Apuntes Personales y de Derecho de las Universidades Bernardo O Higgins y Santo Tomas.


1).-CURSO DE HISTORIA DEL DERECHO, DE

DOÑA MAFALDA VICTORIA DÍAZ-MELIÁN

DE HANISCH.

2).-APUNTES SOBRE NUMISMÁTICA.

3).- ORDEN DEL TOISÓN DE ORO.

4).-LA ORATORIA.

5).-APUNTES DE DERECHO POLÍTICO.

6).-HERÁLDICA.

7).-LA VEXILOLOGÍA.

8).-EDUCACIÓN SUPERIOR.

9).-DEMÁS MATERIAS DE DERECHO.

10).-MISCELÁNEO

jueves, 1 de enero de 2015

Cómo preparar y exponer el informe oral en juicio


 

 

CONCEPTO

El informe oral implica una exposición detallada de las conclusiones definitivas, es una pieza importante de los juicios que conlleva preparación, estudio y finalmente su exposición en sala. Para preparar un buen informe final es necesario conocer una serie de técnicas que normalmente no se enseñan en la universidad, como tantas otras habilidades que requiere el ejercicio de la abogacía, sino que se adquieren con la experiencia y la práctica profesional.

Su objeto es convencer y persuadir al juez y se centra en las alegaciones orales que realizamos los letrados según las conclusiones alcanzadas sobre los hechos probados.

Me parece muy gráfica la definición que da Arturo Majada en su obra “Técnica del informe ante juzgados y tribunales: oratoria forense”, según la cual es la “alegación oral de fiscales y abogados, con la finalidad de persuadir al órgano jurisdiccional en interés a la parte a quien dirigen o representan, realizada en derecho con carácter total o parcial sobre un determinado asunto, ante el Tribunal competente para fallarlo u otro distinto, en audiencia pública o sin ella”.

ESTRUCTURA

Es importante que el informe tenga una estructura que permita transmitir las ideas principales con orden y coherencia y cuyas partes estén perfectamente interrelacionadas:

Exordio. Es una introducción con la que se pretende captar el interés del juez. No constituye una parte esencial y, en la actualidad y principalmente por razones de tiempo, o se suprime o queda reducido a un par de frases sacramentales. Únicamente se utiliza en asuntos de cierta importancia.
Proposición. Se trata del anuncio de la tesis que pretendemos probar los letrados, se hace a modo de petición inicial para que el juez emita una sentencia en un sentido determinado. Tampoco constituye una parte esencial y específica del informe, pero facilita el inicio del mismo y permite introducir de forma sencilla el siguiente apartado, la división.
La división. En esta parte se nombran los fundamentos en los que se basa la petición realizada en la proposición. La división contendrá únicamente las partes principales del informe procurando reducir al máximo sus términos, que deberán ser precisos y seguir un orden lógico.
La narración. Consiste en la exposición de los hechos sobre los que se pronunciará el juez. En el caso de que los hechos sean notorios, indubitados o aceptados por las partes no es estrictamente necesario que se incluya. Debe ser concisa y completa e incluir la información necesaria para fundamentar los argumentos. Ha de ser ordenada y clara exponiendo los hechos en orden cronológico y con un estilo sencillo.
Argumentación y refutación. En esta parte, los letrados exponemos las pruebas de las que nos valemos y los argumentos jurídicos conducentes a la calificación jurídica de los mismos. Además de probar lo que alegamos, debemos refutar las pruebas y alegaciones de la parte contraria.
El epílogo o peroración como cierre del mismo. Con carácter general, este apartado puede dividirse en dos partes: a) la recapitulación sumaria, en la cual se recuerdan las ideas esenciales de la prueba y la refutación y b) la conclusión, en forma de petición inicial (suplico) en la cual se “solicita”, “interesa”, o se afirma que procede la condena/libre absolución, etc.

CARACTERÍSTICAS DEL INFORME ORAL

Para conseguir la finalidad de persuadir al juez, el informe oral debe tener una serie de características que permitan fijar la atención de quienes nos escuchan durante la exposición:

Concisión, cuando exponemos el informe debemos limitarnos a los hechos que han quedado probados, la prueba y la argumentación jurídica en la que fundamos nuestra pretensión. Sobran los juicios de valor, las opiniones, afirmaciones y puntos de escaso interés para el asunto.

Brevedad, ello significa que se han de abordar todos los problemas fundamentales en el menor tiempo posible, los jueces nos lo agradecerán. Así, en su obra “El alma de la toga”, Ángel Ossorio dice “la brevedad es el manjar predilecto de los jueces. Si hablas poco te darán la razón aunque no la tengas… y a veces aunque la tengas”.

Claridad, de manera que sea perfectamente entendido por el juez. Para ello es necesario que los letrados tengamos un profundo conocimiento de la causa y de las cuestiones en ella planteadas.

Orden y coherencia, ello se consigue a través de unas pautas técnicas que permiten exponer las ideas con coherencia y siguiendo un orden lógico que permita continuar el hilo argumental iniciado con los hechos y que concluye con los argumentos.

Flexibilidad que nos permita realizar las modificaciones oportunas en función de las circunstancias y de los imprevistos que nos encontremos en el desarrollo de la vista (capacidad de improvisación, lo que Majada conoce con el nombre de improvisación preparada).

Solidez en la argumentación jurídica, es decir, el informe ha de tener un contenido sustancial. Los letrados partiendo de unos hechos, debemos probarlos y calificarlos jurídicamente, convenciendo y persuadiendo al juez de nuestras pretensiones. La falta de solidez tiene, casi siempre, un mismo origen: la falta de preparación. Cuando el informe no se prepara dedicándole el tiempo debido, lo que suele ocurrir es que se habla sin orden, con repeticiones y confusiones. Por lo tanto, al juicio oral tenemos que ir con los casos estudiados y preparados.

Como señala Calamandrei en su obra “Elogio de los jueces escrito por un abogado”: óptimo es el abogado de quien el juez, tras el juicio, no recuerda su cara, su nombre o sus gestos, pero recuerda sus argumentos.

CONCLUSIONES

Un buen informe requiere preparación que nos permita tener un conocimiento profundo de la causa para después elaborar de manera sistemática y ordenada las notas que constituyen el extracto. Conviene tener un buen resumen de la causa, breve, completo y claro, de modo que con una mirada podamos localizar la frase de un testigo o el contenido de una prueba pericial, es decir, todo lo que podemos necesitar en un momento del informe. A continuación, completaremos el examen de la cuestión jurídica con el estudio de la jurisprudencia y doctrina y una vez que conocemos a fondo el asunto y hemos profundizado sobre él, es cuando podemos exponerlo oralmente en forma clara, concisa, elegante y coherente.

Es importante la capacidad de comunicación verbal complementada con el lenguaje no verbal (la entonación, el volumen de la voz, la mirada, el movimiento de brazos y manos) ya que todo ello proporciona información que nos puede favorecer o no a la hora de conseguir nuestro objetivo.

Para exponer el informe nos podemos ayudar de un guión escrito que recoja las principales ideas, ya que ello que favorece la naturalidad de la exposición sin la rigidez del discurso memorizado. No es conveniente la lectura íntegra del texto porque con ello se pierde espontaneidad; además suele estar mal considerada por los jueces que lo interpretan como una falta de confianza y seguridad del abogado que dificulta seguirlo con atención.

En mi opinión, son fundamentales dos cualidades: solidez en el contenido y concisión en la expresión. Lo primero requiere un perfecto conocimiento del asunto, tanto en el aspecto fáctico como jurídico; lo segundo, se puede conseguir mediante técnicas de oratoria junto con la experiencia que nos da la práctica profesional. En definitiva, se trata de convencer y de persuadir, de ahí la importancia del estilo, es decir, del modo en que se dicen las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario