres prisioneros antes de este suceso. No puedo estar seguro de cómo iban vestidos los hombres; 

(Tuesday, May 2.)

Mr. Justice Grantham said that after the cross-examination of the witness Levy he thought it right to say that, having gone very carefully through the evidence—and the prosecution had no other evidence of the identification of Dubof and Peters as the two men who were carrying Gardstein that night—the evidence to his mind was so unsatisfactory that he could not allow any jury to find the prisoners guilty on such evidence of identification. Therefore his suggestion to counsel for the Crown was that, with regard to the charge against Dubof and Peters of being accessories after the fact to the murder, there was not sufficient evidence to justify the Crown in pressing the case. As to the woman the position was somewhat different. He thought there was other evidence which to some extent would confirm Levy that she was the woman who was walking behind the men who were carrying Gardstein. There were other facts showing that she was a great friend of Gardstein's, and in these circumstances there might be reasons why she should follow the wounded man and yet have had no part in the murder. Therefore, it would not be wise for the Crown to press the charge against her of being an accessory after the fact to the murder. There was another difficulty which had arisen which he did not think the Crown were able to meet, and that was—assuming that these two men and Vassileva were the three people who were carrying Gardstein, were the Crown in a position to show that they knew that the murder had been committed? The law was that it must be shown that the persons charged with being accessories after the fact knew at the time that the murder had been committed—mere wounding would not do. It seemed to him that the Crown would not be safe in going on against the prisoners on that charge.

Mr. Bodkin said that the learned Alderman, after a very full investigation, having committed upon all the charges, it was considered right that they should all be submitted to the judgment of the court. It would not have been right or fair to the prisoners to select for trial a misdemeanour charge while there were on the file such serious charges of felony. Therefore he had opened to the jury the whole of the facts; but from those representing the Crown there would be no word in any way antagonistic to what his Lordship had just said. He did not gather that any suggestion was made against the good faith, honesty, or respectability of Levy. He was a witness who was entirely unconnected with any phase of this case—a mere citizen in the street happening to be there at the particular time—but it was, of course, possible that he might not be accurate in the evidence which in his heart he believed. In these circumstances he very respectfully acquiesced in the view Mr. Justice Grantham had taken, and would proceed with the misdemeanour charge of conspiracy to break and enter the premises of Mr. Harris.

Mr. MELVILLE said that on behalf of Dubof and Peters it was only fair to say that before they were arrested, and as soon as the police came to them to make inquiries, they gave the police every information and assistance in their power, and told the police everything they were able to tell them. On the prisoners' behalf evidence was called at the police court, and was available at this court, to show that at the time Levy said they were at the end of Exchange Buildings they were at their own homes.

Mr. Justice Grantham added that, although they had come to a somewhat sudden conclusion as to these two charges which were formulated by the Crown, and as to which the prisoners were committed for trial by the Alderman, he thought that no case had ever been brought before him that was so difficult to manipulate and manage by the presiding Alderman in the court before which this case was brought and the evidence given, and that there was no other course


(Martes 2 de mayo)

El juez Grantham dijo que después del interrogatorio del testigo Levy, pensó que era correcto decir eso, habiendo examinado con mucho cuidado las pruebas, y la fiscalía no tenía otras pruebas de la identificación de Dubof y Peters como los dos hombres que Llevaban a Gardstein esa noche; las pruebas que pensaba eran tan insatisfactorias que no podía permitir que ningún jurado encontrara culpables a los prisioneros basándose en tales pruebas de identificación. Por lo tanto, su sugerencia al abogado de la Corona fue que, con respecto a la acusación contra Dubof y Peters de ser cómplices después del hecho del asesinato, no había pruebas suficientes para justificar que la Corona presionara el caso. En cuanto a la mujer la posición era algo diferente. Pensó que había otras pruebas que hasta cierto punto confirmarían a Levy que ella era la mujer que caminaba detrás de los hombres que llevaban a Gardstein. Había otros hechos que mostraban que era una gran amiga de Gardstein y, en estas circunstancias, podría haber razones por las que debería seguir al hombre herido y, sin embargo, no haber participado en el asesinato. Por lo tanto, no sería prudente que la Corona presionara contra ella por ser cómplice del asesinato. Había surgido otra dificultad que no creía que la Corona pudiera resolver, y era, suponiendo que estos dos hombres y Vassileva fueran las tres personas que llevaban a Gardstein, ¿Estaba la Corona en condiciones de demostrar que sabían que se había cometido el asesinato? La ley era que debía demostrarse que las personas acusadas de ser cómplices después del hecho sabían en el momento que se había cometido el asesinato; no bastaba con herirlas. Le parecía que la Corona no estaría segura de oponerse a los prisioneros por ese cargo.

El Sr. Bodkin dijo que el erudito Concejal, después de una investigación muy completa, habiendo cometido todos los cargos, se consideró correcto que todos fueran sometidos al juicio del tribunal. No habría sido correcto o justo para los prisioneros seleccionar para juicio un cargo de delito menor mientras había en el expediente cargos de delito tan graves. Por tanto, había abierto al jurado todos los hechos; pero de los representantes de la Corona no habría ninguna palabra contraria a lo que acababa de decir su señoría. No dedujo que se hubiera hecho alguna sugerencia contra la buena fe, la honestidad o la respetabilidad de Levy. Él era un testigo que no tenía ninguna relación con ninguna fase de este caso, un simple ciudadano de la calle que estaba allí en ese momento en particular, pero lo era, por supuesto, Es posible que no sea exacto en la evidencia que en su corazón creía. En estas circunstancias, accedió muy respetuosamente a la opinión que había adoptado el Sr. Juez Grantham, y procedería con el cargo de delito menor de conspiración para irrumpir y entrar en las instalaciones del Sr. Harris.

El señor MELVILLE dijo que en nombre de Dubof y Peters era justo decir que antes de ser arrestados, y tan pronto como la policía se acercó a ellos para hacer averiguaciones, le dieron a la policía toda la información y asistencia a su alcance, y le dijeron la policía todo lo que pudieron decirles. En nombre de los prisioneros se solicitó evidencia en el tribunal de policía, y estaba disponible en este tribunal, para demostrar que en el momento en que Levy dijo que estaban al final de Exchange Buildings, estaban en sus propias casas.

El juez Grantham agregó que, aunque habían llegado a una conclusión algo repentina en cuanto a estos dos cargos que fueron formulados por la Corona, y en cuanto a los cuales los prisioneros fueron entregados para ser juzgados por el Concejal, pensaba que nunca se había presentado ningún caso. traído ante él que era tan difícil de manipular y manejar por el Concejal presidente en el tribunal ante el cual se presentó este caso y se dieron las pruebas, y que no había otro camino

open to the Alderman than that which he took. He thought that the case reflected very great credit on the Alderman for the way in which he investigated it and on the police in the efforts they made to trace the various persons implicated in this tragedy and also in the Sidney Street tragedy which followed it. He said this lest it might be thought by those who did not understand the drift of his observations that it meant any reflection on the way the case was got up or managed or on the Alderman who committed the case for trial. It was quite right that the prisoners should be committed for trial in order to have the charges properly investigated in this court.

A verdict of Not guilty was returned as to Dubof, Peters, and Vas-sileva on the second count of the first indictment. Rosen was then brought up, and the trial proceeded on the second indictment.

Mr. Justice Grantham. There is a statement I wish to make for the benefit of the jury. Having gone very carefully through the whole of the evidence in this case, I am strongly of opinion that the three men who were really the chief murderers—at any rate, the men who, we know were shooting—have each of them met his doom. That is my view; I may be wrong. One of them—Gardstein—was clearly one of the men shooting at the policemen. In my view the other two men who were in the house were the two men who were burned in Sidney Street. There is no evidence to show that the man who was called "Peter the Painter" was one of the murderers. I may be wrong, but that is my view. It is rather satisfactory to know that at any rate the three chief men engaged in it have met their doom, though perhaps not in the way some of us would have liked. There is strong evidence that these were the three men who were guilty of the murders, although there were others with them.

Mr. Bodkin briefly opened the case.

Police-constables POOLE and BAYLISS repeated their evidence.

HARRY HARRIS , son of and assistant to H. S. Harris, jeweller, 119, Houndsditch. Our premises are closed on Friday evening about seven and opened again on Sunday morning. On the ground floor is the shop with a small room behind, in which there is a safe. Nobody sleeps on the premises. There is a light burning all night over the safe. There is generally about £7,000 worth of jewellery in the safe.

MAX WEILL repeated his evidence.

Police-constable WALTER PIPER repeated his evidence.

Cross-examined by Mr. Stewart. When I first went to 11, Exchange Buildings, I knew there was a woman living with the man there; I had gone to No. 12 and asked Mrs. Abrahams there who was living next door, and she said, a strange man and woman who had been there about three weeks. I did not ascertain that the man went by the name of Maurenitz. I saw no sign at this time of the presence of a woman at No. 11.

Inspector WILLIAM THOMAS BRYANT repeated his evidence.

Police-constable JAMES MARTIN repeated his evidence.

abierto al Concejal de lo que tomó. Pensó que el caso reflejaba un gran crédito para el Concejal por la forma en que lo investigó y sobre la policía en los esfuerzos que hicieron para rastrear a las diversas personas implicadas en esta tragedia y también en la tragedia de Sidney Street que la siguió. Dijo esto para que aquellos que no entendían la deriva de sus observaciones pudieran pensar que significaba alguna reflexión sobre la forma en que se planteó o manejó el caso o sobre el Concejal que llevó el caso a juicio. Era muy acertado que los prisioneros fueran enviados a juicio para que los cargos fueran debidamente investigados en este tribunal.

Se emitió un veredicto de no culpable en cuanto a Dubof, Peters y Vas-sileva en el segundo cargo de la primera acusación. Luego se trajo a Rosen y el juicio procedió a la segunda acusación.

Sr. Juez Grantham. Hay una declaración que deseo hacer en beneficio del jurado. Habiendo examinado con mucho cuidado todas las pruebas de este caso, tengo la firme opinión de que los tres hombres que fueron realmente los principales asesinos (en todo caso, los hombres que, sabemos que estaban disparando), cada uno de ellos se encontró con su perdición. . Ese es mi punto de vista; Puedo estar equivocado. Uno de ellos, Gardstein, era claramente uno de los hombres que disparaban contra los policías. En mi opinión, los otros dos hombres que estaban en la casa eran los dos hombres que fueron quemados en Sidney Street. No hay evidencia que demuestre que el hombre que se llamaba "Pedro el pintor" fuera uno de los asesinos. Puede que me equivoque, pero esa es mi opinión. Es bastante satisfactorio saber que, en cualquier caso, los tres jefes que participaron en él han encontrado su perdición, aunque quizás no de la forma en que a algunos de nosotros nos hubiera gustado.

El Sr. Bodkin abrió brevemente el estuche.

Los agentes de policía POOLE y BAYLISS repitieron su testimonio.

HARRY HARRIS , hijo y asistente de HS Harris, joyero, 119, Houndsditch. Nuestras instalaciones están cerradas los viernes por la noche alrededor de las siete y vuelven a abrir el domingo por la mañana. En la planta baja está la tienda con una pequeña habitación detrás, en la que hay una caja fuerte. Nadie duerme en las instalaciones. Hay una luz encendida toda la noche sobre la caja fuerte. Generalmente hay alrededor de £ 7,000 en joyas en la caja fuerte.

MAX WEILL repitió su testimonio.

El agente de policía WALTER PIPER repitió su testimonio.

Contrainterrogado por el Sr. Stewart. Cuando fui por primera vez al 11, Exchange Buildings, supe que había una mujer viviendo con el hombre allí; Había ido al número 12 y le pregunté a la Sra. Abrahams quién vivía al lado, y ella dijo, un hombre y una mujer extraños que habían estado allí unas tres semanas. No supe si el hombre se llamaba Maurenitz. No vi ninguna señal en este momento de la presencia de una mujer en el número 11.

El inspector WILLIAM THOMAS BRYANT repitió su testimonio.

El agente de policía JAMES MARTIN repitió su testimonio.

Cross-examined by Mr. Stewart. I was in Exchange Buildings from the time the firing commenced till after midnight; I never saw a woman leave No. 11.

Re-examined. I saw nobody, man or woman, leave the house. I tumbled down, and when I got up the shooting was over; it did not last more than 20 or 25 seconds. I did not see the witness Levy. Police-constable ARTHUR STRONGMAN repeated his evidence.

To Mr. Stewart. I did not leave Exchange Buildings until 20 minutes after the firing commenced; I saw no woman; if there had been one there I must have seen her.

Re-examined. I did not see Gardstein leave the house; he must have come out while I was assisting Tucker; so might a woman or any-body else.

Police-constable FREDERICK SMOOTHY spoke to assisting Tucker on his falling.

ISAAC LEVY repeated, substantially, his evidence given yesterday. Mr. Melville was proceeding with his cross-examination, when Mr. Justice Grantham intimated that, in his opinion, the evidence of this witness with regard to the identification of Dubof and Peters was unreliable, and he did not think it worth while to cross-examine him at the same length as he had been previously cross-examined.

Mr. Melville said that, after that intimation, he would not crossexamine further.

Mr. Justice Grantham added that his remark did not apply to the witness's identification of Vassileva, as there was other evidence in support of that.

Cross-examined by Mr. Stewart. When the men stopped and faced me the woman ran up and also faced me. On having the two pistols pointed at me I am not going to say that I did not feel a little bit out of the ordinary, but I was not to mad that I did not know what I was doing. Prior to my picking out Vassileva on February 8 I had read some descriptions in the newspapers.

BENJAMIN BIGGAR , house surgeon, St. Bartholomew's Hospital. In the early morning of December 17 I saw Sergeant Bentley. He died from the two bullet wounds, one in the front of the right shoulder joint and the other on the right side of the neck. I extracted these bullets (Exhibits 122 and 123). Exhibit 122 was found in the back near the spine; it had gone through the body. Exhibit 123 was just under the skin behind the neck. Their direction was from right to left, not down; the man must have been firing from straight opposite.

EDWARD HOLMES RAINLEY . On December 16 I was house surgeon at the London Hospital. Police-constable Choate was brought in on that day with six bullet wounds altogether; he was dead; I found these bullets and portions of bullets in the body. (Exhibits 124, 125, 126, 127, and 128.) On the same night Sergeant Tucker was brought in dead, shot through the heart and stomach. I extracted these two bullets. (Exhibits 129 and 130.)

DR. JOHN JAMES SCANLAN . In December last I was assisting Dr. Bernstein, 53, Commercial Road. At 3.30 a.m., on December 17 two women, whom I now know to be Trasajonsky and Milstein, came. I

Contrainterrogado por el Sr. Stewart. Estuve en Exchange Buildings desde que comenzó el fuego hasta pasada la medianoche; Nunca vi a una mujer irse del número 11.

Reexaminado. No vi a nadie, hombre o mujer, salir de la casa. Me caí, y cuando me levanté, el tiroteo terminó; no duró más de 20 o 25 segundos. No vi al testigo Levy. El agente de policía ARTHUR STRONGMAN repitió su testimonio.

Para el Sr. Stewart. No salí de Exchange Buildings hasta 20 minutos después de que comenzara el fuego; No vi a ninguna mujer; si hubiera habido uno allí, debí haberla visto.

Reexaminado. No vi a Gardstein salir de la casa; debe haber salido mientras yo ayudaba a Tucker; lo mismo podría suceder con una mujer o cualquier otra persona.

El agente de policía FREDERICK SMOOTHY habló para ayudar a Tucker en su caída.

ISAAC LEVY repitió, sustancialmente, su testimonio dado ayer. El Sr. Melville estaba procediendo con su contrainterrogatorio, cuando el Sr. Juez Grantham insinuó que, en su opinión, la evidencia de este testigo con respecto a la identificación de Dubof y Peters no era confiable, y no creía que valiera la pena cruzar -examinarlo de la misma manera que lo habían interrogado anteriormente.

El Sr. Melville dijo que, después de esa insinuación, no volvería a interrogarlo.

El juez Grantham agregó que su comentario no se aplicaba a la identificación de Vassileva por parte del testigo, ya que había otras pruebas que lo respaldaban.

Contrainterrogado por el Sr. Stewart. Cuando los hombres se detuvieron y me enfrentaron, la mujer corrió hacia mí y también me miró. Al tener las dos pistolas apuntándome no voy a decir que no me sentí un poco fuera de lo común, pero no me enojé por no saber lo que estaba haciendo. Antes de elegir a Vassileva el 8 de febrero, había leído algunas descripciones en los periódicos.

BENJAMIN BIGGAR , cirujano interno, Hospital St. Bartholomew. En la madrugada del 17 de diciembre vi al sargento Bentley. Murió por las dos heridas de bala, una en la parte delantera de la articulación del hombro derecho y la otra en el lado derecho del cuello. Extraje estas balas (Anexos 122 y 123). La prueba 122 se encontró en la parte de atrás cerca de la columna vertebral; había atravesado el cuerpo. La prueba 123 estaba justo debajo de la piel detrás del cuello. Su dirección era de derecha a izquierda, no hacia abajo; el hombre debe haber estado disparando desde el lado opuesto.

EDWARD HOLMES RAINLEY El 16 de diciembre fui cirujano a domicilio en el Hospital de Londres. El agente de policía Choate fue traído ese día con seis heridas de bala en total; él estaba muerto; Encontré estas balas y porciones de balas en el cuerpo. (Anexos 124, 125, 126, 127 y 128.) La misma noche, el sargento Tucker fue llevado muerto, con un balazo en el corazón y el estómago. Extraje estas dos balas. (Anexos 129 y 130.)

DR. JOHN JAMES SCANLAN En diciembre pasado estaba ayudando al Dr. Bernstein, 53, Commercial Road. A las 3.30 de la madrugada del 17 de diciembre llegaron dos mujeres, que ahora sé que son Trasajonsky y Milstein. I


accompanied them to 59, Grove Street, where lying on a bed in the front room on the first floor I saw Gardstein. I found a bullet lodging in the front of his chest; the entrance wound was at the back. I did what I could for him and went away. I returned at about 11 a.m., when I found him dead. On the next day I made a post-mortem examination. On the first finger of his right hand there was an abrasion, which might have been caused by shooting with a revolver. I extracted this bullet (Exhibit 75.)

To Mr. Stewart. One of the women had a hat and the other a shawl. I cannot remember what the hat was like. They were both middle height and one of them was of a somewhat slim build. I cannot say the colour of their eyes. I do not think either of them was wearing a dark blue three-quarter jacket. One of them had a pleasant face; I was an hour with her altogether. I subsequently identified Trassjonsky. (To the jury.) I should think a man wounded as this man was would be able to hold up his head for about half a minute after he was wounded.

Re-examined. When I subsequently saw Milstein I thought she might be the other woman who accompanied Trassjonsky. These are photographs of them. (Exhibits 142 and 143.)

HARRY BENNING . In November and December last I was manager to Messrs. Millard, of Houndsditch. Nos. 9, 10, and 11, Exchange Buildings belonged to them and I looked after them. From November 21 to the beginning of December a man named Silsteanu was the occupier of No. 10. I have not the rent book with me. About the third week in November No. 9 was vacant. A man giving the name of Levi came about it; he was dark, clean shaven, had thick lips, a slight turned-up nose, and his face was slightly pimpled. I took him to be a Russian. He was given over to Norris to be shown over the premises. He agreed to take them at a rental of 10s. a week; he paid on November 21. Just about that time No. 11 became vacant and it was offered to Levi. Norris showed him over and he became the tenant on November 30. On December 12 he came and paid a second amount for rent. I never saw him again after that. On December 5 a man of about 5 ft. 10 in. and fair, wearing a trilby hat and a dark overcoat came about No. 9, which was then vacant. I should take him to be a Russian. Norris showed him over. He agreed to take it at 12s. a week and paid a deposit of 5s. On December 12 a man named Goldstein paid the rent; he was a short, dark man with a dark moustache. Exhibit 3 is a photo of the man (Gardstein). He was not the man who had taken the premises; he said he called on behalf of his friend. I never went to Nos. 9 and 11 from November 20 to December 16.

To Mr. Melville. Norris might possibly have been longer with the man who called on December 5 than I was. If Norris says that he was dark and about 5 ft. 6 in. in height with a sallow complexion I should say he was wrong.

To Mr. Stewart. The man who took No. 11 wanted it papered and the man who took No. 9 made no such requirement. No. 9 was in a better condition than No. 11.

BENJAMIN WILLIAM NORRIS . I am in the employ of Millard Brothers. Last November I was sent to show somebody over No. 9,

Los acompañé hasta el 59 de Grove Street, donde, acostado en una cama en la habitación del frente del primer piso, vi a Gardstein. Encontré una bala alojada en la parte delantera de su pecho; la herida de entrada estaba en la espalda. Hice lo que pude por él y me fui. Regresé alrededor de las 11 de la mañana, cuando lo encontré muerto. Al día siguiente hice una autopsia. En el dedo índice de su mano derecha tenía una abrasión, que podría haber sido causada por disparar con un revólver. Extraje esta bala (Anexo 75).

Para el Sr. Stewart. Una de las mujeres tenía sombrero y la otra un chal. No recuerdo cómo era el sombrero. Ambos eran de mediana estatura y uno de ellos era algo delgado. No puedo decir el color de sus ojos. No creo que ninguno de los dos llevara una chaqueta de tres cuartos azul oscuro. Uno de ellos tenía un rostro agradable; Estuve una hora con ella en total. Posteriormente identifiqué a Trassjonsky. (Al jurado.) Creo que un hombre herido como este podría sostener la cabeza en alto durante aproximadamente medio minuto después de ser herido.

Reexaminado. Cuando vi a Milstein posteriormente, pensé que podría ser la otra mujer que acompañaba a Trassjonsky. Estas son fotografías de ellos. (Anexos 142 y 143.)

HARRY BENNING En noviembre y diciembre pasados ​​fui gerente de los señores Millard, de Houndsditch. Nos. 9, 10 y 11, los Edificios de Intercambio les pertenecían y yo los cuidaba. Desde el 21 de noviembre hasta principios de diciembre, un hombre llamado Silsteanu ocupó el número 10. No tengo el libro de alquiler conmigo. Aproximadamente en la tercera semana de noviembre, el número 9 estaba vacante. Un hombre que dio el nombre de Leví se acercó; era moreno, estaba bien afeitado, tenía los labios gruesos, la nariz ligeramente respingona y la cara estaba levemente llena de granos. Lo tomé por ruso. Fue entregado a Norris para que le mostrara las instalaciones. Aceptó llevarlos a un alquiler de 10 chelines. una semana; pagó el 21 de noviembre. Justo en ese momento, el número 11 quedó vacante y se lo ofreció a Levi. Norris lo acompañó y se convirtió en inquilino el 30 de noviembre. El 12 de diciembre vino y pagó una segunda cantidad de alquiler. No lo volví a ver después de eso. El 5 de diciembre, un hombre de unos 5 pies y 10 pulgadas y rubio, con un sombrero de fieltro y un abrigo oscuro, apareció en el número 9, que en ese momento estaba vacío. Debería considerarlo ruso. Norris se lo mostró. Aceptó tomarlo a las 12. a la semana y pagó una fianza de 5s. El 12 de diciembre, un hombre llamado Goldstein pagó el alquiler; era un hombre bajo y moreno con un bigote oscuro. El Anexo 3 es una foto del hombre (Gardstein). No era el hombre que se había apoderado del local; dijo que llamó en nombre de su amigo. 

Nunca fui a los números 9 y 11 del 20 de noviembre al 16 de diciembre. a la semana y pagó una fianza de 5s. 

Para el Sr. Melville. Es posible que Norris haya estado más tiempo con el hombre que llamó el 5 de diciembre que yo. Si Norris dice que era moreno y de unos 5 pies y 6 pulgadas de altura con una tez cetrina, debería decir que estaba equivocado.

Para el Sr. Stewart. El hombre que tomó el número 11 lo quería empapelado y el hombre que tomó el número 9 no hizo tal requisito. El número 9 estaba en mejores condiciones que el número 11.

BENJAMIN WILLIAM NORRIS Estoy empleado por Millard Brothers. En noviembre pasado me enviaron a mostrarle a alguien el número 9,

Exchange Buildings. He was a foreigner. Later on I showed him over No. 11, which he took. Subsequently I showed a man over No. 9. He did not take it. I took him to No. 10 and showed him over that. I am not well to-day. It was the second man who took No. 9. After the time I showed him over there was no furniture there; the shutters were always up. On December 13 a man and boy brought a box, which they took in there; they opened the door with a key. After No. 11 was taken I saw a woman there. I should recognise her if I saw her. I do not see her here.

To Mr. Melville. The man whom Mr. Benning asked me to show over No. 9 at the end of November was dark and he had a sallow complexion.

To Mr. Stewart. I never had an opportunity to see what furniture was put into No. 11. I never saw a woman go into No. 9. (To the Court.) The man who took No. 11 was named Levi; he was clean shaven; had a sallow complexion with pimples. I never saw the tenant of No. 9 in the place at all.

ENRICO MALATESTA , engineer, 112, High Street, Islington. I have a workshop at 15, Duncan Terrace, where 1 keep various kinds of tools and a furnace. This photograph (Exhibit 3) is of a man who worked there. I did not know his name; I know now that he was Gardstein; I called him "The Russian," as he came from Russia. I first saw him about fifteen months ago; I met him in a club in Jubilee Street; it was a working men's club—an Anarchist club. He asked me if I could give him the use of my tools because he had an invention to develop. He used to turn and file pieces of metal, but I did not see him often as I was not working in the workshop much then. I did not pay him anything nor he me. He could only speak a few words of English or French, so we talked very little. I used to leave the key with my landlord to give him. Some time before December 16 I had the idea of brazing metals by means of oxygen. I may have had a few words with Gardstein about it. For the purpose of my experiments I bought a cylinder of oxygen, a pressure gauge, a spanner, an adaptor, and a pair of goggles from Messrs. Broadhurst. I bought at first a 6 ft. cylinder and afterwards a 40 ft. cylinder. On December 14 a man came and asked me where he could buy a cylinder of oxygen as he had a dynamite shock to make. I agreed to sell him all the things I had bought for £5. I wrote to Broadhurst's, asking them to fetch the 40 ft. cylinder and fill it with oxygen, which they did. This man paid me £1 and the man who fetched (about 4 p.m. on December 16) the things paid me the balance, £4. I think Gardstein was there on the morning of that day. I have since identified the things that I sold.

EDWARD JOHN CRAIGIE , secretary, British Asbestos Company, 132, Commercial Street. Amongst the goods with which we deal are slabs of asbestos which can be used as fire-proof partitions to shield a person from intense heat. On December 10 a man called, I should say he was a Russian. He did not know exactly what he wanted. I eventually sold him these two sheets of asbestos (Exhibits 5a and 5b),

Intercambio de edificios. El era un extranjero. Más tarde le mostré el número 11, que tomó. Posteriormente le mostré a un hombre el número 9. No lo tomó. Lo llevé al número 10 y le mostré eso. No estoy bien hoy. Fue el segundo hombre que tomó el número 9. Después del tiempo que le mostré no había muebles allí; las persianas siempre estaban abiertas. El 13 de diciembre, un hombre y un niño trajeron una caja, que se llevaron allí; abrieron la puerta con una llave. Después de que se llevaron el número 11, vi a una mujer allí. La reconocería si la viera. No la veo aquí.

Para el Sr. Melville. El hombre a quien el Sr. Benning me pidió que mostrara el número 9 a fines de noviembre era moreno y tenía una tez cetrina.

Para el Sr. Stewart. Nunca tuve la oportunidad de ver qué muebles se colocaron en el No. 11. Nunca vi a una mujer entrar en el No. 9. (Al tribunal). El hombre que tomó el No. 11 se llamaba Levi; estaba bien afeitado; tenía una tez cetrina con granos. Nunca vi al inquilino del No. 9 en el lugar.

ENRICO MALATESTA , ingeniero, 112, High Street, Islington. Tengo un taller en el número 15 de Duncan Terrace, donde guardo varios tipos de herramientas y un horno. Esta fotografía (Anexo 3) es de un hombre que trabajaba allí. No supe su nombre; Ahora sé que era Gardstein; Lo llamé "El Ruso", ya que venía de Rusia. Lo vi por primera vez hace unos quince meses; Lo conocí en un club de Jubilee Street; era un club de hombres trabajadores, un club anarquista. Me preguntó si podía darle el uso de mis herramientas porque tenía un invento que desarrollar. Solía ​​girar y limar piezas de metal, pero no lo veía a menudo porque entonces no trabajaba mucho en el taller. No le pagué nada ni él a mí. Solo podía hablar unas pocas palabras en inglés o francés, por lo que hablamos muy poco. Solía ​​dejar la llave a mi casero para que se la diera. Algún tiempo antes del 16 de diciembre tuve la idea de soldar metales mediante oxígeno. Puede que haya tenido unas palabras con Gardstein al respecto. Para mis experimentos, compré una botella de oxígeno, un manómetro, una llave inglesa, un adaptador y un par de gafas de los señores Broadhurst. Compré al principio un cilindro de 6 pies y luego un cilindro de 40 pies. El 14 de diciembre vino un hombre y me preguntó dónde podía comprar un cilindro de oxígeno porque tenía que hacer una descarga de dinamita. Acepté venderle todas las cosas que había comprado por £ 5. Escribí a Broadhurst's, pidiéndoles que trajeran el cilindro de 40 pies y lo llenaran de oxígeno, lo cual hicieron. Este hombre me pagó £ 1 y el hombre que trajo (alrededor de las 4 pm del 16 de diciembre) las cosas me pagó el saldo, £ 4. Creo que Gardstein estuvo allí la mañana de ese día. Desde entonces he identificado las cosas que vendí.

EDWARD JOHN CRAIGIE , secretario, British Asbestos Company, 132, Commercial Street. Entre los productos con los que trabajamos se encuentran losas de amianto que pueden utilizarse como tabiques ignífugos para proteger a una persona del calor intenso. El 10 de diciembre llamó un hombre, debería decir que era ruso. No sabía exactamente lo que quería. Finalmente le vendí estas dos láminas de asbesto (Anexos 5a y 5b),

for which he paid me 9s. 6d. On December 23 I was at Bishopsgate Police Station where I saw some men, amongst whom I saw Peters; he reminded me very much of the man who came in.

To Mr. Melville. It was about 12.45 p.m. when he called. I described him as "a Russian; about 5 ft. 6 in. or a little over; sallow; somewhat dark; sandy coloured moustache; about 26; high cheek bones; pimples on the face." I will not swear positively it was Peters.

THOMAS JONES , case maker, Bethnal Green. On December 10 foreigner asked me to make a box and I made this one (Exhibit 6), and it will just take this cylinder (Exhibit 10). I do not positively recognise Exhibit 3 as his photograph, but it is very like him. He paid me 2s. 9d. for the case.

[It was arranged that the jury should be taken to the neighbourhood of Exchange Buildings. The jury went there several times in the course of the case.]

por lo que me pagó 9 chelines. 6d. El 23 de diciembre estaba en la comisaría de Bishopsgate, donde vi a algunos hombres, entre los que vi a Peters; me recordaba mucho al hombre que entró.

Para el Sr. Melville. Eran alrededor de las 12.45 horas cuando llamó. Lo describí como "un ruso; alrededor de 5 pies 6 pulgadas o un poco más; cetrino; algo oscuro; bigote color arena; alrededor de 26; pómulos altos; granos en la cara". No juro positivamente que fue Peters.

THOMAS JONES , fabricante de estuches, Bethnal Green. El 10 de diciembre un extranjero me pidió que hiciera una caja y yo hice esta (Anexo 6), y solo tomará este cilindro (Anexo 10). No reconozco positivamente el Anexo 3 como su fotografía, pero se parece mucho a él. Me pagó 2 chelines. 9d. para el caso.

[Se dispuso que el jurado fuera llevado al barrio de Exchange Buildings. El jurado fue allí varias veces durante el curso del caso.]


(Wednesday, May 3.)

GEORGE SMITH . On the night of December 16 I was employed flushing gullies in Cobb Street. It was a very windy night; I heard sounds as if boards were being blown down. About 11.40 I saw four men, foreigners, coming from the direction of Arrow Alley; one was being helped along by two of the others. Walking very fast they turned into Short Street, and then into Wentworth Street. Exhibit 3 is a photo of the man I saw being helped along.

To Mr. Stewart. It was five or ten minutes after I heard the sounds that I saw the men; I saw no woman.

JOHN RICHARDSON , a man who was working on the roadway in Wentworth Street, said that about 11.40 he saw four men going sharply up Goulston Street, one of whom he thought was drunk; they had their backs to witness.

Superintendent JOHN OTTAWAY, Detective Department, City Police-About midnight on December 16, having heard of these occurrences, I went to Exchange Buildings; the wounded officers had been removed, but the place was surrounded with police. I went into No. 11; in the ground floor room the gas was alight, a fire was burning brightly, and on the table were some eatables, as if some persons had been eating there; there were an armchair and three ordinary chairs and a couch in that room. In the first-floor room there were a bed with bedding, a table and a chair; the second-floor room was quite empty. In a cupboard under the stairs I found the two bottles (Exhibits 104a and 104b). I went into No. 10; the house was quite empty; in the yard was a kind of stall board, like the top of a coster's barrow. The separating wall between 9, 10, and 11 was about seven feet high; on the top of the wall there were signs of persons having clambered over from 11 to 10, and from 10 to 9; the stall board would assist in that purpose. I went into No. 9; there was no furniture in it. On the street door there were two locks, one new and

(Miércoles 3 de mayo).

GEORGE SMITH La noche del 16 de diciembre estuve trabajando en la limpieza de barrancos en Cobb Street. Fue una noche muy ventosa; Escuché sonidos como si estuvieran derribando tablas. Alrededor de las 11.40 vi a cuatro hombres, extranjeros, que venían de la dirección de Arrow Alley; uno estaba siendo ayudado por dos de los otros. Caminando muy rápido, entraron en Short Street y luego en Wentworth Street. El Anexo 3 es una foto del hombre al que vi ayudado.

Para el Sr. Stewart. Cinco o diez minutos después de escuchar los sonidos vi a los hombres; No vi a ninguna mujer.

JOHN RICHARDSON , un hombre que estaba trabajando en la calzada en Wentworth Street, dijo que alrededor de las 11.40 vio a cuatro hombres subiendo bruscamente por Goulston Street, uno de los cuales pensó que estaba borracho; tenían sus espaldas para presenciar.

Superintendente JOHN OTTAWAY, Departamento de Detectives, Policía de la Ciudad. Aproximadamente a la medianoche del 16 de diciembre, habiendo escuchado de estos sucesos, fui a Exchange Buildings; los oficiales heridos habían sido retirados, pero el lugar estaba rodeado de policías. Entré en el número 11; en la habitación de la planta baja estaba encendido el gas, un fuego ardía intensamente y sobre la mesa había algunos comestibles, como si alguna persona hubiera estado comiendo allí; había un sillón y tres sillas ordinarias y un sofá en esa habitación. En la habitación del primer piso había una cama con ropa de cama, una mesa y una silla; la habitación del segundo piso estaba bastante vacía. En un armario debajo de las escaleras encontré las dos botellas (Anexos 104a y 104b). Entré en el número 10; la casa estaba completamente vacía; en el patio había una especie de tabla de establos, como la parte superior de la carretilla de un coster. El muro de separación entre 9, 10 y 11 tenía unos dos metros de altura; en la parte superior del muro había señales de personas que habían subido de 11 a 10, y de 10 a 9; el tablero del puesto ayudaría en ese propósito. Entré en el número 9; no había muebles en él. En la puerta de la calle había dos cerraduras, una nueva y otra

one old. In the front room was a coil of 63 feet of india rubber piping (Exhibit 4); this tubing was just sufficient to go from the gas bracket in the room at No. 9 to the safe in Harris's back room. I also found four sheets of asbestos fibrous plaster (Exhibits 5a and 5b); two boxes (6 and 8); a carpenter's bit (7); a bag of sand, and some mortar recently mixed; a 40-feet gas cylinder (10). In the closet at the back of No. 9 there was on the seat some brown paper spread on which was a quantity of brick rubbish and some tools, drills, crowbars, etc. Against the seat of the closet there was a large opening in the brickwork of the dividing wall between the yard and the back of Harris's shop. I found later that the new lock on the door of No. 9 (Exhibit 39) could be opened from the outside; Exhibit 38, the key of that lock, was found on the body of Gardstein. I afterwards went to 59, Grove Street; there were there some chairs similar to those found at 11, Exchange Buildings.

To Mr. MELVILLE. None of the exhibits I have mentioned were found on the persons or in the homes of Peters or Dubof. They are indicted together with Gardstein, Fritz, Josef, Hotfman, Levi, and others. Gardstein was found shot at 59, Grove Street; Fritz lived at that place with Millstein; Peter the Painter had a room there. The bodies of Fritz and Josef were found burnt at 100, Sidney Street, on January 3. Since December 16, Peter the Painter has never been seen. 36, Lindley Street was the lodging of Hoffman. I know that Marx went to 59, Grove Street on the night of December 16; he has not been found; we think he is abroad; we never discovered where he had been living. No firearms or ammunition of any sort have been found in the possession of Dubof or Peters. About the 19th or 20th of December an official description was circulated of Dubof. We found him at his lodgings on the 22nd. Marx was a Russian. The photograph produced (Exhibit 144) has been identified as of him. Dubof was traced to 22, Galloway Road, Shepherd's Bush, by his name and address being found at 59, Grove Street, also by a picture found there signed "Zurka," dated" 15th December, 1910." (Exhibit 55.)

To Mr. Stewart. I understand that Josef used to visit 11, Exchange Buildings. The furniture in the rooms at 11, Exchange Buildings was such as is characteristic of any poor tenement. In order for anybody to obtain access by the back from No. 9, to 11, Exchange Buildings, or vice versa, it would be necessary for him or her to climb first of all over the seven-feet retaining wall; in the yard of No. 9 there is also a cistern, but there is sufficient room for a person to pass between the wall and the cistern. When I gave eidence before the Coroner on February 3, I said that no finger prints of any value to the police had been found. The bottles produced to-day had then been found, but the marks had not then been identified as finger prints. We have made the fullest inquiries as to Vassileva; she has never been in trouble in England before. She came to England about four years ago, then being about 19 years old. I know that about that time there was a large incursion to this country of Russian Jews; I do not know anything about political or racial

uno viejo. En la sala del frente había una bobina de 63 pies de tubería de caucho india (Anexo 4); este tubo era suficiente para ir desde el soporte de gas en la habitación del número 9 hasta la caja fuerte en la habitación trasera de Harris. También encontré cuatro láminas de yeso fibroso de amianto (Anexos 5a y 5b); dos cajas (6 y 8); una broca de carpintero (7); un saco de arena y un poco de mortero recién mezclado; un cilindro de gas de 40 pies (10). En el armario de la parte trasera del número 9 había sobre el asiento un papel de estraza sobre el que había una cantidad de ladrillos y algunas herramientas, taladros, palancas, etc. Contra el asiento del armario había una gran abertura en el armario. albañilería de la pared divisoria entre el patio y la parte trasera de la tienda de Harris. Más tarde descubrí que la nueva cerradura de la puerta del número 9 (Anexo 39) se podía abrir desde el exterior; Anexo 38, la llave de esa cerradura, fue encontrado en el cuerpo de Gardstein. Luego fui al 59 de Grove Street; había algunas sillas similares a las que se encuentran en 11, Exchange Buildings.

Al Sr. MELVILLENinguna de las exhibiciones que he mencionado se encontró en las personas o en las casas de Peters o Dubof. Están acusados ​​junto con Gardstein, Fritz, Josef, Hotfman, Levi y otros. Gardstein fue encontrado baleado en el 59 de Grove Street; Fritz vivía en ese lugar con Millstein; Pedro el pintor tenía una habitación allí. Los cuerpos de Fritz y Josef fueron encontrados quemados en 100, Sidney Street, el 3 de enero. Desde el 16 de diciembre, nunca se ha visto a Peter the Painter. 36, Lindley Street fue el alojamiento de Hoffman. Sé que Marx fue al 59 de Grove Street la noche del 16 de diciembre; no ha sido encontrado; creemos que está en el extranjero; nunca supimos dónde había estado viviendo. No se han encontrado armas de fuego o municiones de ningún tipo en posesión de Dubof o Peters. Hacia el 19 o 20 de diciembre se circuló una descripción oficial de Dubof. Lo encontramos en su alojamiento el día 22. Marx era ruso. La fotografía producida (Anexo 144) ha sido identificada como suya. Dubof fue rastreado hasta 22, Galloway Road, Shepherd's Bush, por su nombre y dirección que se encuentran en 59, Grove Street, también por una foto que se encuentra allí firmada "Zurka", fechada "15 de diciembre de 1910". (Anexo 55.)

