Apuntes Personales y de Derecho de las Universidades Bernardo O Higgins y Santo Tomas.


1).-APUNTES SOBRE NUMISMÁTICA.

2).- ORDEN DEL TOISÓN DE ORO.

3).-LA ORATORIA.

4).-APUNTES DE DERECHO POLÍTICO.

5).-HERÁLDICA.

6).-LA VEXILOLOGÍA.

7).-EDUCACIÓN SUPERIOR.

8).-DEMÁS MATERIAS DE DERECHO.

9).-MISCELÁNEO


viernes, 24 de marzo de 2017

281.-El vestuario y educación de los Abogados y Jueces Ingleses





Un reglamento de 1635 –las Judges´ Rules elaboradas por los magistrados de tribunales Wéstminster– regulo la indumentaria judicial, por primera vez en Gran Bretaña, con el objetivo de que se transmitiera una imagen de dignidad e imparcialidad en los juicios; hasta ese momento, cada juez vestía según su propio criterio aunque solía respetarse una ley no escrita, de finales de la Edad Media, que fue imponiendo la costumbre de utilizar tonos morados y túnicas de pieles en invierno y ropa de color verde confeccionada en tafetán para el verano; reservando el rojo para las grandes ceremonias. De hecho, hoy en día, los jueces de la High Court, todavía utilizan el vestido ceremonial tal y como se estableció en aquel documento del siglo XVII.

A la hora de cubrirse la cabeza, estas Reglas de los Jueces prescribieron que podían utilizar una cofia de lino blanco, seguido de un solideo negro y un gorro del mismo color; entonces, ¿cuándo y cómo se introdujo la moda de que los jueces ingleses llevasen peluca?
Tras el breve periodo de gobierno de Oliver Cromwell, el rey Carlos II de Inglaterra y Escocia (1630-1685) reinstauró la monarquía,  regresando a Londres desde su exilio en Francia, donde adoptó muchas de las costumbres habituales de la corte de Luis XIV, como la de utilizar pelucas.
 Hacia 1680, aquella moda se impuso entre los nobles ingleses y se acabó extendiendo a todos los profesionales del Derecho, en especial, a los Jueces y Abogados, convirtiéndose en una seña de identidad de la justicia inglesa que sólo empezó a eliminarse en la judicatura a partir de 2008 y no en todas las instancias judiciales.
A finales del siglo XVII también surgieron los primeros comercios especializados; el más famoso  Ede & Ravenscraft, fundado en 1689 por William y Martha Shudall para fabricar pelucas, naturales y de crin de caballo, y confeccionar togas; una compañía que aún mantiene su actividad comercial y su prestigio, desde su antigua sede en el número 93 de Chancery Lane, cerca del Palacio de Justicia y del Inns of Court, una asociación profesional a la que deben colegiarse los abogados.


1).-Lord Canciller de Gran Bretaña

lord Canciller
Lord Canciller
Lord Canciller

 

2.-Los Magistrados de  la Corte Suprema de Reino Unido.

En ocasiones ceremoniales, como la apertura del Parlamento y de la ceremonia en la Abadía de Westminster para marcar el inicio del año judicial, y también en la toma de posesión de un nuevo miembro de la Corte, los jueces llevan túnicas ceremoniales de damasco de seda,  negro recortan con el cordón de oro y ranas en el mismo patrón que túnica ceremonial del Lord Canciller.  El manto tiene ninguna cola, y los de cuello y hombro tapas solapa lleva la insignia de la Corte Suprema de justicia.
 Los jueces no usan pelucas o vestido de corte, ejercicio de sus funciones  judiciales.y  otras ocasiones, los jueces usan ropa formal. Esto sigue a la convención adoptada por el Comité de Apelaciones de la Cámara de los Lores, que era, técnicamente, no es un tribunal, sino una comisión de esa Cámara.

Corte Suprema de Reino Unido


magistrados  de la corte suprema

 

3).-Lord juez jefe de Inglaterra y Gales

The Lord Chief Justice


El Presidente del Tribunal Supremo, cuando usa traje, viste como un juez de la Corte con la distinción de una cola a su túnica escarlata. En ocasiones ceremoniales que lleva la capucha escarlata y la piel y el manto, y además de una medalla de oro de la cadena de la oficina en la forma de un cuello de ese.

 

4).-Los magistrados de la Corte de apelaciones



Los jueces de la Corte de Apelaciones, Sala de lo Penal, usan el mismo vestido de seda negro y capa corte como QC (Consejero de Reina), junto con la peluca corta banca.
 Los magistrados de la Sala de lo Civil hicieron lo mismo hasta 2008, pero que ahora visten  la túnica de estilo nuevo.El uso de vestidos negros lisos en el Tribunal de Apelación de fechas  desde el origen de la Corte en la década de 1870, cuando fue ocupada por los jueces de la  Cancillería que estaban acostumbrados a esta forma de vestir.En ocasiones ceremoniales, todos  los jueces del Tribunal de Apelación llevan la peluca llena de fondo, junto con un vestido  de seda negro del damasco, entrenados y fuertemente adornados con bordados de oro,  sobre la capa de tenis, puños de encaje y chorrera, pantalones negros, medias y zapatos de hebilla .

 


5).-Los Jueces de la Alta Corte de Justicia.
Los jueces de la Corte de alta en el vestido de gala

Las túnicas judiciales siempre han exhibido la variedad trajes de juez, el tipo de corte y otras actividades sociales.

 Además de los trajes, los jueces han llevado generalmente una peluca corta banco cuando se trabaja en la corte (reservando la peluca larga para ocasiones ceremoniales) y un cuello de pajarita y bandas en el cuello.
Todos los jueces en los casos penales continúan usando estas formas tradicionales de vestido, que se describen con más detalle a continuación, Los jueces en casos civiles y de familia, sin embargo, desde 2008 se han llevado un nuevo diseño de la bata de trabajo sin peluca, collar o bandas; esta llanura, vestido de oscuro, con cremallera (de 'gabardina azul medianoche con revestimientos en color azul marino de terciopelo') se usa sobre un traje formal (Ambo o terno) y corbata.

Se preveía inicialmente que los jueces de circuito que se sientan en el Tribunal Superior serían asimismo adoptar el traje de nuevo estilo (con lengüetas de color púrpura), pero optó por conservar su túnica violeta (como lleva en la Corte del Condado). 

En ocasiones ceremoniales especiales (tales como la apertura del año judicial) formas más elaboradas de la vestimenta tradicional se usan, por jueces civiles y penales por igual.


Las bandas son de color rojo para los jueces del Tribunal Superior, púrpura para Jueces de Circuito y Jueces de Distrito son azules.

juez de corte penal

En ocasiones ceremoniales, todos los jueces de Alta Corte  usan una peluca  grande de fondo tradicional, la túnica escarlata pelaje (como se describe a continuación, con pañuelo, faja y tippet), con una capucha a juego y el manto, además. Por debajo, los pantalones se llevan con medias y zapatos de hebilla. El judicial gorro negro se lleva.

División de la banca de la Reina: Cuando se trate de primera instancia negocio criminal de un Tribunal Superior de juez del Tribunal de la Reina de la División lleva un manto de escarlata con revestimientos de piel, un pañuelo negro y la cintura (cintura), y una "fundición-hood 'escarlata (tippet) desgastado sobre el hombro. Además, el juez lleva un cuello de pajarita, bandas, y una peluca corta.
(Antes de 2008 este traje sólo era usado en los meses de invierno, en los meses de verano se llevaba una túnica escarlata diferente, con forros de seda gris en lugar de la piel La túnica "verano" ya no es proporcionada de forma rutinaria, pero su uso sigue siendo. permitida en la corte.) 
En los casos civiles altos jueces del Tribunal llevan la túnica de estilo nuevo con etiquetas rojas en el cuello, y sin peluca, cuello o bandas. Antes de 2008, estos jueces llevaban: en invierno un manto negro se enfrentó con la piel, un pañuelo negro y la cintura y un tippet escarlata, y en verano una túnica violeta frente a la seda, con el pañuelo negro y la cintura y tippet escarlata.
En días de letras rojas (que incluyen el Soberano día 'cumpleaños y algunos santos), todos los jueces de la División de Banca de la Reina visten sus túnicas escarlata.

Las Divisiones de la Cancillería y de la Familia: Hasta el año 2008, cuando se trabaja en los tribunales, los jueces de las divisiones de  familiares y de la Cancillería de los tribunales llevaban el mismo vestido negro de seda y abrigo de la corte o una chaqueta de barras como QC. Desde el otoño de 2008 ellos también (si vestida) han llevado el nuevo diseño de la túnica en la corte.

Juez de corte de apelaciones
Juez de corte civil

juez de alta corte

 

Ropa de los Jueces de Condados.

Jueces de circuito (en los Tribunales del Condado o el Tribunal de la Corona) llevan una túnica violeta con revestimientos de color lila, introducido en 1919.  Así como una faja, los jueces llevan un tippet (marco) sobre el hombro izquierdo - Lila cuando se trata de negocio civil y de color rojo cuando se trata de la delincuencia. Desde el otoño de 2008, los jueces de circuito en la Corte del Condado no han llevado pelucas, collares ala o bandas; Sin embargo, los jueces de circuito en el Tribunal de la Corona conservan la peluca, los collares de las alas y bandas.
Antes de la introducción de la túnica violeta, jueces de circuito generalmente llevaban un vestido negro liso y corto peluca; esta tradición más antigua ha sido retenido por el Tribunal Penal Central. 
En ocasiones ceremoniales, los jueces de circuito, además de sus túnicas violetas llevan una capucha a juego, peluca larga, negro pantalones, medias y zapatos de hebilla y un encaje chorrera en lugar de las bandas

Jueces de circuito en vestido ceremonial lleno, 2013

Desde el otoño de 2008, los jueces de distrito en los tribunales de condado han vestido la túnica de estilo nuevo, con el rango de juez de distrito indicado por pestañas azules en los paramentos de la túnica por el cuello. En ocasiones ceremoniales, jueces de distrito llevan el traje ordinario junto con una breve, bar peluca.
Los jueces de distrito (tribunales de magistrados) siguen sentarse sin ropas

 


Ropa de los Jueces de Distritos.

Nueva túnica con cremallera, ya usado por los Jueces de Distrito en una ocasión ceremonial

 

Abogados y los Consejeros de la Reina.

Abogados (peluca corta) y los Consejero de la Reina (en traje ceremonial completo con peluca larga)

Los Abogados y los Procuradores de los Tribunales que han sido nombrados consejo de la reina, o QC, llevan un vestido de seda con cuello de solapa y mangas largas cerradas (la abertura del brazo es a mitad de camino en la manga).
 Por esta razón, se dijo que los abogados que fueron nombrados Consejo Queens tener "seda tomada". Abrigo negro del control de calidad, conocido como un abrigo de corte, se corta como el vestido de tenis del siglo 18 y la manga de abrigo de corte o barra de la chaqueta del control de calidad se ha vuelto un brazalete con tres botones de ancho.
 En ocasiones ceremoniales especiales (tales como la apertura del año judicial), desgaste QC (además de su abrigo de corte, chaleco y vestido de seda) de una larga peluca, negro pantalones, medias de seda y zapatos con hebillas, puños de encaje y un encaje chorrera lugar de las bandas.

 

Uniforme Judiciales.


 High Court Judge


 Circuit Judge


Circuit Judge


 District Judge


Abogados


ujier


High Court Judge

 

La educación de los abogados
The Education of Lawyers
16 dic, 2015 

1. 1820–60*


El estado de la educación jurídica
The State of Legal Education

En 1820, no se disponía de educación jurídica formal para los hombres que deseaban ser abogados. En cambio, se dejó al mercado determinar si aquellos que deseaban ejercer eran competentes para hacerlo.  Antes de que un aspirante a abogado pudiera ejercer, tenía que ser admitido en una posada de la corte y ser llamado a la barra. No había calificaciones educativas para la admisión a una posada; pero los que deseaban ser admitidos tenían que presentar una declaración que demostrara su respetabilidad, firmada por dos personas y pagar un depósito de 100 libras esterlinas. 
Al ser sociedades voluntarias, las posadas tenían total discreción tanto en las admisiones como en las convocatorias. Los objetivos de los jueces parecen haber sido asegurar que todos los abogados fueran respetables, incluso si no eran eruditos. Para obtener una convocatoria, un candidato solo tenía que haber sido miembro de su posada durante cinco años, o tres, si era un graduado universitario, y haber 'cumplido' 12 términos ', lo que significa estar presente en el momento en que se dice [en la cena], durante uno o dos minutos, un cierto número de días en cada trimestre durante esos tres años ”.

La educación jurídica había sido una vez vibrante en la "tercera universidad de Inglaterra", como se conocía a las posadas. Sin embargo, la enseñanza en las posadas había caído en declive a principios del siglo XVIII,  y solo quedaban los vestigios formales de sus funciones anteriores. Estos incluyeron el nombramiento de lectores que no dieron lecturas  y el requisito de que los estudiantes realicen ejercicios superficiales antes de su llamada. 6 En las posadas todavía se impartían cursos ocasionales de conferencias, pero esto fue por iniciativa de particulares, como Joseph Chitty, quien impartió un curso de conferencias en Lincoln's Inn sobre derecho comercial en 1810. 

La educación jurídica en las universidades antiguas en este momento también estaba moribunda. Aunque las cátedras Regius de derecho civil romano en ambas universidades antiguas databan del reinado de Enrique VIII, el tema era débil en ambos establecimientos. En Oxford (donde JG Phillimore ocupó la presidencia), no se dieron conferencias. JW Geldart de Cambridge impartió conferencias y restableció los exámenes, pero no atrajo a muchos estudiantes y no dejó nada en el camino de un legado académico. Los títulos en derecho civil los obtenían hombres que los requerían para obtener una beca universitaria o que deseaban ejercer en Doctors 'Commons; pero los aspirantes a abogados comunes no vieron ningún beneficio en ellos. 
Ambas universidades también habían establecido cátedras de derecho inglés en el siglo XVIII, pero no eran más fuertes que sus contrapartes de derecho civil. La cátedra vineriana de Oxford fue una sinecura en 1820. Cuando fue nombrado en 1823 para la cátedra Downing en Cambridge, Thomas Starkie comenzó a dar conferencias; pero también se rindió después de dos años.  Oxbridge tenía poco que ofrecer al abogado aspirante en 1820.

En lugar de una educación formal en derecho, ya sea en las posadas o en la universidad, se esperaba que los estudiantes aprendieran en la oficina de un practicante. En 1820, aquellos que pretendían ejercer normalmente pagaban una tarifa anual de 100 guineas para convertirse en alumnos de un abogado especial, delineante de acciones o transmisor. Aunque los reformadores exigían horas fijas de instrucción por parte del alumno maestro, los que acogían alumnos no tenían la obligación de enseñarlos.  En lugar de ello, se dejó a la pupila en copiar los precedentes, y aprender la ley de la observación del negocio de la cámara y de tenis asistir. 
En la década de 1820, el sistema fue criticado con frecuencia por quienes querían una forma más científica de educación jurídica. No obstante, la formación práctica que ofrecía continuó siendo fuertemente defendida por la profesión. En su libro de consejos para el estudiante de derecho, Samuel Warren insistió, por lo tanto, en que no podía aprender derecho simplemente leyendo libros o escuchando conferencias, sino que solo podía aprender observando el material que llegaba a su oficina 'bajo la supervisión de un maestro competente. : uno cuyo tacto y experiencia harán que la lectura empresarial y sistemática sean auxiliares entre sí; que trazará con tiza una línea de estudio adecuada y la ilustrará con la práctica real '.CH Whitehurst, tesorero del Middle Temple, dijo que los aspirantes a practicantes recibieron "la única instrucción que es valiosa para ellos" en la oficina de un abogado o delineante. 
Si muchos estudiantes se vieron obligados a valerse por sí mismos en la oficina, a algunos les enseñaron maestros que se tomaron en serio la educación de sus alumnos. Chitty, que tenía más de 20 alumnos, les dio conferencias, que formaron la base de los numerosos tratados que publicó.  Andrew Amos también dio clases privadas en sus aposentos en la década de 1820, atrayendo "un gran número" gracias a la "visión bastante más filosófica del sujeto de derecho" que ofreció. 
La enseñanza de Amos se realizó mediante una forma de seminario, en el que dirigió a los estudiantes sobre sus lecturas y las discutió. Los estudiantes también formaron sus propias sociedades de debate y clubes de discusión. dieciséisComo muchos otros, sus alumnos formaron un club y él "solía ir y hablarles después sobre las fallas en sus razonamientos o declamaciones". 

También se recomendó a los estudiantes que siguieran su propio curso de lectura, diseñado para explicar los puntos legales que encontraron mientras estaban en las cámaras o asistiendo a la corte, y que asistieran a sus propios clubes de debate de leyes.  Los estudiantes habían sufrido durante mucho tiempo la falta de literatura sistemática. Todavía se esperaba que los estudiantes de derecho de principios del siglo XIX aprendieran derecho de propiedad de Coke upon Littleton ; y aún en 1846, James Stewart señaló que `` el mejor libro que se puede poner en manos del estudiante en la cámara del defensor '' sobre muchos puntos del derecho consuetudinario era la edición de Williams (p. 1178) de los Informes de Saunders, donde el estudiante tenía que encontrar puntos clave en dos conjuntos de notas sobre casos del siglo XVII. 
Sin embargo, las cosas estaban mejorando, ya que en 1820 había una gama más amplia de literatura jurídica disponible para el estudiante, dado el crecimiento de tratados jurídicos impresos a menudo escritos por jóvenes practicantes y alumnos maestros. 20 El crecimiento de una prensa periódica legal desde finales de la década de 1820, que reeditó conferencias y ofreció al lector tratados sobre diversos aspectos del derecho en entregas semanales, también proporcionó un medio para adquirir conocimientos jurídicos.

A diferencia de los abogados, existían algunos requisitos formales de educación para quienes deseaban convertirse en abogados. Según la Ley de Abogados de 1729, aquellos que desearan inscribirse como abogados tenían que proporcionar artículos escritos para demostrar que habían cumplido una pasantía. La ley también confirmó el deber de los jueces de common law de examinar la competencia de los candidatos. Los artículos de pasantía eran muy parecidos a otros tipos de artículos de aprendizaje, y el maestro se comprometía a formar y mantener al joven. Sin embargo, no hubo control sobre la educación ofrecida en la oficina del abogado, y el examen que se les dio a los empleados calificados fue en gran parte superficial. 
Por lo tanto, mucho dependía de lo ocupada que estuviera la oficina del abogado y de cuánto tiempo dedicara a su secretario. Los secretarios aprendieron la ley copiando documentos, así como leyendo manuales sobre la práctica. En la práctica, el tipo de aprendizaje experimentado por el joven secretario no fue, por tanto, de naturaleza muy diferente del experimentado por el aspirante a abogado. De hecho, muchos padres del siglo XVIII, que deseaban que sus hijos fueran abogados, los colocaron en primer lugar en la oficina de un abogado, una práctica que persistió hasta el siglo XIX. 

Initiatives in Legal Education
Iniciativas en educación jurídica

En la década de 1820, los miembros de la rama "inferior", que estaban ansiosos por afirmar la naturaleza respetable de su profesión, estaban cada vez más preocupados por reformar la educación de los abogados. Desde la década de 1790, la reforma de su educación estaba vinculada a la creación de un organismo que regule tanto la admisión a la profesión y el  conducta de los procuradores y abogados.  La educación es, por tanto, en la agenda de la sociedad de la ley formado en 1825, e incorporada en 1831.
 En 1833, comenzó a dar conferencias en su salón. Las conferencias fueron impartidas por abogados y atrajeron a una audiencia de aproximadamente 200 empleados calificados, así como abogados. Se impartieron conferencias sobre derecho consuetudinario, traspaso, equidad, quiebras y derecho penal. En 1836, la Law Society tomó el control del examen de abogados, cuando las nuevas reglas establecidas por los jueces especificaron que la admisión a la práctica requeriría que los candidatos pasaran un examen escrito en el Salón de la sociedad. Los examinadores eran 28 miembros del consejo de la Sociedad de Abogados, nombrados anualmente por los jueces.

Aunque el examen era obligatorio para todos los aspirantes a abogados, la biblioteca de la Law Society solo estaba abierta para sus miembros y sus secretarios. En consecuencia, las décadas de 1830 y 1840 vieron a los empleados de las provincias idear formas de ayudarse mutuamente en el aprendizaje. Alentados por las publicaciones periódicas dirigidas a los abogados, que volvieron a publicar las conferencias dadas en el Law Society, los secretarios de la década de 1840 mantuvieron correspondencia entre sí sobre puntos discutibles y establecieron sus propios clubes de debate. Se crearon sociedades de estudiantes de derecho en varias ciudades de provincia. También hubo llamamientos para que los colegios de abogados locales organizaran cursos de conferencias, en los que algunos actuaron, como en Manchester. 

En 1833, también se habían tomado varias iniciativas para ofrecer conferencias a quienes deseaban convertirse en abogados, así como a aspirantes a abogados. Se siguieron impartiendo conferencias privadas, como las de Charles Petersdorff en 1828 en el salón Inn de Lyon y en 1829 de JB Byles. Más significativas fueron las conferencias ofrecidas por la Universidad de Londres, fundada en 1826. Se nombraron dos profesores, que comenzaron a dar conferencias en 1829.
 Amos fue designado a la cátedra de derecho inglés, y dio conferencias a audiencias de entre 50 y 150, su popularidad aumentó por el enfoque práctico que tomó. El otro conferencista, John Austin, cuyo enfoque era más secamente filosófico, tuvo menos éxito en el tamaño de su audiencia, aunque las conferencias que dio constituirían el núcleo de las obras inglesas más influyentes del siglo XIX sobre jurisprudencia. Esta institución tenía la intención de crear más cátedras e iniciar una educación jurídica al estilo alemán.
 En King's College, una cátedra combinada de jurisprudencia y derecho inglés se estableció, con JJ Park nombrado en 1831. En el evento, en 1834, la inscripción estaba disminuyendo, y las sillas desocupadas por Austin y Amos (después de sus renuncias) y Park (después de su muerte) pronto se redujo a sinecuras.  
Amos más tarde afirmó que fue el éxito de sus conferencias lo que animó a otros a emular sus esfuerzos. La iniciativa de la universidad ciertamente alimentó el interés de la Law Society en las conferencias, y en 1833 el Inner Temple proporcionó un lugar para los cursos de conferencias de Thomas Starkie y John Austin. Pero hasta el momento, la demanda de enseñanza en el aula en Londres no era lo suficientemente alta para mantener la educación académica de los abogados que Amos tenía en mente. Los aspirantes a abogados tenían poco apetito por el aprendizaje abstracto en la sala de conferencias, que no ofrecía ventajas profesionales, y la iniciativa del Templo Interior pronto se estancó.

El estímulo para renovar los intentos de revivir la educación jurídica en Inglaterra en la década de 1840 provino de Irlanda. En 1839 se creó el Dublin Law Institute, para proporcionar educación jurídica a ambas ramas de la profesión. Obtuvo el apoyo económico de los magistrados de King's Inn y se nombraron cinco profesores. Sin embargo, en 1842, el instituto tuvo problemas financieros después de que los jueces retiraron su respaldo. A pesar del estancamiento, esta iniciativa irlandesa atrajo mucha publicidad en Inglaterra, sobre todo después de que el diputado Thomas Wyse presentara una petición al Parlamento de Tristram Kennedy, el fundador del Dublin Law Institute, pidiendo mejoras en la educación jurídica. Al mismo tiempo, publicaciones periódicas jurídicas inglesas como Law Times y Legal Observerbrindó un fuerte apoyo al creciente movimiento para reformar la educación legal, publicando regularmente artículos críticos de la educación legal que se ofrece actualmente. 

En ese momento, había un interés creciente entre los reformadores en fomentar el estudio del derecho romano y la historia del derecho, como una forma de presentar a los estudiantes un conjunto más amplio de principios.  Como señaló Lord Brougham, incluso aquellos estudiantes que estaban en las oficinas de los abogados más ocupados "adquieren un conocimiento práctico y mecánico en lugar de un conocimiento sistemático del derecho". 36 Brougham y sus acólitos en la Law Enmienda Society ahora comenzaron a defender el establecimiento de una universidad legal en Londres, basada en las posadas de la corte, que estaría abierta a todos aquellos en práctica o preparándose para ella, ya sea como abogados, abogados, defensores o procuradores. También centraron su atención en persuadir a sus propias posadas para que ofrecieran una educación jurídica más sistemática. 
Ya en 1843, Richard Bethell animó al Middle Temple a estudiar la posibilidad de ofrecer conferencias e instituir exámenes obligatorios. A principios de 1846, esta posada había creado un comité que recomendaba nombrar profesores de jurisprudencia y derecho civil, lo que significaba "derecho romano moderno". Bethell había favorecido específicamente una cátedra de este tipo "porque es muy deseable que los jóvenes procedentes de las universidades se adentren en el estudio del derecho, de manera filosófica, como la rama más elevada de la ciencia ética". 
 El comité estuvo de acuerdo y declaró que estos temas "proporcionarían los mejores medios para la cultura jurídica preparatoria y la formación de una mente jurídica ampliada y comprensiva". Proponía instituir un examen voluntario y permitir que sólo aquellos que habían asistido al menos a uno de los cursos de conferencias fueran llamados a la abogacía. También expresó la esperanza de que las otras posadas ofrezcan conferencias;  y en julio siguiente, los comités de las cuatro posadas acordaron establecer cuatro cátedras más y rechazar una llamada a cualquiera que no asistiera al menos a dos cursos.

El Comité Selecto de Educación Jurídica y sus Resultados
The Select Committee on Legal Education and its Results

Al mismo tiempo que las posadas buscaban reactivar la provisión de conferencias, tanto en temas filosóficos como prácticos, se nombró un comité selecto, a iniciativa de Wyse, para considerar mejoras en la educación jurídica tanto en Inglaterra como en Irlanda. Los testigos ante el comité abogaron por una educación académica para abogados que ayudaría a cultivar una cultura jurídica más sofisticada y erudita en Inglaterra. Los reformadores señalaron la naturaleza no científica de la literatura jurídica inglesa, en comparación con los tratados escritos por juristas continentales como Savigny o estadounidenses como Joseph Story. No obstante, hubo claros obstáculos en el camino hacia la reforma. Para empezar, en 1846, el movimiento de reforma todavía tenía que revivir el plan de estudios en las universidades antiguas. Al mismo tiempo,(p.1182) de las formas de acción, los abogados seguían convencidos de que el lugar principal para aprender la ley seguía siendo la cámara del profesional.

Cuando el Comité informó en agosto, estaba a favor de la reforma, afirmando que "en este momento no se puede tener ninguna educación jurídica, digna de ese nombre", en Inglaterra o Irlanda. Criticó el hecho de que la educación de los jóvenes abogados se dejara demasiado a "la inteligencia individual y el esfuerzo del alumno". Aunque 'bien calculado para comunicar minuciosos conocimientos prácticos de formas y tecnicismos', el estudio en la oficina de un abogado o ponente, 'no puede considerarse como un sustituto de esa información sistemática y completa, y el espíritu filosófico, que son las cualidades más altas de la Abogado'. De manera similar, la educación del joven abogado "aunque útil en la formación de la monotonía mecánica de la profesión, no es suficiente para [sus] deberes más elevados e importantes". 42El Comité criticó el examen realizado por los miembros de la rama inferior, sintiendo que estaba demasiado centrado en los tecnicismos y muy poco en los principios generales. También criticó el hecho de que las universidades no ofrecen un curso para el estudiante general que no desea pasar a la práctica, pero que puede ser 'llamado a actuar como Magistrado, Legislador, Administrador, con conocimientos insuficientes, ideas toscas y visiones falsas '. 43

Por tanto, el Comité recomendó una revisión de la educación jurídica. Consideró que los estudiantes universitarios deberían recibir alguna educación en historia y progreso del derecho, así como en jurisprudencia; y que "deberían otorgarse mayores ventajas a los títulos de Derecho", limitando algunas carreras a quienes hayan obtenido el título de doctor en derecho. 44Dado que el abogado no podía aprender su oficio solo en la academia, aquellos que deseaban convertirse en abogados pasarían a una segunda etapa de su educación en una 'Facultad de Derecho profesional' centrada en las posadas, con ingreso después de 'un examen a modo de matriculación '. En cada posada se darían conferencias, en las que se nombrarían los profesores y se fijarían los exámenes. El Comité no hizo mucho hincapié en la enseñanza de cámara, aunque sugirió que se podrían dar algunas conferencias que podrían combinarse con la asistencia a la oficina de un abogado o delineante. Significativamente, no sugirió que los abogados se eduquen con abogados. En su opinión, las conferencias de las posadas "difícilmente serían lo suficientemente apropiadas y especiales para sus necesidades", y habría oposición del bar a tal educación conjunta. Aunque se podría permitir que los empleados asistieran a algunas conferencias en las posadas, se consideró apropiado que la Sociedad de Abogados ofreciera conferencias adecuadas para la profesión. Según sus propuestas, los abogados seguirían recibiendo formación a través de pasantías. Antes de su admisión a un aprendizaje,(p.1183) el joven debe ser examinado para demostrar que ha adquirido una "buena educación general". 45 La "rama inferior", que había sido la fuerza impulsora detrás de gran parte del movimiento para revivir la educación jurídica en la década de 1830, debía ser, por tanto, excluida de las propuestas para una educación jurídica académica.

El informe del Comité Selecto no fue adoptado por el Parlamento. No obstante, las posadas continuaron con la iniciativa iniciada por Bethell. Los conferenciantes fueron nombrados por cada posada en 1847, 46 aunque la asistencia a sus conferencias era voluntaria. No se instituyó ningún sistema de exámenes, aunque en Gray's Inn, WD Lewis estableció exámenes voluntarios para los honores. 47Muchos reformadores sintieron que las posadas deberían hacer más. En 1848, los cuatro conferenciantes expresaron su opinión a los profesores de que la asistencia a las conferencias fuera parte de la calificación de un abogado, y que un examen voluntario de honores debería obtener la sanción pública de las posadas. La Sociedad de Enmiendas de la Ley también criticó los esfuerzos de las posadas y continuó instando al establecimiento de una escuela de derecho, ofreciendo a los estudiantes una serie general de conferencias, así como clases impartidas por abogados, defensores y transmisores en sus cámaras. 48En 1851, Bethell persuadió una vez más a su posada para que estableciera un comité para considerar su propuesta de un esquema unificado de educación jurídica en las posadas; y como resultado de esto, se conformó un comité conjunto de las cuatro posadas que informó en febrero de 1852. Se propuso la creación de un Consejo de Educación Jurídica compuesto por jueces de cada posada, que supervisaría la formación jurídica de los aspirantes a abogados. . Se designaron cinco Lectores, uno por cada posada, y uno en conjunto, para enseñar Derecho Constitucional e Historia del Derecho. 49De ahora en adelante, la convocatoria a la abogacía estaría condicionada a asistir a las conferencias de dos de los lectores durante un año completo o aprobar un examen público. Se entregarán premios a quienes se hayan distinguido en el examen. Sin embargo, para decepción de muchos reformadores, no habría ningún examen obligatorio.

Si la creación del Consejo de Educación Jurídica fue un avance significativo, la educación jurídica que instituyó quedó muy lejos de ser perfecta. Henry Maine, quien fue nombrado lector de jurisprudencia y derecho consuetudinario, lamentó la falta de sistema en esta educación. Como señaló en 1854, no existían (p. 1184) reglas que prescribieran el orden en que los estudiantes debían abordar las diferentes materias. 'Consideran estos nuevos arreglos como tantas condiciones onerosas impuestas al Call to the Bar', dijo, 'se dan el mínimo de tiempo para satisfacerlos y, por lo tanto, cuando entran en contacto con el sistema, es demasiado tarde para aprovechar todas sus ventajas ». 50Aunque los lectores ofrecieron clases privadas, no atrajeron a un gran número de estudiantes, cuyo tiempo se tomó en las cámaras.

En 1854, se nombró una comisión real para investigar los arreglos educativos realizados por las posadas de la corte. Durante algún tiempo se había criticado que las posadas eran instituciones ricas que habían perdido de vista su función original como educadores. En lugar de que se les enseñara, se decía que los estudiantes simplemente estaban subsidiando la buena comida de los asistentes. 
En consecuencia, los comisionados investigaron los ingresos de las posadas para ver si el dinero se podía gastar mejor en educación; y encontró que había "toda disposición" por parte de los jueces para que sus fondos estuvieran disponibles para la educación de los estudiantes. No había una olla de oro sin usar que pudiera dedicarse a la educación jurídica. 
Pero en el aspecto educativo, las posadas resultaron deficientes. Los comisionados señalaron que el argumento tradicional de los abogados, de que un abogado pobre simplemente no tendría clientes, era inapropiado en una época en la que muchos cargos públicos estaban restringidos a los miembros del colegio de abogados: 'la comunidad seguramente tiene derecho a exigir alguna garantía, primero , por el carácter personal, y luego por las calificaciones profesionales de las personas convocadas a la abogacía ”. El sistema inglés de formación de abogados se comparaba lamentablemente con el de Europa continental. Estaban especialmente preocupados por la ausencia de cualquier examen antes de la llamada. 
Los comisionados propusieron unir las posadas en una universidad que realizaría exámenes y otorgaría títulos. Aquellos que no tuvieran un título universitario previo deberán realizar un examen de admisión.  En 1856, el Consejo de Educación Jurídica acordó que se instituyera un examen obligatorio, pero esta propuesta fue rechazada por los jueces.  Tres años después, un comité designado por las cuatro posadas recomendó una vez más un examen obligatorio. Sin embargo, ante el desacuerdo entre los banqueros de las diferentes posadas, la propuesta no fue implementada. La reforma de la educación jurídica se aplazó una vez más, gracias al conservadurismo de los magistrados.

Los intentos de mediados de siglo de revivir la enseñanza del derecho universitario también fracasaron. En 1850, se estableció una escuela de jurisprudencia e historia en Oxford, mientras que en 1854 Cambridge estableció una nueva junta de estudios en derecho, ofreciendo un título de LLB con honores. En una época de reforma universitaria, había algunos indicios de que una licenciatura en derecho reformada podría convertirse en parte de la educación del caballero y en una base para quienes deseen ingresar a la práctica. Sin embargo, dado que el Colegio de Abogados seguía considerando que lo sucedido en las universidades no guardaba relación con sus actividades, y dado que el título de abogado de una universidad no era un requisito previo para la admisión a las posadas, estos títulos no fueron asumidos con entusiasmo. 
Como lo expresó un periódico, "nueve de cada diez estudiantes que pretenden convertirse en abogados tienen el buen sentido de posponer los estudios de derecho hasta que se hayan graduado". La experiencia de la Universidad de Londres no fue mucho mejor. Amos fue sucedido en su cátedra en el University College por varias figuras menores, mientras que la cátedra de Austin solo fue ocupada intermitentemente, generalmente por uno de los pocos hombres del University College que se había destacado en los exámenes de derecho. 58 Solo un pequeño puñado se graduó en derecho cada año en la universidad. 
 En King's College, la cátedra de Park estuvo ocupada hasta 1849, después de lo cual la universidad nombró un comité para investigar por qué el curso de derecho fue un fracaso.  King's también creó una cátedra de Derecho Internacional en 1848, pero esta cátedra también cayó en declive después de que su titular, Travers Twiss, se trasladara a Oxford. También hubo esfuerzos después de 1846 para crear una forma académica de educación legal profesional en Queen's College, Birmingham. Pero a fines de la década de 1850, la educación que se ofrecía aquí estaba más dirigida a las necesidades prácticas del secretario experto y, a mediados de la década de 1860, el departamento de derecho de la universidad había desaparecido.

2. 1860-1914

Introducción
Introduction

Durante 60 años después de la Comisión de los Inns of Court, hubo un debate en curso sobre la educación profesional de los abogados, salpicado de propuestas para darle una base más "científica". Casi nadie discute la necesidad de un aprendizaje de varios años adquiriendo las habilidades prácticas del oficio, aunque algunos ardientes defensores de la educación de cámaras para abogados ignoraron el hecho inconveniente de que en realidad no estaba prescrito para ellos: de hecho, Bethell se había sentido movida a pedir un examen escrito al saber que un director de cámara estaba preparado para certificar la aptitud de un alumno al que había conocido solo una vez: en el Derby. 
Las disputas giraban en torno a si además de esto, al aprendiz se le debería enseñar derecho "sobre principios científicos". Solo así, se argumentó, podría desarrollarse el derecho inglés como ciencia y ponerse al día con los países continentales y los Estados Unidos. La publicación de las conferencias de Austin y la Ley Antigua de Maine puso de nuevo firmemente en la agenda las amplias perspectivas históricas y jurisprudenciales 66 y el resurgimiento de la enseñanza del derecho en las universidades, aunque limitado en alcance y popularidad, produjo un cuerpo selecto de eminentes académicos.

No todo el mundo estaba de acuerdo en que la ley inglesa tenía o podía (a menos que estuviera codificada) poseer un carácter científico, sintiendo que el estudiante solo podía seguir al Leolin de Tennyson en

Dominando la ciencia ilegal de nuestra ley,

Esa miríada de precedentes sin código,

Ese desierto de casos únicos,

A través del cual unos pocos, por ingenio o fortuna, condujeron,

Puede abrirse camino hacia la riqueza y la fama. 


 Mastering the lawless science of our law,

That codeless myriad of precedent,

That wilderness of single instances,

Through which a few, by wit or fortune led,

May beat a pathway out to wealth and fame.

 


Ninguna conferencia podría guiar a través de ese laberinto ni el examen de aptitud de prueba. Sin embargo, se estaba convirtiendo en una posición menos sostenible a medida que una nueva generación de libros de texto (p. 1187) reducía incluso las selvas del derecho penal y los agravios a una apariencia de coherencia de principios. 69
Las preguntas sobre lo que los estudiantes deberían aprender, sin embargo, permanecieron inextricablemente mezcladas con otras severamente prácticas. ¿Dónde debería tener lugar esta enseñanza? ¿Debería permanecer dentro de los muros de las posadas y del Colegio de Abogados, o debería darse parte o todo en las universidades o en alguna institución nueva? Y en el segundo caso, ¿qué grado de control deben tener los cuerpos profesionales sobre el programa, la docencia y el examen? Si sólo las asignaturas "teóricas" fueran adecuadas para una universidad, ¿cuáles eran las "teóricas" y cuáles las "prácticas"? ¿Fue esa una distinción real o la diferencia fue simplemente en cómo se les enseñó? 70¿Y la misma educación era apropiada para abogados y abogados? ¿Debería perpetuarse el apartheid educativo? ¿Y qué provisión debería hacerse para el aficionado, el 'tirador de faisán' que quería un poco de derecho para ayudarlo como JP o MP y para gratificarse con el título de abogado?


Dada la complejidad del tema y el número y la fuerza de los intereses creados comprometidos, no es sorprendente que no haya una resolución clara. En términos de cambios estructurales, los reformadores en general fracasaron. Los abogados y abogados siguieron recibiendo formación por separado; su educación continuó siendo controlada por sus cuerpos profesionales, incluso cuando en realidad fue realizada por estudiantes; El papel de las universidades seguía siendo periférico y el espíritu dominante, tanto en el colegio de abogados como entre los abogados, seguía siendo esencialmente práctico y pragmático. 72Sin embargo, hubo cambios. 
Las posadas debían aceptar exámenes obligatorios; los estudios universitarios de derecho otorgan a los licenciados en derecho exenciones, aunque sean pequeñas y de mala gana; quizás los programas de estudios, incluso de materias "prácticas", se volvieron bastante más sistemáticos y "científicos". Pero pocos académicos destacados habrían compartido la opinión de Holdsworth de que la educación jurídica en inglés difícilmente podría haberse mejorado.

Una 'Escuela General de Derecho'
 A ‘General School of Law’


El más ambicioso de los esquemas para reconstruir la educación jurídica fue el de Roundell Palmer, y el vehículo fue la Asociación de Educación Jurídica, formada por un pequeño grupo de procuradores provinciales que aspiraban a crear una etapa inicial común de formación para ambas profesiones jurídicas. 74 Su organización estaba en su lugar en 1867, pero sólo asumió el centro del escenario en 1870, cuando Palmer delineó su programa y progreso. 75

Palmer reclamó una formidable gama de seguidores. Varios jueces prestaron su semblante 76 y él presentó una petición firmada por 18 QC y más de 400 abogados. 77 Aunque el consejo de la Law Society fue desfavorable, la membresía lo forzó a alinearse con la postura de bienvenida del MPLA y diversas sociedades legales locales, 78 y aunque el senado de la Universidad de Londres objetó la propuesta de otorgar títulos, Oxford y Cambridge estuvieron a favor . 79 Palmer incluso había persuadido a los magistrados del Inner Temple y Gray's para que respaldaran el principio 80, aunque sus planes estaban calculados "para efectuar una revolución completa en el estudio de la jurisprudencia en Inglaterra". 
A diferencia de las propuestas anteriores, la "Escuela Nacional o Universidad de Derecho" de Palmer no se limitaría al colegio de abogados, sino que abriría sus puertas a aspirantes a abogados y a personas sin aspiraciones profesionales. Proporcionaría una educación jurídica sobre un plan "amplio y liberal" para igualar lo que se ofreció en Alemania y otras naciones continentales. 82 No solo proporcionaría la enseñanza, sino que establecería y administraría los exámenes obligatorios que serían la única vía para acceder a cualquiera de las dos profesiones jurídicas. Sería gobernado por un senado formado por todos los distritos electorales principales, y aunque eventualmente se financiaría con las cuotas (p. 1189) de los estudiantes, se solicitaría a las posadas una financiación inicial. 83Es cierto que Palmer tuvo que admitir que un comité de posadas ("por una pequeña mayoría") había informado en contra, 84 pero un plan tan fuertemente apoyado y tan acorde con los desarrollos en otras profesiones parecía tener todas las posibilidades de éxito.

Y, sin embargo, no resultó nada. A pesar del respaldo del Lord Canciller Hatherley, el gobierno liberal se negó a apoyarlo y en 1872 las resoluciones fueron derrotadas en los Comunes en un debate tan monopolizado por los abogados que indicaba apatía entre los laicos. Cuando Palmer se convirtió en Lord Canciller, estaba demasiado preocupado con el Proyecto de Ley de la Judicatura para renovar el intento y cuando, bajo el gobierno conservador, presentó proyectos de ley que no lograron avanzar. Sin el respaldo del gobierno y con la deserción de los partidarios de los abogados, Selborne finalmente abandonó el proyecto.

Con pesar, atribuyó su fracaso a tres causas. 88 En orden ascendente de importancia estaban; primero, la hostilidad de la Universidad de Londres y sus facultades de enseñanza de derecho hacia este "establecimiento monstruoso", que amenazaba con eclipsar sus insignificantes esfuerzos;  en segundo lugar, el "conservadurismo sospechoso de las tabernas de los tribunales", cuyos jueces no estaban dispuestos a transferir ningún poder, incluso a un organismo compuesto únicamente por sus propios miembros, y mucho menos a los de fuera; 90 la tercera, (una manifestación particular de la segunda), fue una objeción arraigada a cualquier educación combinado con abogados. La justificación era que la mayoría de los empleados hábiles serían varios años más jóvenes que los estudiantes de la barra y no serían "hombres universitarios". 
Este golfo en educación haría imposible enseñarlos juntos. También existía el temor de que los empleados "abrumaran" a los estudiantes de la barra por números y, por supuesto, el esnobismo social subyacía a algunas de las objeciones. 91 También se sospechaba que una educación común era un caballo de caza para la fusión de las profesiones, y aunque Selborne repudió repetida y vehementemente ese objetivo, los oponentes no tuvieron escrúpulos en jugar con esos temores.

Todo esto era cierto, pero un cuarto factor crucial fue la actitud de Lord Cairns, ya que solo la colaboración bipartidista entre los dos Lord Cancilleres había hecho posible las Leyes de la Judicatura. Selborne había pensado que Cairns era "favorable al principio, aunque cauteloso al insistir",  pero resultó que sus puntos de vista eran mucho menos ambiciosos. Cairns quería que la `` escuela de derecho '' fuera simplemente un organismo examinador que supervisara la educación proporcionada por otros, argumentando que como institución de enseñanza no podría comenzar por falta de fondos o, si tenía éxito, aniquilaría a otros, particularmente a las posadas. 
Además, si bien Selborne quería convertir las posadas en corporaciones, democratizarlas y unirlas en un solo órgano de gobierno, Cairns se contentaba con algo parecido a las reformas de Oxbridge, preocupado solo por asegurarse de que ni individual ni colectivamente pudieran renegar de sus obligaciones educativas y que la maquinaria para disciplinar a los abogados errantes era satisfactoria.  En la persecución de este objetivo limitado hizo concesión tras concesión, 96 finalmente extrayendo su renuente consentimiento a un proyecto de ley que creaba un consejo compuesto solo por abogados y un puñado de nombramientos de la corona, pero incluso ese proyecto de ley fue misteriosamente abandonado. 97 Contra todas las expectativas, las posadas habían combatido la amenaza a su autonomía, así como la indignidad de estar en yugo de la rama inferior en la enseñanza y los exámenes.

Sin embargo, había que pagar un precio. Desde hace 20 años se había producido un enfrentamiento dentro de las pensiones entre los defensores de los exámenes obligatorios y sus (p.1191) oponentes. Este último incluía no solo reaccionarios notorios, sino también luminarias como Coleridge, que pensaba que cualquier intento de enseñar derecho inglés mediante conferencias era una ilusión, y Jessel, y sufrieron una `` conversión en el lecho de muerte '' solo cuando se enfrentaron al mal mayor de la escuela de ley. 98 Las posadas ahora podían alegar que su nuevo sistema debería tener la oportunidad de demostrar su valía y eso, más que nada, probablemente los salvó. 
Los exámenes no demostraron ser una barrera para el estudiante decidido, especialmente una vez que los entrenadores y los estudiantes se pusieron a trabajar, ni el Consejo de Educación Legal emuló a la Sociedad de Abogados en la manipulación de los exámenes para controlar los números.  Pero hubo un cambio notable. Excepto en Gray's, la proporción de llamadas a admisiones aumentó significativamente, mientras que las admisiones disminuyeron.
El elemento amateur tan apreciado por los tradicionalistas estaba en declive y esto era parte de un cambio más elusivo en la propia imagen del bar y en el sentido de distinción. A pesar de todas sus singularidades jactanciosas, ahora se parecía más a otras profesiones, y ante las enfáticas declaraciones tanto de Selborne como de Cairns, ya no era posible mantener la pretensión de que las posadas eran sociedades puramente privadas, inmunes a la interferencia estatal en el desempeño de sus funciones públicas.  Al menos eso había logrado la LEA.

Los esfuerzos posteriores para revivir la idea de una escuela general de derecho no fueron mejores. Fue impulsado enérgicamente por el presidente del Tribunal Supremo Russell a mediados de la década de 1890, pero no hizo ningún progreso. 103 Uno de los oponentes más directos fue Lord Halsbury, quien hizo tanto como cualquiera para derrotar una iniciativa más prometedora promovida por el Fiscal General, Sir Robert Finlay, con el apoyo de la Law Society y ocasionada por la ganancia inesperada de fondos del Disolución de las dos últimas posadas de Cancillería. 
Aunque un comité conjunto de las posadas y la Sociedad de Abogados acordaron un plan para un estatuto, solo necesitaba una posada para objetar que la propuesta fracasara e incluso si el desafío legal probablemente espurio al uso de los fondos de Grays 'Inn para ese propósito El Templo Interior, donde Halsbury era muy influyente y se oponía firmemente a cualquier `` sistema del que no sabemos nada '', desplazando a uno (p.1192) responsable de un sistema legal que era `` la admiración del mundo '', no podía ser conquistado. 

Aunque este fue un ejemplo de `` conservadurismo triunfante '',  no debe asumirse que la escuela general de derecho fuera la mejor manera de elevar el tono intelectual de la educación de los abogados ingleses mediante el estudio de los principios de jurisprudencia, historia y derecho comparativo. ley. No es necesario adoptar la preferencia bastante complaciente de Holdsworth por adaptar las instituciones existentes compartir las dudas de Cairns sobre si dicho organismo se financiaría a sí mismo a través de las tasas de los estudiantes, ya que tenía la tarea extremadamente exigente de proporcionar lo que los estudiantes querían para aprobar sus exámenes profesionales, ya sea a un ritmo más atractivo o en términos más atractivos que sus estudios comerciales o académicos rivales, mientras que también persuadió a suficientes hombres para que se suscribieran a clases en las materias menos prácticas. CR Kennedy había fracasado ignominiosamente en lograr eso en Queen's College, Birmingham en la década de 1850  y aunque una escuela de Londres tendría una gran cantidad de estudiantes potenciales (y maestros) a quienes recurrir, los competidores eran formidables, y la mayoría de los empleados hábiles (y muchos aspirantes a abogados) fueron comprensiblemente testarudos e instrumentales en la búsqueda solo del conocimiento que sentían profesionalmente útiles.

Universidad de Londres
London University

Otras iniciativas surgieron como subproductos de una serie prolongada de disputas sobre el futuro de la Universidad de Londres y, en particular, de propuestas para una `` universidad de los profesores '', una institución que atiende a estudiantes universitarios de tiempo completo en lugar de lo que esencialmente la Universidad de Londres. fue, un cuerpo examinador para grados externos. Si bien el derecho era una asignatura periférica en las antiguas universidades, se consideraba esencial para el éxito de esta propuesta, pero el debilitado estado de la enseñanza del derecho en University College y King's College hizo que la creación de una facultad de derecho creíble fuera muy dudosa sin la participación activa de la Law Society y, más concretamente, las posadas. 
Ninguno de los dos se sintió atraído por la primera propuesta, la 'Carta Albert', lanzada en 1884 por una 'Asociación para la Promoción de una Universidad Docente de Londres',  pero el plan mejor respaldado para una 'Universidad de Gresham' unos años más tarde recibió una aceptación cautelosa en principio por la Law Society. Las posadas, sin embargo, desdeñaron incluso entrar en discusiones. 
 En el evento se descartó la idea de una nueva universidad a favor de una revisión integral del funcionamiento y estructuras de la existente. Los testigos legales no dejaron a la Comisión ninguna duda de lo difícil que fue persuadir a las posadas para que actuaran de manera cooperativa en cualquier asunto.y cuán celosamente defenderían su monopolio de la educación, la entrada y la disciplina en el colegio de abogados. Aun así, la mayoría de los testigos sintieron que bajo la presión de la opinión pública, respaldada si es necesario por la amenaza de coerción, las posadas podrían ser inducidas a aceptar el título o certificado de la universidad como una prueba de los 'conocimientos teóricos' en el 'conocimiento más general'. ramas del derecho 'requeridas para el colegio de abogados, siempre que se les diera una' posición de liderazgo 'en el organismo que diseñaba los programas de estudios y fijaba los exámenes. 

Ellos estaban equivocados. Por una vez, las posadas hablaron con una sola voz y rechazaron de plano las propuestas que se les hicieron en esos términos. Y lo hicieron con impunidad, porque la amenaza de los comisarios de que podrían ser necesarios "otros pasos" para asegurar su cooperación no suponía una amenaza real mientras Halsbury estaba en el Woolsack y la barra estaba tan fuertemente representada en el Parlamento. 

Un nuevo intento de vincular las escuelas profesionales y la Universidad de Londres se produjo en 1910 en el transcurso de otro intento de racionalizar la enredada constitución de la universidad.  Esta Comisión fue presidida por Haldane y las partes que se ocupan de los estudios de derecho llevan claramente la impronta de su pensamiento. 
 Haldane ni siquiera perdió el tiempo tomando pruebas en las posadas,  y su interrogatorio a los testigos de la Law Society se dirigió principalmente a persuadirlos para que exploraran la posibilidad de establecer una 'conexión orgánica' que infundiría algo del 'espíritu universitario' en sus estudiantes.  Tuvo poco éxito y hubo una resistencia igualmente fuerte a los intentos de las universidades de obtener exenciones de exámenes profesionales para materias en las que sus programas y preguntas eran esencialmente similares. 

El informe abrió nuevos caminos  partiendo de la insistencia de Selborne y sus seguidores de que la forma de escapar del enfoque obsesivo en la "formación práctica" era integrar lo filosófico y lo práctico en un curso de estudio. Más bien propugnaba la especialización funcional, aceptando la opinión de Barrington de que "no es asunto de la universidad convertirse en abogados o procuradores en ejercicio". 
Lo ideal sería que los estudios universitarios de derecho fueran de posgrado, impartidos fuera de las horas que los empleados especializados y los alumnos pasarían en las cámaras. Pero aunque el informe invitaba a las posadas a "considerar detenidamente" la revisión de su enfoque de la formación en bares, cabe dudar de que el presidente tuviera muchas esperanzas de que así fuera.
En cuanto a la ley en la Universidad de Londres, dado que no contaba con el personal y los fondos necesarios para formar una facultad, se recomendó que se concentrara en un solo sitio, preferiblemente el King's College. Al menos en un futuro próximo, la mayoría de los estudiantes seguirían cursando el título externo;  toda la enseñanza tendría lugar por la noche, y los cuerpos profesionales seguirían ejerciendo una influencia sobre el programa de estudios y la enseñanza a través de su poderosa representación en el Senado. 

Educación profesional para abogados
Professional Education for Barristers

El Consejo de Educación Jurídica creado por las posadas en 1852 para crear un sistema uniforme para la educación jurídica de los estudiantes antes de la admisión al colegio de abogados apenas estuvo a la altura de su altísimo título.  Compuesto por dos hombres de cada posada, sirviendo durante dos años, fue durante mucho tiempo supino o ineficaz. La Comisión de Inns of Court destacó flagrantes debilidades en la enseñanza que administraba el Consejo, y no se le había permitido implementar su recomendación crucial de exámenes obligatorios. 
Su falta de autoridad hizo que las posadas fueran vulnerables a las demandas de reforma estructural de Cairns y solo las fuertes críticas a fines de la década de 1880 lo sacaron del letargo. Dos miembros influyentes y emprendedores, Nathaniel Lindley y JC Mathew, lideraron el camino, y aunque el Templo Medio vetó una propuesta modesta para algunos forasteros en el consejo, Lindley aseguró su ampliación a 20 miembros, con una junta de estudios de alto poder en apoyo, y una expansión de la gama de enseñanza,  aunque incluso después de la adición de un director de estudios como una especie de "decano de la facultad" en 1905, todavía no tenía autoridad para imponer cambios importantes.

En 1872, las posadas acordaron instituir un examen preliminar similar al de la Law Society.  Al estar limitado a los no matriculados, relativamente pocos tuvieron que sentarse y la alta tasa de fracaso en el primer intento sugiere que algunos no lo habían tomado en serio,  ya que más tarde se describió como "absurdamente simple";  de hecho, en 1910 se decía que se había convertido en una farsa, y la CLE presionó con éxito para que se reemplazara por calificaciones externas prescriptivas. 

El esquema revisado de 1873 para enseñar derecho a estudiantes prohibidos se veía bien en el papel. Se esperaba que los nuevos profesores fueran más jóvenes y también se dedicaran a la enseñanza en pequeños grupos. Nombrados por solo tres años, tendrían el incentivo de un pago relacionado con la asistencia, mientras que las becas por competencia (aunque solo en Derecho Romano y Jurisprudencia) darían un incentivo similar a los estudiantes.  
Tal y como había deseado Cairns,los exámenes no eran demasiado exigentes, y aunque la tasa de fracaso fue inicialmente una considerable-atribuida por un comentarista a los universitarios con arrogancia intentar pasar sin una seria estudio pronto se cayó. 

Habiendo asegurado el objetivo de un examen obligatorio, el CLE cayó en una complacencia de la que solo se despertó en 1889, cuando un comité de Lincoln's Inn emitió un informe condenatorio. 
Desde 1873, «el sistema de educación ha ido sufriendo gradualmente una alteración para peor, hasta llegar a un estado que es deplorable, y nos sentimos obligados a añadir que es indigno de los Inns of Court». 
 Tres conferencistas bien pagados dieron el mínimo de conferencias, y mientras uno de la pareja que compartió la cuarta cátedra habló ampliamente sobre Derecho Romano, el otro tuvo que cubrir Derecho Internacional Público y Privado, Derecho Constitucional, Historia Jurídica y Jurisprudencia en lo mismo asignó 18 horas.  Ninguno complementó sus conferencias con clases más reducidas, y la mayoría no intentó relacionar su curso con los exámenes. 
 No es sorprendente que la mayoría de los estudiantes, a pesar de contribuir con seis guineas a su costo, los abandonaran, la asistencia disminuyó entre un 6 y un 8 por ciento.

  En su lugar, recurrieron a los crammers, que "imparten por un módico precio, en la medida de lo posible, la cantidad exacta de información que se requiere para un pase, ni más ni menos".

Afortunadamente, las propuestas para una 'carta de Gresham' revivieron las ansiedades sobre la intervención externa y, aunque los reformadores en el Consejo no obtuvieron todo lo que querían, lograron cambios importantes en la estructura educativa. El examen se dividió en dos partes. La primera, tomada en cualquier momento posterior a la admisión, comprendía Derecho Romano, Derecho Constitucional e Historia Jurídica; Derecho y Procedimiento Penal; y Bienes Raíces y Transmisiones.  La segunda parte, tomada sólo después de haber conservado al menos seis períodos, comprendía artículos sobre derecho común, equidad, pruebas y procedimiento civil, y un artículo general extraído de todos estos temas.

The Law Times afirmó que la inclusión de profesores entre los examinadores convertiría los exámenes en una farsa, 148 pero de hecho la tasa de reprobación estaba muy por encima del nivel anterior, estabilizándose en alrededor del 30 por ciento desde 1908 hasta un fuerte aumento a más del 40 por ciento. en 1913. 
 Esto es curioso, porque las preguntas eran esencialmente pruebas de memoria.  Los contemporáneos consideraban que los exámenes de la abogacía eran más fáciles que los exámenes finales de la Law Society  y los profesores de Oxford y Cambridge insistían en que no estaban a la par con los suyos propios; de ahí su indignación de que, con la a regañadientes excepción del Derecho Romano, las posadas no eximirían a los candidatos de las asignaturas. Aprobado en la universidad. 

La base de la enseñanza todavía eran las conferencias, y en 1914 los conferenciantes (todos a tiempo parcial) incluían algunos hombres muy dotados y otros con gran experiencia.  La asistencia no era obligatoria, pero la mayoría de los hombres la consideraban prudente porque se sabía que los exámenes se basarían en las conferencias.  Sin embargo, todavía era posible tener éxito mediante una explosión de estudio privado intensivo, con o sin entrenador. 

Educación profesional para abogados.
Professional Education for Solicitors

La Ley de solicitor de 1860 introdujo un examen preliminar tras la presión del MPLA.  Trató de asegurar que los candidatos tuvieran una educación general sólida, evaluándolos inicialmente en latín, francés, inglés, historia, geografía y aritmética.  Para aquellos que creían complacientemente que el nivel educativo (y con él, el social) de la profesión había alcanzado un nivel gratificante y respetable, los primeros resultados fueron un duro golpe.  Además, la tasa de incumplimiento probablemente habría sido más alta si no hubiera sido por la concesión indiscriminada de exenciones por parte del barón Kelly en "circunstancias especiales". Tan insensible era a las quejas que la Sociedad de solicitor recurrió a la legislación poco antes de su renuncia, aunque en el caso de que los jueces cedieran fácilmente el control sobre las exenciones a la Sociedad y después de eso, rara vez se abría la puerta trasera a la calificación. 

Sin embargo, en poco tiempo, y a pesar de un aumento notable en la tasa de fallas, hubo demandas de un estándar más alto.  La dificultad con eso, sin embargo, era que la ley concedía la entrada a través de calificaciones alternativas, algunas de las cuales, en particular los habitantes de Oxford y Cambridge, se consideraban excesivamente fáciles. Finalmente, la sociedad de la ley, tras determinar que esto era así, comenzó el proceso de asegurar la derogación de las exenciones menos exigentes, algo que no se logra hasta 1922. 

Al mismo tiempo que el preliminar, se introdujo un examen intermedio, cuyo único propósito real parece haber sido asegurar que los secretarios articulados adquirieran algunos conocimientos jurídicos sustantivos durante su mandato. A partir de 1895 los títulos universitarios de derecho concedieron la exención 166 y hasta 1901 no se pudo cursar hasta la mitad de la etapa en los artículos, después de un año. Fue un asunto bastante estéril.  Los candidatos tenían que responder 30 preguntas basadas enteramente en los Comentarios de Stephen , que era el material ideal para los estudiantes,  y hasta la década de 1880 las tasas de aprobación eran muy altas. Sin embargo, se volvió sensiblemente más rígido, ayudado por la ampliación del programa de estudios en 1904, y con una nueva infusión de rigor en 1908, las tasas de aprobación cayeron a los 60 bajos. Además, hubo un examen de cuentas y teneduría de libros, pero esto se abandonó en 1871 y no se restableció hasta 1906 (presumiblemente como parte de las medidas de la Sociedad de solicitor contra las defraudaciones de solicitor). Como era de esperar, también tuvo una alta tasa de fallas. 

El programa de estudios para el examen final cambió poco y nuevas áreas importantes como el derecho de sociedades y el derecho fiscal no encontraron lugar. Cuatro artículos repartidos en dos días y que comprenden 60 preguntas sobre todos los bienes y transmisiones cubiertos; capital; ley común; y una insatisfactoria mezcla de justicia penal, sucesiones, divorcios, almirantazgo y derecho eclesiástico.  Una vez que la Sociedad de Derecho obtuvo el control del programa de estudios y de los exámenes en 1877, no hubo lugar para las asignaturas "teóricas" y las preguntas continuaron siendo de un tipo muy práctico. 
 Un candidato no necesitaba aprobar cada materia, pero su tarea evidentemente se volvió más difícil, ya que la tasa de aprobados se redujo a los 70 durante la década de 1880, luego a los 60 a partir de 1900, permaneciendo obstinadamente dentro de ese decil a pesar de los mejores esfuerzos tanto de los estudiantes como de los profesores de la Law Society. 

La Law Society se enfrentó a una dificultad particular para satisfacer las necesidades de los secretarios especializados tanto en Londres como en las provincias. Un presidente afirmó más tarde que `` en mi época se consideraba una reflexión sobre un hombre si recibía ayuda para aprobar sus exámenes finales '',  pero aunque el examen era eminentemente aceptable, en 1860 había muchos candidatos con poca fe en conferencias de la Sociedad. Los "Crammers" se adelantaron para satisfacer la necesidad y, aunque el establishment podría deplorar este "sistema funesto",  planteó un dilema para la Sociedad. Por un lado, no estaba dispuesto a abandonar el campo de la enseñanza, especialmente mientras se embolsaba 10.000 libras esterlinas al año en tasas de examen, pero por otro lado, "enseñanza subsidiada" 178no podía competir eficazmente con el servicio utilitario de enfoque estrecho proporcionado por los abarrotados. 

Finalmente, y ante la incredulidad de los observadores, la Sociedad admitió la derrota, abandonó sus conferencias y ofreció en su lugar un curso por correspondencia con una ayuda tutorial limitada. 180 Se vio forzada a una retirada indigna por una protesta de los empleados calificados y las conferencias reinstaladas, pero no fue hasta que creó una "Facultad de Derecho" en 1903, que ofreció el tipo de preparación que los examinados querían. Bajo la dirección de Edward Jenks, el colegio nombró profesores adecuados y sus aulas bien pobladas contrastaban notablemente con las conferencias anteriores.  Sin embargo, con el examen cada vez más exigente, los alumnos no fueron expulsados, ya que pudieron concentrarse en la etapa de revisión mientras que las clases del Colegio abarcaron el último año de los auxiliares  secretarios que asistieron al colegio y los mejores estudiantes recibieron una base sólida, pero ya no hubo ningún intento serio de proporcionar una educación jurídica más amplia; para eso deben asistir a clases de la Universidad que prepararon a los hombres para el LL.B de la Universidad de Londres. 

El problema para los secretarios provinciales, particularmente aquellos que no pasaron su último año en Londres, fue recibir una matrícula útil. Desde el principio, algunas grandes sociedades de solicitor locales, como Manchester, organizaron conferencias, pero estas a menudo tenían los mismos defectos (desde el punto de vista de los estudiantes) que las de Londres.  En Liverpool, por ejemplo, Bryce y Dicey no lograron atraer una audiencia,  tampoco lo hicieron aquellos contratados por la Sociedad de Derecho de Birmingham a instancias de los empleados calificados. 

Una vez que controló los exámenes y cobró las tasas, se hizo imposible para la Sociedad de solicitor ignorar por completo las necesidades de las provincias, pero no fue posible establecer una red nacional de clases. 188 En cambio, surgieron una serie de acuerdos locales, con diferentes cantidades de apoyo financiero de Londres.  La opción preferida de la Sociedad fueron las juntas de estudios en el sentido de las líneas pioneras en Yorkshire,  pero en muchos lugares hubo que otorgar subvenciones a una sociedad local. La Sociedad tuvo que aceptar que gran parte de la enseñanza la proporcionarían las nuevas universidades y colegios universitarios, aunque prefería disposiciones que dieran a la profesión influencia, si no control, en lugar de tener que confiar en los profesores como en Manchester.
Hacia 1910 se estaban distribuyendo más de £ 10,000 por año y más de 400 estudiantes estaban matriculados  y con una mayor expansión universitaria prevista, un presidente de la Sociedad de solicitor podría incluso contemplar hacer que la asistencia a clases fuera un requisito para el examen. 

3 comentarios: