Apuntes Personales y de Derecho de las Universidades Bernardo O Higgins y Santo Tomas.


1).-APUNTES SOBRE NUMISMÁTICA.

2).- ORDEN DEL TOISÓN DE ORO.

3).-LA ORATORIA.

4).-APUNTES DE DERECHO POLÍTICO.

5).-HERÁLDICA.

6).-LA VEXILOLOGÍA.

7).-EDUCACIÓN SUPERIOR.

8).-DEMÁS MATERIAS DE DERECHO.

9).-MISCELÁNEO


martes, 18 de septiembre de 2012

43.-Bancos Centrales de Europa I

  Esteban Aguilar Orellana ; Giovani Barbatos Epple.; Ismael Barrenechea Samaniego ; Jorge Catalán Nuñez; Boris Díaz Carrasco; -Rafael Díaz del Río Martí ; Alfredo Francisco Eloy Barra ; Rodrigo Farias Picon; -Franco González Fortunatti ; Patricio Hernández Jara; Walter Imilan Ojeda; Jaime Jamet Rojas ; Gustavo Morales Guajardo ; Francisco Moreno Gallardo ; Boris Ormeño Rojas; José Oyarzún Villa ; Rodrigo Palacios Marambio; Demetrio Protopsaltis Palma ; Cristian Quezada Moreno ; Edison Reyes Aramburu ; Rodrigo Rivera Hernández; Jorge Rojas Bustos ; Alejandro Suau Figueroa; Cristian Vergara Torrealba ; Rodrigo Villela Díaz; Nicolas Wasiliew Sala ; Marcelo Yañez Garin; Katherine Alejandra del Carmen  Lafoy Guzmán

El euro se emplea en los 19 países de la eurozona (azul oscuro). También se usa da facto en
 dos antiguos países yugoeslavos (azul claro)

Atrás
banco central de Europa

El Banco Central Europeo (BCE) 

Es el banco central de los países de la Unión Europea que tienen el euro como moneda. Forma, junto con los bancos centrales de los demás estados de la UE ajenos a la eurozona, el Sistema Europeo de Bancos Centrales. El BCE fue establecido por el Tratado de Ámsterdam en el año 1998, tiene su sede en Fráncfort del Meno (Alemania).
El objetivo del Banco Central Europeo es la estabilidad de precios en la zona euro, definida por el Consejo de Gobierno como una inflación (Índice de Precios al Consumo Armonizado) cercana, pero inferior, al 2%. A diferencia de otros organismos como, por ejemplo, la Reserva Federal de los Estados Unidos, el BCE no tiene objetivos tales como el crecimiento económico o el pleno empleo.
Las principales tareas del Banco Central Europeo son definir y ejecutar la política monetaria de la zona euro, dirigir las operaciones de cambio de divisas, cuidar de las reservas internacionales del Sistema Europeo de Bancos Centrales y promover el buen funcionamiento de la infraestructura del mercado financiero. Además, tiene el derecho exclusivo de autorizar la emisión de billetes de euro. Los estados miembros pueden emitir monedas de euro, pero la cantidad debe ser autorizada de antemano por el BCE.
sello institucional 

El Banco Central Europeo también debe cooperar en la Unión Europea y a nivel internacional con organismos y entidades de terceras partes. Por último, contribuye a mantener un sistema financiero estable y a la vigilancia del sector bancario. Esto se pudo observar, por ejemplo, en la intervención del BCE durante la crisis crediticia de 2007, en la que se prestó millones de euros a los bancos para estabilizar el sistema financiero.
Aunque el Banco Central Europeo se rige directamente por la legislación de la Unión Europea de rango superior a la legislación mercantil aplicable a las empresas privadas, su puesta en marcha se asemejó a la de una sociedad anónima en el sentido de que el BCE tiene acciones y capital social. 

Su capital actual está en manos de los bancos centrales de los Estados miembros que actúan como accionistas. La clave (distribución) de la asignación de capital inicial se determinó en 1998 sobre la población de los estados y el PIB, pero esa clave es regulable y ha sido modificada en cuatro ocasiones. Las acciones del BCE no son transferibles y no pueden utilizarse como garantía.
La sede del Banco Central Europeo se encuentra en Fráncfort del Meno, el centro financiero más grande de la zona euro (aunque no de la Unión Europea), y su ubicación en esa ciudad se fijó en el Tratado de Ámsterdam junto con la de otras importantes instituciones y agencias comunitarias. En concreto, el banco ocupó inicialmente como sede física la conocida como Eurotower, hasta que se trasladó a su sede propia en 2015.

Administración 

El trabajo del BCE se organiza mediante los siguientes órganos de gobierno:

El Comité Ejecutivo
El Consejo de Gobierno
El Consejo General
El Consejo de Supervisión

Comité Ejecutivo

El Comité Ejecutivo está formado por el Presidente del BCE (actualmente Mario Draghi), el Vicepresidente y otros cuatro miembros, todos designados por común acuerdo de los presidentes o primeros ministros de los países de la zona euro.​ Su mandato es de ocho años, y no renovable.​
El Comité es responsable de aplicar la política monetaria definida por el Consejo de Gobierno y de dar instrucciones a los bancos centrales nacionales. También prepara las reuniones del Consejo de Gobierno y se encarga de la gestión ordinaria del BCE.

Consejo de Gobierno

El Consejo de Gobierno es la máxima instancia decisoria del BCE. Está formado por los seis miembros del Comité Ejecutivo y los gobernadores de los 19 bancos centrales de la zona euro. Lo preside el Presidente del BCE. Su misión primaria es definir la política monetaria de la zona euro y, en especial, fijar los tipos de interés al que los bancos comerciales pueden obtener dinero del banco central.

Consejo General

El Consejo General es el tercer organismo decisorio del BCE y puede definirse como un órgano transitorio, debido a que no todos los Estados miembros de la Unión han adoptado aún el euro. Está formado por el Presidente del BCE, el Vicepresidente y los gobernadores de los bancos centrales nacionales de los ​ Estados miembros de la UE. Contribuye al trabajo consultivo y de coordinación y ayuda a preparar la futura ampliación de la zona euro.

Consejo de Supervisión

El Consejo de Supervisión se reúne dos veces al mes para debatir, planificar y ejecutar las tareas de supervisión del BCE. Asimismo, propone al Consejo de Gobierno proyectos de decisiones de acuerdo con el procedimiento de no objeción. Se compone de: un presidente (nombrado para un mandato de cinco años no renovable), un vicepresidente (elegido de entre los miembros del Comité Ejecutivo del BCE), cuatro representantes del BCE y representantes de los supervisores nacionales. 
Si la autoridad nacional supervisora designada por un Estado miembro no es un banco central nacional (BCN), el representante de la autoridad competente podrá estar acompañado por un representante de su BCN. En tal caso, los representantes se considerarán un solo miembro a efectos del procedimiento de voto.
Tras la elaboración de un proyecto de decisión, la decisión formal es emitida por el Comité Director. El Comité Director tiene como misiones servir de apoyo al Consejo de Supervisión y se encarga de preparar sus reuniones. Se compone de: el presidente del Consejo de Supervisión, el vicepresidente del Consejo de Supervisión, un representante del BCE y cinco representantes de los supervisores nacionales. Los cinco representantes de los supervisores nacionales son nombrados por el Consejo de Supervisión para un mandato de un año de acuerdo con un sistema de rotación que asegura una representación equitativa de los países.

Se prevé una separación administrativa estricta entre las tareas de política monetaria y de supervisión del BCE. La toma de decisiones final sobre ambos asuntos, sin embargo, se lleva a cabo en el mismo órgano (el Consejo de Gobierno).

Sede 

La sede del Banco Central Europeo está ubicada en Fráncfort del Meno, Alemania. La construcción del edificio que acoge esta institución fue terminada 2014 y  inaugurado oficialmente del inmueble solamente tuvo lugar el 18 de marzo de 2015. El complejo fue diseñado por el despacho de arquitectos Coop Himmelb(l)au. 

En 1999, el Banco Central Europeo (BCE) lanzó un concurso internacional de arquitectura para diseñar un nuevo edificio. La estudio de arquitectura con sede en Viena llamada Coop Himmelb(l)au fu la ganadora del concurso. El edificio debía tener 185 metros de altura (201 metros con antena), acompañado de otros edificios secundarios en un sitio ajardinado en el sitio del antiguo mercado mayorista conocido como “catedral de los vegetales” (Großmarkthalle) en la parte oriental de Fráncfort del Meno. A partir de ese edificio se realizó un estudio de viabilidad en 1999, en el que se concluyó que era adecuado para la sede del BCE, y que el antiguo edificio del Grossmarkthalle podría incluirse dentro de la estructura. El principal trabajo de construcción estaba previsto para comenzar en octubre de 2008, y su finalización estaba prevista para antes de finales de 2011.
El edificio fue diseñado para hacer frente al doble del número de personal que operaba en la Eurotower.​ El costo total del proyecto fue de entre 1300 y 1400 millones de euros. Para la superficie total de 185.000 metros cuadrados, esto da un costo de construcción superior a 7000 euros por metro cuadrado.
La construcción se llevó a cabo en el solar (casi doce hectáreas) que ocupaba el Großmarkthalle, mercado mayorista de frutas y verduras de Fráncfort. Así, el nuevo edificio se integra a la anterior obra diseñada por Martin Elsaesser y cuya construcción se extendió de 1926 a 1928.
La obra consta de dos torres gemelas poligonales proyectadas para albergar a 2.900 empleados.
La extensión urbanística de la obra se extiende a las dos orillas del río Meno en Ostend, en la zona este de Fráncfort.

Eurozona

Los 19 estados que forman la zona del euro son:​ Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Portugal.
La zona del euro se creó en 1999 y la compusieron 11 estados fundadores: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal. Desde entonces se han incorporado ocho estados más: en 2001 Grecia, en 2007 Eslovenia, en 2008 Malta y Chipre, en 2009 Eslovaquia, en 2011 Estonia, en 2014 Letonia y en 2015 Lituania.

Los departamentos de ultramar franceses de Guayana Francesa, Guadalupe, Martinica, Mayotte y Reunión son parte integral de Francia y de la Unión Europea, por lo que se encuentran incluidos en la zona del euro.


 Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC)


sello institucional 

1-El Banco Nacional de Bélgica (en neerlandés: Nationale Bank van België, en francés: Banque Nationale de Belgique, en alemán: Belgische Nationalbank) es el banco central de Bélgica desde 1850. 

sello institucional 

2.-El Deutsche Bundesbank o simplemente Bundesbank (en español: Banco Federal Alemán) es el banco central de Alemania, creado en 1957 para servir como banco central de la República Federal de Alemania.
Hasta 1945 el banco central alemán había sido el Reichsbank, que había sido creado con la Unificación alemana y que fue disuelto por los Aliados tras el final de la Segunda guerra mundial.
En 1948, Estados Unidos y Reino Unido llevaron a cabo una reforma monetaria en sus zonas de ocupación, estableciendo el Marco alemán en 1948 y un año después el Bank deutscher Länder. Esta entidad inicialmente fue independiente del gobierno federal de la Alemania occidental. Todo este proceso se vio completado en 1957 con la fundación del Deutsche Bundesbank, tal y como venía recogido en la Ley Fundamental para la República Federal de Alemania.
La redacción de la Ley del banco central de Alemania (Bundesbankgesetz) se inició el 26 de julio de 1957 y se terminó el 1 de agosto de ese mismo año. Por la misma, el Bundesbank es responsable del Bank deutscher Länder, los antiguamente independientes Landeszentralbank y del Banco central de Berlín, y desde 1950 a 2001 el encargado del Geldausgabe.  En 1990, tras la reunificación alemana, el Banco federal alemán heredó las competencias del Staatsbank der DDR, en la desaparecida República Democrática Alemana (RDA).
sello institucional 

3.-El Banco de Estonia (estonio: Eesti Pank) es el banco central de la República de Estonia. Hasta el 1 de enero de 2011 acuñaba la Corona estonia, momento en que Estonia pasó a formar parte de la Eurozona.
sello institucional 

4.-El Banco Central de Irlanda (en irlandés, Banc Ceannais na hÉireann) es el banco central de la República Irlandesa. Asimismo, es el regulador financiero del país para la mayoría de empresas de servicios financieros. Hasta la introducción del euro emitía billetes y monedas de libra irlandesa.
El banco central fue fundado en 1943 y desde el 1 de enero de 1972 ha sido el banco del gobierno irlandés según la Central Bank Act 1971, que puede entenderse desde el punto de vista legislativo como la culminación de una larga transición desde una autoridad monetaria a un banco central completamente funcional.
sello institucional 


5.-El Banco de Grecia (en griego Τράπεζα της Ελλάδος, trápeza tis eládos) es el banco central nacional de la República Helénica, situado en Atenas (Avenida Venizelos) y fundado en 1927. Sus operaciones comenzaron oficialmente en 1928.
sello institucional 

6.-El Banco de España es el organismo del Estado español que actúa de banco central nacional y, en el marco del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), el supervisor del sistema bancario español junto al Banco Central Europeo.

El Banco de España tiene una larga tradición histórica, que hunde sus raíces en el siglo XVIII. En 1782, el rey Carlos III creó en Madrid una sociedad por acciones, cuya propiedad correspondía a instituciones y sujetos particulares. Los principales gobernantes ilustrados de la época, como el primer secretario de Estado, el Conde de Floridablanca, el secretario de Estado de Hacienda, Miguel de Múzquiz y Goyeneche, y el Fiscal del Consejo de Castilla, Pedro Rodríguez de Campomanes, apoyaron la creación de este instituto bancario. Aunque no era un banco público, gozaba de la protección de la Corona, y mantenía estrechos lazos financieros con el Estado. Se llamó Banco Nacional de San Carlos.
El principal objeto del Banco Nacional de San Carlos era la reducción o descuento de vales reales a metálico. Los vales reales eran una modalidad de deuda pública, cuyos títulos, además de proporcionar una rentabilidad determinada a su poseedor, tenían capacidad liberatoria en grandes pagos, por lo que son considerados la primera manifestación de papel moneda existente en España. El creador de los vales reales fue Francisco Cabarrús, un comerciante ilustrado de origen francés, quien sería asimismo fundador del Banco Nacional de San Carlos y miembro nato de su dirección. En 1789 recibiría de Carlos IV el título de Conde de Cabarrús. El Banco Nacional de San Carlos tenía también, entre otros cometidos, el descuento de letras de cambio y efectos de comercio, los préstamos con garantía y la financiación de actividades del Estado.
Al año siguiente de su institución empezó a emitir los primeros billetes llamados cédulas. Estas cédulas garantizaban un inmediato reembolso en metálico, reembolso que efectuaría el propio banco emisor; se canjeaban al portador sin producir ningún interés, lo cual les diferenciaba de los vales reales. Este carácter de cédula o billete duró hasta la guerra civil española, por eso todos los billetes llevaban la leyenda «El Banco de España pagará al portador...». La frase sobrevivió hasta 1976, pero había perdido valor legal desde la Ley de noviembre de 1939.
Sin embargo, los billetes en cuestión, las cédulas, no tuvieron ningún éxito, debido a la abundancia de moneda de plata circulante en España a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX y a la propia existencia de los vales reales. En 1790, Francisco Cabarrús y los restantes directores fueron relevados de sus cargos, debido a la aparición de pérdidas causadas en determinadas competencias del Banco de San Carlos, y bajo la sospecha de irregularidades. Cabarrús fue procesado y encarcelado preventivamente. Al cabo de seis años se sobreseyó la causa y Cabarrús quedó reintegrado a su puesto, aunque rodeado por un equipo directivo diferente y ajeno a su voluntad.
Entre los años 1793 y 1814, España se vio implicada en una serie de guerras que arrastraron al Banco y lo situaron en serias dificultades, causadas principalmente por la considerable deuda que el Tesoro había contraído con el Banco a lo largo de esos veinte años de conflictos. Finalmente, en el año de 1829 se encontró una solución para dicho débito, gracias al Ministro de Hacienda del rey Fernando VII, Luis López Ballesteros, quien además de tomar ciertas medidas financieras innovadoras, concibió la idea de dotar al Banco de San Carlos con un fondo de 40 millones de reales.
Con esta ayuda los accionistas, decidieron fundar una nueva institución con el nombre de Banco Español de San Fernando (por ser rey Fernando VII). Este nuevo banco consiguió la facultad de emitir billetes en régimen de monopolio en Madrid. A lo largo de quince años mantuvo una continua actividad bancaria en el ámbito de la capital de España, con especial dedicación a las nacesidades financieras del Tesoro, en unos años en que afianzaba el naciente régimen liberal, y especialmente durante la primera guerra carlista.
En 1844, el Gobierno autorizó la apertura de un nuevo Banco emisor en Madrid, el Banco de Isabel II, cuyo principal inspirador fue el financiero José Salamanca y Mayol. En el mismo año fue aprobada la creación de un banco emisor en Barcelona y en 1846 la de otro similar en Cádiz. Cada uno de estos Bancos tenía facultad de emitir sus propios billetes y de ponerlos en circulación en sus respectivos ámbitos locales, además de desenvolver sus restantes actividades crediticias, salvo el caso de Madrid, donde compitieron las dos entidades existentes en ella.
Al cabo de tres años, y en plena crisis financiera internacional de 1847, el Gobierno decidió resolver las dificultades por que atravesaban los dos emisores de Madrid, principalmente el Banco de Isabel II, mediante la fusión de ambos. La entidad resultante de dicho proceso conservó el nombre de Banco Español de San Fernando. Las consecuencias de la crisis fueron duraderas, y tras diversos cambios legales, fue nombrado en 1849 Gobernador del Banco Español de San Fernando ex ministro de Hacienda Ramón Santillán. Santillán llevó a cabo, entre 1851 y 1856, una ejemplar labor de saneamiento financiero dentro de la entidad.
Tras la revolución de 1854, la legislación bancaria de 1856, de inspiración netamente liberal, permitió, entre otras modificaciones, que el Banco de San Fernando pasara a llamarse Banco de España, cuyo primer Gobernador siguió siendo el del San Fernando, Ramón Santillán. A pesar de la denominación de Banco de España, esta institución sólo operaba entonces en Madrid y en Valencia y Alicante, ciudades en que abrió sucursales en 1858. Otras diecinueve localidades españolas, entre ellas los principales centros industriales y mercantiles, como Barcelona, Bilbao, Málaga, Sevilla, Zaragoza, Valladolid o Santander, contaron con sus propios bancos de emisión y descuentos dentro del período 1856-1874.

El 19 de marzo de 1874 las acuciantes y forzosas necesidades financieras causadas por la Tercera Guerra Carlista y por la Guerra Grande de Cuba, simultánea a la anterior, obligaron al entonces Ministro de Hacienda en el Gobierno de la Primera República, José Echegaray, decretar la fusión de todos los bancos emisores locales con el Banco de España. No obstante, a estos últimos se les dejaba la opción de continuar con su actividad comercial y crediticia, aunque sin facultad de emitir billetes, cuyo monopolio en todo el territorio de la nación, correspondería, en adelante, al Banco de España.9​ A dicha posibilidad sólo se acogieron los Bancos de Barcelona, Bilbao, Reus, Santander y Tarragona. A cambio del privilegio emisor, el Banco de España concedió un crédito de 150 millones de pesetas.
A partir de entonces, el Banco de España estableció una densa red de sucursales en toda la nación, comenzando por los antiguos de bancos emisores absorbidos. A finales del siglo XIX, había más de cincuenta sucursales del Banco en todas las capitales de provincia y ciudades de importancia mercantil. Es preciso subrayar que, en esta época, el Banco de España –que seguía siendo una sociedad por acciones de propiedad privada, aunque el Gobernador y los Subgobernadores eran nombrados y aprobados respectivamente por el Gobierno- simultaneaba la emisión de billetes y el crédito al Tesoro Público con actividades de préstamos y descuentos con particulares a través de sus oficinas en las diferentes ciudades españolas. Con la Ley de Ordenación Bancaria de 1921, el Banco de España se consagró como banco de bancos, o banco central, desarrollando –de acuerdo con el Gobierno- nuevos instrumentos de política monetaria. Tras la guerra civil de 1936-39, el Banco de España perdió competencias y autonomía a favor del Ministerio de Hacienda. 


sello institucional 
7.-El Banco Central de Luxemburgo (fr: Banque Centrale du Luxembourga, BCL) es el banco central del Gran Ducado de Luxemburgo. Fue fundado en 1998, a la vez que se creaba el Banco Central Europeo, por las leyes del 22 de abril y 23 de diciembre. EEra responsable de, entre otras cosas, la producción de moneda y papel moneda de curso legal de franco luxemburgués, antes de que Luxemburgo adoptara el euro en 2002.

continuación


No hay comentarios:

Publicar un comentario