Para el Sr. Stewart. Entiendo que Josef solía visitar 11 edificios de intercambio. El mobiliario de las habitaciones del 11, Exchange Buildings era el característico de cualquier vivienda pobre. Para que cualquier persona pueda acceder por la parte trasera desde el N ° 9, al 11, Edificios de Intercambio, o viceversa, sería necesario que él o ella trepara primero por el muro de contención de siete pies; en el patio del No. 9 también hay una cisterna, pero hay espacio suficiente para que una persona pase entre la pared y la cisterna. Cuando di mi testimonio ante el forense el 3 de febrero, dije que no se habían encontrado huellas dactilares de ningún valor para la policía. Las botellas producidas hoy habían sido encontradas, pero las marcas no habían sido identificadas como huellas dactilares. Hemos hecho las más completas averiguaciones sobre Vassileva; nunca antes había tenido problemas en Inglaterra. Llegó a Inglaterra hace unos cuatro años, y entonces tenía unos 19 años. Sé que por esa época hubo una gran incursión a este país de judíos rusos; No se nada de politica ni racial

persecutions in Russia; no doubt the immigrants are of the respectable class as well as otherwise. Vassileva earned her living for some time as a cigarette maker in a tobacconist's establishment in Commercial Road, and other establishments. I do not know that she is the daughter of a chef who earns his livelihood in the Palace at St. Petersburg. I do not know what wages she earned; I suppose she was just a poor girl without superfluous goods. I was not aware that she had been the mistress of a man.

CHARLES COLLINS , Chief Inspector of the Finger Print Department, New Scotland Yard. I have had 10 years experience in finger-print work, and have had hundreds of thousands of finger-print impressions; I have never met a case in which the finger impressions of two different persons have corresponded. On December 17 I received the two bottles (Exhibits 104a and 104b) and took photographs of finger-print marks upon them. On February 15 I took finger impressions of Vassileva. I produce enlarged portraits of these, which enables me to say that the marks on the bottles correspond with the impressions of Vassileva's finger prints.

Police-constable JOHN GRIMES deposed to finding at 11, Exchange Buildings on the night of December 16 a blowpipe, a pressure gauge, a screwdriver, a file, clothes brush (Exhibit 23), a right-hand glove (Exhibit 24), an electrical pocket lamp, some wax candles, a paint brush and some knives and forks and spoons.

LIZZIE KATZ , wife of Mark Katz, 59, Grove Street. In the first week of November two men called upon me and I agreed to let them the front and back rooms on the first floor. One man was named Fritz, the other gave no name; Fritz occupied the back room, the other man the front. I gave to Fritz a door key (Exhibit 113). A woman called Luba Millstein lived with Fritz in the back room. They continued to live there till December 16, after which I did not see the two men again. I did not know anything of what had happened at my house until the police came the next morning. I was then shown a man's dead body. I had seen that man once or twice before going up stairs to see my lodgers. Dubof and Rosen also visited there. Dubof, I think, came to see Fritz; it was a long time before December 16 that he came. I saw Rosen there about a fortnight before December 16. A woman called Trassjonsky used also to come.

To Mr. Bryan. Other people called besides Dubof and Rosen, among them Gardstein and Hoffman.

Detective-inspector ERNEST THOMPSON . Trassjonsky was detained by the police on December 17; Millstein on the 18th. On the morning of the 17th I went to 59, Grove Street, and found the dead body of Gardstein. Sergeant Richardson examined the man's clothing; on it were found 30 cartridges (Exhibit 37), a key of the new lock to 9, Exchange Buildings (Exhibit 38), and a drill; there was an overcoat on the bed with a bullet hole through it; in one of the pockets were seven cartridges in a carrier; under the pillow was a Dreise pistol; two left-hand gloves, a pair of gas pliers, a door key of 59, Grove Street. We also found another magazine with six cartridges in it,

persecuciones en Rusia; sin duda, los inmigrantes son de la clase respetable, así como de otra clase. Vassileva se ganó la vida durante algún tiempo como fabricante de cigarrillos en un estanco en Commercial Road y otros establecimientos. No sé si es hija de un chef que se gana la vida en el Palacio de San Petersburgo. No sé qué salario ganaba; Supongo que era solo una chica pobre sin bienes superfluos. No sabía que ella había sido la amante de un hombre.

CHARLES COLLINS , inspector jefe del departamento de huellas dactilares , New Scotland Yard. He tenido 10 años de experiencia en el trabajo de huellas dactilares y he tenido cientos de miles de impresiones dactilares; Nunca he conocido un caso en el que las impresiones de los dedos de dos personas diferentes hayan correspondido. El 17 de diciembre recibí las dos botellas (Anexos 104a y 104b) y tomé fotografías de las huellas dactilares en ellas. El 15 de febrero tomé impresiones digitales de Vassileva. Realizo retratos ampliados de estos, lo que me permite decir que las marcas en las botellas se corresponden con las impresiones de las huellas dactilares de Vassileva.

El agente de policía JOHN GRIMES fue declarado culpable de encontrar en el 11, Exchange Buildings, la noche del 16 de diciembre, una cerbatana, un manómetro, un destornillador, una lima, un cepillo de ropa (Anexo 23), un guante de la mano derecha (Anexo 24), un lámpara de bolsillo eléctrica, algunas velas de cera, un pincel y algunos cuchillos, tenedores y cucharas.

LIZZIE KATZ , esposa de Mark Katz, 59, Grove Street. En la primera semana de noviembre, dos hombres me visitaron y acepté dejarles las habitaciones delantera y trasera del primer piso. Un hombre se llamaba Fritz, el otro no dio nombre; Fritz ocupaba el cuarto de atrás, el otro hombre al frente. Le di a Fritz una llave de la puerta (Anexo 113). Una mujer llamada Luba Millstein vivía con Fritz en la trastienda. Continuaron viviendo allí hasta el 16 de diciembre, después de lo cual no volví a ver a los dos hombres. No supe nada de lo que había sucedido en mi casa hasta que llegó la policía a la mañana siguiente. Luego me mostraron el cadáver de un hombre. Había visto a ese hombre una o dos veces antes de subir las escaleras para ver a mis huéspedes. Dubof y Rosen también visitaron allí. Dubof, creo, vino a ver a Fritz; Fue mucho antes del 16 de diciembre que vino. Vi a Rosen allí unos quince días antes del 16 de diciembre.

Para el Sr. Bryan. Otras personas llamaron además de Dubof y Rosen, entre ellos Gardstein y Hoffman.

