Apuntes Personales y de Derecho de las Universidades Bernardo O Higgins y Santo Tomas.


1).-APUNTES SOBRE NUMISMÁTICA.

2).- ORDEN DEL TOISÓN DE ORO.

3).-LA ORATORIA.

4).-APUNTES DE DERECHO POLÍTICO.

5).-HERÁLDICA.

6).-LA VEXILOLOGÍA.

7).-EDUCACIÓN SUPERIOR.

8).-DEMÁS MATERIAS DE DERECHO.

9).-MISCELÁNEO


lunes, 16 de abril de 2012

29.-Monedas de Florines

  Esteban Aguilar Orellana ; Giovani Barbatos Epple.; Ismael Barrenechea Samaniego ; Jorge Catalán Nuñez; Boris Díaz Carrasco; -Rafael Díaz del Río Martí ; Alfredo Francisco Eloy Barra ; Rodrigo Farias Picon; -Franco González Fortunatti ; Patricio Hernández Jara; Walter Imilan Ojeda; Jaime Jamet Rojas ; Gustavo Morales Guajardo ; Francisco Moreno Gallardo ; Boris Ormeño Rojas; José Oyarzún Villa ; Rodrigo Palacios Marambio; Demetrio Protopsaltis Palma ; Cristian Quezada Moreno ; Edison Reyes Aramburu ; Rodrigo Rivera Hernández; Jorge Rojas Bustos ; Alejandro Suau Figueroa; Cristian Vergara Torrealba ; Rodrigo Villela Díaz; Nicolas Wasiliew Sala ; Marcelo Yañez Garin;  Katherine Alejandra Del Carmen  Lafoy Guzmán; 
Florín de oro

El florín

 (fiorino d'oro en italiano) fue una moneda medieval emitida en Florencia desde 1252 que se convirtió en la moneda de oro de referencia en Europa en los siglos XIII, XIV y XV.

A mediados del siglo XIII la República de Florencia era una potencia mercantil y económica en el Mediterráneo. Para consolidar su poder comercial comenzó a acuñar una moneda de alto valor que pudiera sustituir a las piezas de oro que habían sido la referencia internacional hasta el siglo XII: el sueldo bizantino y el dinar islámico.
El florín de Florencia fue una moneda de oro cuya tipología fue muy homogénea, incluso en las imitaciones posteriores que de ella hicieron (debido a su éxito) en toda Europa, notablemente en la Corona de Aragón, donde Pedro IV el Ceremonioso empezó a acuñar el florín aragonés. Esta fue, en el anverso, la flor de lis, emblema parlante de Florencia, con la leyenda FLORENTIA y en el reverso, el patrón de esta república italiana, San Juan Bautista, en actitud de bendecir con nimbo y un báculo apoyado en su hombro izquierdo y superado con cruz, con la inscripción S.(anctus) IOHANNES B.(aptista).
El prestigio del florín florentino se debió en gran medida a la constancia de su peso y la pureza de su ley. Se trataba de una moneda muy valorada por su peso de 3,5 gramos de oro de casi 24 quilates, la más alta ley de las monedas de esta época.
Su valor era de veinte sueldos (solidus), pero la calidad insuperable hizo que solo veinte años tras su primera emisión ya valiera treinta sueldos. Tanta fue su estimación que el florín pronto se erigió como moneda de cuenta en toda Europa. Hasta finales del siglo XIII fue ganando en valor y prestigio, que comenzó a decaer con la crisis monetaria del siglo XV y la aparición de imitaciones de menor calidad en el resto de Europa.
En el siglo XIV era la moneda modelo en Occidente, y comienzan las acuñaciones de florines que mantienen su tipología e iconografía en Alemania, Inglaterra, Francia, los Países Bajos, Portugal, Suecia, Polonia, Rusia y Aragón, donde se denominó Florín de Aragón. Excepto en Francia (donde la imagen del Bautista fue sustituida por el blasón de la Casa de Anjou y Jerusalén), todas las imitaciones utilizaron la misma tipología, solo sustituyendo la leyenda de Florencia por la del reino donde se emitían. Pronto se redujo la ley de estos florines, sobre todo el de Aragón, a 18 quilates, y se produjeron mermas en el peso con respecto a los florines originales, lo que acabó produciendo un desprestigio del florín que, en el siglo XV, fue sustituido como moneda de oro de referencia por el Ducado de Venecia.

Florin de Aragonés

El Florín de Aragón, nombre por el que fue conocido en la época en todos los estados europeos por donde se difundió, era una moneda de oro con un peso medio de 3,42 gr. Inicialmente su valor osciló entre los catorce y los once sueldos aragoneses y su ley, de 24 quilates menos cuarto en su primera emisión de 1346, pronto fue disminuyendo hasta los 18 e incluso 16 quilates. Hacia 1370 la cotización de las acuñadas en Santa María la Mayor de Zaragoza era de once sueldos, y la ley de 18 quilates, que fue la que mantuvo hasta su desaparición.
La tipología de esta moneda fue tomada del florín, una moneda originaria de Florencia que después se imitó en toda Europa. Desde 1252 el Fiorino d'oro era el áureo típico de la República de Florencia, y se llamaba así porque tenía grabado un lirio o flor de los Médici. El florín de Aragón imitó en el anverso la iconografía de San Juan Bautista y en el reverso el lirio, emblema de Florencia, pero con la leyenda ARAGO.REX, la inicial del rey de Aragón y la marca de la ceca donde se acuñó, en lugar de la inscripción FLORENTIA del florín florentino.
Las Cortes de los diversos estados regidos por Pedro IV de Aragón se oponían a la introducción de una nueva moneda, que, sin embargo, era necesaria a mediados del siglo XIV para atender las grandes sumas de dinero que debía manejar la Corona. Por ello Pedro IV buscó la solución acuñando en 1346 los nuevos florines en Perpiñán —recién incorporado como plaza de soberanía real a la corona junto con el reino de Mallorca— sin indicación del nombre del rey ni de la ceca donde se acuñaban. Una vez que su difusión subrepticia hizo asumir su uso en todos los territorios del rey de Aragón, comenzaron a acuñarse en otros estados de la Corona hasta el reinado de Fernando el Católico con la denominación de Florí d'or d'Aragó.
Hubo además acuñaciones medio florín y de un cuarto de florín con la misma tipología que las monedas mayores. Asimismo, algunos reyes de Castilla que pretendían la monarquía de Aragón acuñaron florines. Enrique II de Castilla los acuñó «a senyal d´Aragó», y también los emitió Enrique IV.


Fiorino d'argento o Popolino

Florin de plata

No hay comentarios:

Publicar un comentario