El inspector-detective ERNEST THOMPSON . Trassjonsky fue detenido por la policía el 17 de diciembre; Millstein el día 18. En la mañana del 17 fui al 59 de Grove Street y encontré el cadáver de Gardstein. El sargento Richardson examinó la ropa del hombre; en él se encontraron 30 cartuchos (Anexo 37), una llave de la nueva cerradura al 9, Edificios de intercambio (Anexo 38) y un taladro; había un abrigo en la cama con un agujero de bala a través de él; en uno de los bolsillos había siete cartuchos en un portador; debajo de la almohada había una pistola Dreise; dos guantes para la mano izquierda, un par de tenazas de gas, una llave de la puerta 59, Grove Street. También encontramos otra revista con seis cartuchos,

another with seven cartridges unexploded. On the table was a cloth cap and in it 13 loose cartridges and some rifle bullets, a card-board box with 50 cartridges for a Mauser pistol, a cartridge belt, a dagger, a violin, a tambourine, a mandoline, a water-colour drawing signed "Zurka 15/12/10" (Exhibit 55), a piece of paper (Exhibit 56) containing the name of "Y. Dubof, 20, Galloway Road, Shepherd's Bush." In the front room were two upholstered chairs, en suite with those found at 11, Exchange Buildings. In the back room I found Trassjonsky burning papers at the grate, including some photographs, one of Luba Millstein. I afterwards went to Trassjonsky's room at 10, Settle Street, and there found a pawnbroker's contract (Exhibit 120). On December 22 I saw Dubof write something (Exhibit 121); the writing on Exhibit 120 is the same as that on Exhibit 121. The watch is pawned in the name of Charles Somerfold, 40, Gould Street. At 59, Grove Street, I found in the front room a greenish bag (Exhibit 94).

To Mr. Melville. The violin, tambourine, and mandoline I found in the front room; that was the room occupied by Peter the Painter; in the same room I found the picture (Exhibit 55) and Exhibit 56. I got to 59, Grove Street, just after 1 p.m. on the 17th; the burglarious exhibits were all found in the front room; the room seemed in a state of disturbance, with things scattered about. When I asked Dubof for a specimen of his writing he made no objection to writing Exhibit 121. I have not before been called to give evidence as to similarity of handwriting; I was asked to make the comparison here because Exhibit 121 was written by Dubof in my presence. I have had no opportunity of seeing the writing of Peter the Painter, or Fritz, or Marx, or Gardstein.

ERNEST GOODWIN , of Ely Brothers, Edmonton. I have had considerable experience in examining different kinds of pistols. Exhibits 63 and 66 are Mauser auto-pistols of 301 calibre; they are of German make. The barrels are rifled with four lands. These bullets, Exhibit 31, 32, 84, 86, 126, 127, and 131 have been fired from them. Exhibit 115 is a Browning automatic Belgian pistol rifled with five lands, the calibre being 7.65 millmetres. Exhibit 75 has been fired from it. Exhibits 122, 123, 124, 125, 129, and 130 are bullets which could have been fired from Exhibit 2 which is a Dreise magazine pistol rifled with four lands. This box (Exhibit 50) contains cartridges which are suitable for Exhibit 63 and 66. Exhibit 77 is another Browning automatic Belgian pistol rifled with six lands. I have seen no bullets that could be fired from such a pistol. The bullets carry over 1,000 yards. Brownings and Dreises are dangerous up to about 550 fyards.

GEORGE LILYCROP RICHARDSON , 8, Hopwood Street, Shepherd's Bush. Last year I was in the employ of a rubber company in Chis-wick. One day last October I was looking in a shop in Uxbridge Road when Dubof came out and knocked into me. I had not seen him before as far as I know. He turned round and apologised, saying, "Accident, accident." I believe he was reading a paper or a

otro con siete cartuchos sin explotar. Sobre la mesa había una gorra de tela y en ella 13 cartuchos sueltos y algunas balas de rifle, una caja de cartón con 50 cartuchos para una pistola Mauser, una cartuchera, una daga, un violín, una pandereta, una mandolina, un agua- dibujo a color firmado "Zurka 15/12/10" (Anexo 55), una hoja de papel (Anexo 56) que contiene el nombre de "Y. Dubof, 20, Galloway Road, Shepherd's Bush". En la sala del frente había dos sillas tapizadas, en suite con las que se encuentran en 11, Exchange Buildings. En la trastienda encontré a Trassjonsky quemando papeles junto a la rejilla, incluidas algunas fotografías, una de Luba Millstein. Luego fui a la habitación de Trassjonsky en el número 10 de Settle Street, y allí encontré el contrato de un prestamista (Anexo 120). El 22 de diciembre vi a Dubof escribir algo (Anexo 121); la escritura de la Prueba 120 es la misma que la de la Prueba 121. El reloj está empeñado a nombre de Charles Somerfold, 40, Gould Street. En el 59 de Grove Street, encontré en la sala del frente una bolsa verdosa (Anexo 94).

Para el Sr. Melville. El violín, la pandereta y la mandolina los encontré en la sala del frente; esa era la habitación que ocupaba Pedro el Pintor; en la misma habitación encontré la foto (Anexo 55) y el Anexo 56. Llegué al 59, Grove Street, poco después de la 1 pm del día 17; las exhibiciones de robo se encontraron todas en la sala del frente; la habitación parecía en un estado de perturbación, con cosas esparcidas. Cuando le pedí a Dubof una muestra de su escritura, no hizo ninguna objeción a escribir la Prueba 121. No me habían llamado antes para que diese pruebas de la similitud de la escritura; Se me pidió que hiciera la comparación aquí porque el Anexo 121 fue escrito por Dubof en mi presencia. No he tenido oportunidad de ver la escritura de Peter the Painter, o Fritz, o Marx, o Gardstein.

ERNEST GOODWIN , de Ely Brothers, Edmonton. Tengo una experiencia considerable en el examen de diferentes tipos de pistolas. Los anexos 63 y 66 son pistolas automáticas Mauser de calibre 301; son de fabricación alemana. Los cañones están estriados con cuatro tierras. Estas balas, Exhibit 31, 32, 84, 86, 126, 127 y 131 han sido disparadas por ellos. El Anexo 115 es una pistola belga automática Browning estriada con cinco tierras, el calibre es de 7,65 milímetros. Se ha disparado el Anexo 75. Los Anexos 122, 123, 124, 125, 129 y 130 son balas que podrían haber sido disparadas desde el Anexo 2, que es una pistola de cargador Dreise estriada con cuatro puntas. Esta caja (Anexo 50) contiene cartuchos que son adecuados para los Anexos 63 y 66. El Anexo 77 es otra pistola belga automática Browning estriada con seis puntas. No he visto balas que pudieran dispararse con una pistola así. Las balas transportan más de 1,000 yardas. Brownings y Dreises son peligrosos hasta alrededor de 550 fyards.

GEORGE LILYCROP RICHARDSON , 8, Hopwood Street, Shepherd's Bush. El año pasado trabajaba en una empresa de caucho en Chis-wick. Un día de octubre pasado estaba mirando en una tienda en Uxbridge Road cuando Dubof salió y me golpeó. Hasta donde yo sé, no lo había visto antes. Se volvió y se disculpó diciendo: "Accidente, accidente". Creo que estaba leyendo un papel o un





1 comentario: